Tratamiento Climático en los Edificios Plurifamiliares

De Construpedia


LogoInno2.jpg Nota: Este artículo ha sido creado gracias a InnoCons en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido está disponible en el sitio web de InnoCons

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derecho de Autor. © InnoCons


El Capítulo I del presente documento ofrece información sobre las características de diseño arquitectónico y construcción más idóneas para los edificios plurifamiliares, incorporando valores de racionalidad, normalización, eficiencia energética y uso de energías alternativas, en función de los avances técnicos contrastados en cada uno de dichos campos, y de las especificaciones de las normas vigentes.

De acuerdo con dichos criterios, se han analizado y cuantificado en dicho apartado los índices de incidencia de los diversos factores implicados en los referidos objetivos : orientación geográfica del edificio, composición de los cerramientos exteriores, porcentaje de aberturas acristaladas en fachadas, etc., cuantificando en términos porcentuales la incidencia de cada uno de dichos factores en el análisis general del edificio.

Contenido

Servicios de calefacción y agua caliente sanitaria

En los edificios plurifamiliares de nuestro país es práctica común desde hace décadas la individualización para cada vivienda del servicio de calefacción y ACS, basado en una caldera de agua caliente a gas mixta, alimentando dos circuitos hidráulicos, el primero enlazando con radiadores convencionales, y menos frecuentemente, con suelo Radiante|suelo radiante]], o fancoil con conducto de aire, mientras el segundo aporta ACS a los puntos de consumo de la misma.

En las viviendas de reciente construcción, la normativa oficial estipula la necesidad de contar con paneles térmicos solares como fuente básica de generación de ACS, con lo que la caldera de cada unidad habitacional se constituye en equipo de apoyo de dichos paneles, para cubrir los eventuales déficits de capacidad de estos, a lo largo del año.

En las últimas décadas se han popularizado también las unidades de climatización individuales, generalmente del tipo split o partido, para refrigeración en verano, y opcionalmente como bomba de calor reversible, para servicio adicional de calefacción en invierno, substituyendo a los radiadores de agua caliente antes mencionados, o como eventual recurso de apoyo para los mismos.

Ciertamente, los referidos servicios individualizados para las distintas viviendas de un edificio, facilitan la gestión directa e independiente del sistema en cada una de ellas, con lo que sus respectivos usuarios no se ven ligados en este aspecto a los restantes vecinos del edificio. Sin embargo, las prestaciones de tal diseño, en términos de eficiencia energética global de dicho edificio, no se adecuan a criterios de optimización de consumos energéticos en gas y electricidad, dado que los respectivos ratios se han revelado sensiblemente inferiores a los que ofrece un sistema centralizado con análogas prestaciones, según diversos estudios, entre ellos el InnoCons-2009, desarrollado por el Comité de Eficiencia Energética de esta CCOC.

Centralización de generación de agua caliente para calefacción y ACS

En lo que se refiere a la centralización de la generación de agua caliente para calefacción y ACS, los referidos estudios corroboran la práctica centenaria de los países nórdicos europeos, para los cuales la calefacción es un servicio indispensable y de gran incidencia económica, dadas la duración e intensidad con que la necesitan durante los largos y crudos inviernos de aquellas latitudes. Esto hace que el diseño más usual en dichos países sea la generación y distribución centralizadas de agua caliente, no sólo para un edificio pluirifamiliares, sino también, frecuentemente, para todos los edificios de un barrio o distrito urbano (district heating), lo que permite la utilización de calderas de gran capacidad y elevado rendimiento, así como un control muy estricto del consumo global del servicio, optimizándose con ello al máximo la eficiencia energética total del sistema.

Refrigeración de edificios plurifamiliares por generación de agua fría

En lo que concierne a la refrigeración de edificios plurifamiliares mediante generación centralizada de agua fría, no es usual este servicio en los citados países nórdicos, básicamente porque las moderadas temperaturas exteriores y la corta duración de sus veranos aseguran por sí solas, en la mayor parte de los casos, condiciones suficientes de confort ambiental mediante simple ventilación natural o forzada, lo que hace superfluo cualquier criterio basado, no sólo en la centralización de dicho servicio, sino simplemente en la necesidad del mismo.

Refrigeración por unidades autónomas. Ventilación

La práctica común en nuestro país es que la refrigeración de las viviendas de un edificio se resuelva por separado para cada una de las mismas, mediante unidades climatizadoras autónomas individuales, solución potenciada por los fabricantes de dichos equipos, al lanzar periódicamente al mercado modelos cada vez más sofisticados en tecnología y diseño, lo que ha facilitado la rápida introducción de los mismos en el amplio mercado generado por las exigencias crecientes de confort ambiental.

Conviene recordar que estos equipos climatizadores autónomos no atienden a la necesaria renovación del aire ambiental de una vivienda, solo se limitan a recircular el propio aire del recinto en el que funcionan. Por tanto, la vivienda requiere de elementos adicionales, naturales o mecánicos, que aseguren la renovación ambiental, con índices de renovación que cumplan con la normativa vigente, condición que con demasiada frecuencia, en la práctica, se revela mal resuelta o incluso ignorada.

Split. Instalación del equipo compresor-condensador

Otro condicionante común a las unidades climatizadora split de la gama doméstica es que sus módulos compresor-condensador han de instalarse en el exterior, dado que casi todas ellas son del tipo de condensación por aire.

Si el edificio cuenta con tejado comunitario y accesible, éste constituye un emplazamiento idóneo para dichos módulos exteriores de las distintas viviendas, - solución, por otra parte, preceptiva en los edificios plurifamiliares de nueva construcción -, para lo cual estos han de contar con patios de servicios, por los que tender los tubos de gas frigorífico y líneas eléctricas de enlace entre cada módulo exterior y su correspondiente módulo interior climatizador.

En edificios existentes, si no se dispone de tejado practicable, pero el referido patio de servicios es de dimensiones generosas, puede pensarse en enmarcar los módulos exteriores en éste.

Este recurso, sin embargo, comporta inconvenientes importantes, por ello pocas veces es un recurso aceptable : el ruido excesivo que molesta las viviendas con ventanas a dicho patio, aun manteniéndolas cerradas ; imposibilidad de abrir dichas ventanas en verano, tanto por dicho motivo, como por las temperaturas excesivas resultantes del aire del patio, especialmente en las plantas más altas, al recalentarse éste por el aire de condensación expulsado por los distintos módulos distribuidos en él ; y pérdidas de rendimiento de los equipos climatizadores, al tener que condensar con aire a temperaturas más elevadas que la del exterior.

En la práctica, pocos edificios plurifamiliares, salvo los construidos en los últimos años, han sido diseñados teniendo en cuenta las citadas servidumbres del servicio de refrigeración, lo que ha llevado a suspender los módulos exteriores de las unidades climatizadoras en las fachadas exteriores, ventanas o balcones del edificio, como es fácil constatar con una simple ojeada por las calles de nuestra ciudad.

De ésto se deduce que la eficiencia energética global de todas las unidades autónomas individuales de refrigeración instaladas en un edificio es inferior a la que ofrece un sistema centralizado para generación y distribución de agua fría frío. Ello puede potenciarse en mayor medida, si el sistema centralizado incorpora, además, diseños de optimización energética, tales como : procesos de recuperación de calor; grupos de cogeneración o trigeneración ; utilización de fuentes energéticas renovables (biomasa; circuitos geotérmicos o con aguas freáticas); depósitos acumuladores de frío ; equipos bomba de calor reversibles automáticamente, para transferencia en tiempo real del exceso de calor de unas áreas a otras con balance térmico negativo etc.

De tal manera se hace evidente que el servicio de refrigeración debe integrarse en el diseño general de los edificios dotados de tratamiento climático ambiental, como parte de un sistema centralizado que aproveche todas las posibilidades de aportar este servicio junto a los de calefacción y ACS, en forma simultánea, secuencial o alternativa, pero siempre con la máxima eficiencia energética posible.

Artículos Relacionados

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado. Cookies