Innovación y Transferencia Tecnológica. Cerramientos. Proyecto y Técnica en la Vivienda Contemporánea

De Construpedia


La vivienda contemporánea ITeC.jpg
Nota: Este artículo ha sido creado gracias al Instituto de Tecnología de la Construcción de Cataluña (ITeC) en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido pertenece a la publicación "La vivienda contemporánea". Ver todos los artículos de "La vivienda contemporánea" en la Construpedia.

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derecho de Autor. © ITeC.

Tienda ITeC


Contenido

Modelos de la Producción Industrial Contemporánea

Fachada metálica en Camden Town, Londres (N. Grinsaw)

Hasta en un proceso tan reglamentado como es la cadena de producción automovilística, se impone la incorporación de componentes completos frente a la adición de elementos cada uno de los cuales provenía de la transformación de un solo material.

La cadena industrial de montaje ya no recibe productos provenientes de oficios especializados. La cadena recibe la puerta del coche totalmente acabada. El automóvil es troceado a conveniencia del producto final y los proveedores se jerarquizan para elaborar estos productos complejos.

La agilidad de estos procesos es tan grande que decisiones como el color se introducen en el proceso continuo, en función del mercado, es decir, de las demandas de los distribuidores. Una gigantesca estructura productiva puede reaccionar en días para producir el automóvil personalizado que ha escogido un usuario concreto. El diseño de los sistemas de producción exige la participación de esta jerarquizada estructura de proveedores que se convierten en codiseñadores del producto final.

Esta descomposición de la producción en procesos igualmente complejos, pero separados de la línea de montaje principal, se añade al just in time para eliminar almacenaje y exigir que cada pieza llegue a la cadena de montaje poco antes de ser montada. Esta transformación de las viejas y complejas líneas de producción en una breve sucesión de montajes de elementos completos, evidencia las posibilidades que reporta la sustitución del minucioso montaje de las fachadas ligeras por el montaje de algunos elementos de la fachada que podrían acumular toda la complejidad que parece que se va a exigir a este tipo de cerramientos en los próximos años.

Un elemento de fachada con ventana practicable, con los cristales elegidos, ventilación incorporada, premarco para un segundo cerramiento, previsión de climatización, protección solar graduable y motorizada, iluminación substitutoria de la luz natural e instalación eléctrica para el funcionamiento de todos estos sistemas, además de algunas bases para el interior, no sería demasiado diferente y, evidentemente, tampoco más complicada que una puerta de coche.

Productos Innovadores Propuestos por la Industria

Las fachadas de los grandes edificios corporativos son la punta de lanza de la evolución tecnológica. Su papel como paradigmas del progreso técnico en la construcción es tan importante que la industria de los materiales de la construcción se somete a sus deseos e investiga continuamente para lanzar al mercado productos de mayor calidad y de mejor comportamiento.

El cristal es el ejemplo más importante de las posibilidades de esta investigación. Según Ritchie, el cristal es “un bello sólido caótico que tiene unas posibilidades solamente limitadas por nuestra incompleta comprensión de su naturaleza material”. Sus posibilidades como filtro solar mejoran continuamente, aunque nuestros climas todavía no justifican, por caro que sea el cristal colocado, el olvido de las protecciones solares. Pero su evolución más interesante es la que parece que difuminará los límites entre lo que es opaco y lo que es transparente en un edificio. Por un lado, para poder competir con la capacidad de aislamiento de los elementos opacos, asistimos a la difusión de los aislamientos translúcidos, granulados de polibicarbonato que se disponen en cámaras entre dos cristales (los denominados TIM, Translucent Insulation Materials). La pared de fachada de cristal resulta ser así una pared translúcida perfectamente aislante (Permalite St. Gobain). El uso de las unidades triplemente vidriadas llenas de líquidos transparentes (McKee Fluidized Glazing) con U=0,1 y captación del calor del 70% y otra transmisión de luz, combinadas con el uso de rellenos de Aerogel que producen plafones translúcidos, borra límites entre ventanas y paredes.

Por otro lado, los elementos acristalados se acercan a los opacos gracias a las posibilidades de los cristales electrocrómicos, que se opalizan al ser atravesados por una corriente eléctrica (65 voltios y algunos miliamperios).

Además, la adición de filmes metálicos transparentes o de filamentos integrados en su masa puede convertir el cristal en un plafón calefactor.

Si a todo esto le sumamos las posibilidades estructurales que hoy está poniendo de relieve el cristal, resulta evidente que sus perspectivas en la edificación todavía son imprevisibles.

El ciclo del uso diario de las viviendas, inverso al de las oficinas, sugiere el recurso a la captación y almacenaje de energía. Aunque las pilas fotovoltaicas todavía son ineficientes (17%) y necesitan aislamiento por detrás para evitar ganancias de calor no deseadas. Los recientes desarrollos de los TIM, usados en un medio de transferencia de calor líquido, pueden llevar a una integración total y efectiva de la iluminación natural y al almacenaje de calor en la fachada.

La Innovación en las Fachadas de otros Tipos Edificatorios

Aquello en que el cliente es menos conservador es en lo que la innovación tiene más posibilidades de éxito, y por eso algunos tipos edificatorios han visto transformar sus fachadas durante los últimos años. En general, las transformaciones son más fáciles en aquellas actuaciones en que un promotor y un industrial constructor se encuentran más cerca (como en los edificios industriales) o bien donde el promotor es un profesional que repite construcciones (como en los edificios hoteleros).

Las oficinas, por sus posibilidades económicas y por su vocación de prestigio, basado precisamente en la imagen innovadora de su fachada, son la punta de lanza de la transformación de este elemento constructivo. De las primitivas paredes cortina se ha pasado a los sistemas de placas, del suelo al techo.

De los cerramientos elementales, a la mal llamada de silicona estructural.

De las pieles simples de cristal y aluminio, a las dobles hojas con lámina de aire ventilada, desde abajo hacia arriba del edificio. De las soluciones más desprotegidas y transparentes, a las protecciones solares entre dos cristales.

De los antepechos de plástico o de chapa, a las placas de células fotovoltaicas.

El uso de la fachada como un conducto de aire, tanto si es en una amplia zona entre dos pieles o en la estrecha zona comprendida entre dobles cristales de un cerramiento, hoy se encuentra a punto para el mercado de la vivienda, aunque en una solución doméstica, sencilla, este flujo se ha de hacer sin ventiladores, facilitando la convección.

Artículos Relacionados

Enlaces Externos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado. Cookies