Viaductos, Pasos Inferiores y Superiores. Riesgos y Medidas Preventivas

De Construpedia


Logo IFTEM.gif Nota: Este artículo ha sido creado gracias al IFTEM en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido está disponible en el sitio web de IFTEM

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derechos de Autor.



Contenido

Construcción de apeos

Análisis de riesgos

Los apeos pueden ser de dos tipos:

Hormigón armado, lo que lleva consigo la construcción de cimientos, levantamiento del muro y posterior relleno de tierras entre ésta y el nivel de la pista o subsuelo de la carretera.

En segundo lugar tenemos los apeos que se levantan sobre una zapata corrida o cimentación mediante el ensamblaje de piezas de hormigón prefabricadas. Posteriormente es rellenado de tierras el espacio existente entre este muro y la pista o subsuelo de la carretera.


Los riesgos más importantes que pueden aparecer en esta fase de la obra son:

  • Caída de altura desde andamios.
  • Golpes y atrapamiento durante el vertido de hormigón.
  • Golpes y atrapamiento durante la colocación de placas prefabricadas.
  • Heridas y contusiones en las manos durante el encofrado del muro.
  • Vuelco de la grúa durante el suministro de materiales.

Medidas preventivas

Debido a la similitud de estos trabajos, con los descritos en el apartado de obras de hormigón armado, son de aplicación a esta fase de la obra las medidas preventivas ya especificadas anteriormente.

Cimentaciones

Las cimentaciones para pilares puede ser a base de la construcción de una zapata o mediante pilotajes. Todo será en función del terreno donde se asiente el pilar.

Construcción de zapatas

Análisis de riesgos

Los riesgos que pueden aparecer en la construcción de una zapata son:

  • Golpes y contusiones con la retroexcavadora durante la excavación de la zapata.
  • Caída de personas en la zapata.
  • Desprendimiento de materiales durante los trabajos de refino de solera y muros.
  • Caída de personas a la zapata durante el hormigonado y vibrado de la misma.

Medidas preventivas

Durante la excavación de la zapata con la retroexcavadora, no se permitirá la permanencia de personas en el radio de acción de la máquina.

Si las paredes de la excavación ofrecen riesgo de desprendimiento, o no tuvieran la cohesión adecuada que permita realizar los trabajos sin riesgo de desprendimiento, se procederá a la entibación de las mismas. Esta entibación sobrepasará en 15 cm como mínimo el nivel del suelo, a fin de constituir un rodapié que impida la caída de objetos o materiales al interior de la zapata.

Mientras duren los trabajos en la zapata, se la dotará de barandillas rígidas de 0,90 m en todo su perímetro.

Se prohíbe utilizar el propio entramado de encofrado para acceder a la zapata, disponiendo para ese fin de escaleras manuales, preferentemente metálicas.

No se apilarán junto a la zapata los materiales procedentes de la excavación, así como cualquier otro material destinado a la obra.

No se permitirá el paso de vehículos junto a la zapata, disponiéndose alrededor de la misma de una zona de seguridad, para evitar posibles desprendimientos provocados por el paso de vehículos.

Durante el hormigonado de la zapata, los operarios encargados realizarán el vibrado de forma que en ningún momento estén expuestos al riesgo de caída al interior de la zapata. Para ello podrá disponerse de tablones o vigas, según sea la dimensión de la cimentación, sobre la zapata formando un puente volado. El número de tablones será tal que, permitiendo el vertido del hormigón, no existan huecos que permitan la caída de un operario. Parte de estos tablones pueden ser sustituidos por un mallazo lo suficientemente resistente que permita el paso de los operarios.

Cimentación por pilotes

Este tipo de cimentación puede realizarse de dos maneras, mediante la hinca de los pilotes prefabricados o mediante pilotes pre-excavados y posterior hormigonado

La hinca de pilotes consiste en hincar un pilote dejando caer sobre la cabeza del mismo una maza desde una altura controlada.

El hincado de estos pilotes puede realizarse también mediante un gato hidráulico y por rotación.

Para pilotes de gran diámetro se suele realizar primero la excavación mediante una barrena helicoidal, posteriormente se introduce la armadura y por último se hormigona.

Análisis de riesgos

  • Caída de objetos o cargas suspendidas por deficiente sujeción o rotura de los elementos auxiliares de izado.
  • Contacto eléctrico con las líneas subterráneas y aéreas.
  • Cortes en las manos en la ejecución de armaduras.
  • Golpes en los pies por caída de objetos (tablones, herramientas, tubos de hormigonado, etc.) en la manipulación de los mismos.
  • Caída de objetos desde la grúa al romperse el cable en el transporte y elevación de piezas.

Medidas preventivas

Antes de iniciar los trabajos, se debe informar acerca de la posible presencia de canalizaciones de agua, gas o electricidad, con vistas a tomar las medidas de seguridad necesarias.

Los ganchos de los aparatos elevadores y de las eslingas que se utilicen para la operación de cargas estarán equipados con pestillos u otros dispositivos de seguridad.

En el manejo de cargas con riesgo de accidentes mecánicos en los pies, será obligatorio el uso de botas o zapatos de seguridad con refuerzo en la puntera.

En la manipulación de cargas se emplearán guantes de cuero o similares y en aquellos en que exista contacto con cemento u otros elementos agresivos se emplearán guantes fabricados en caucho o materiales plásticos.

Se evitará la permanencia o paso de personas bajo cargas suspendidas, acotando las áreas de trabajo.

Los pilotes se izarán suspendidos de forma que la carga sea estable y segura.

Se suspenderán los trabajos cuando exista viento con una velocidad superior a 50 Km./h.

Diariamente se revisará el estado de los dispositivos de manejo e hinca de los pilotes antes de comenzar los trabajos.

Las tareas de guía del pilote serán realizadas mediante elementos auxiliares que permitan el alejamiento de trabajadores del mismo, en el momento de la hinca.

La maquinaria de hinca, cuando no esté en uso, puede mantenerse en posición tal que quede asegurada la imposibilidad de movimientos o caídas accidentales de elementos de la misma.

La tarea de descabezado de los pilotes se realizará de forma que no se produzcan proyecciones de trozos o partículas de hormigón sobre personas próximas, o bien, se dispondrán los apantallamientos necesarios.

Los trabajadores encargados del picado, irán provistos de gafas, casco, mandil y botas de seguridad.

Construcción de pilares y apoyos intermedios

Estas construcciones pueden realizarse de dos formas, mediante encofrado tradicional o encofrado deslizante o trepante.

Análisis de riesgos

Los riesgos más usuales son:

  • Caída a distinto nivel desde andamios durante la fase ferralla y hormigonado.
  • Caída del andamio durante la fase de izado con la grúa.
  • Golpes y contusiones con objetos durante el suministro de éstos con la grúa.
  • Riesgo de contacto eléctrico indirecto durante el vibrado del hormigón.
  • Riesgo de contactó eléctrico directo con líneas eléctricas aéreas.
  • Caída de objetos.

Medidas preventivas

Los andamios o plataformas de trabajo utilizadas para el hormigonado de los pilares se encuentran unidos por su base al panel utilizado para el encofrado, formando todo ello un solo conjunto.

Generalmente existen dos andamios, uno en la zona superior y otro en la base del panel. Tanto uno como otro deben estar dotados de barandillas evitando la existencia de aberturas exteriores en algún tramo de andamio.

Obracivil1.png

En las operaciones de izado de este conjunto o andamio se realizará por tramos, procurando siempre que el tramo que se eleve esté situado siempre entre los tramos fijos. Antes de proceder a retirar los pernos que sujetan el andamio al pilar, se procederá mediante eslingas o cualquier otro sistema que se arbitre, a enganchar el andamio que se va alzar a los dos que lo flanquean y que se encuentran fijos al pilar. Una vez realizado este enganche y enganchado el pestillo de la grúa a la parte superior del andamio, los operarios pasan a este andamio y proceden a retirar los pernos

Una vez retirados los pernos, se sitúan de nuevo en los andamios laterales y retiran las eslingas que habían colocado previamente. Una vez izado el andamio con la grúa, y antes de situarse los operarios sobre éste, para proceder de nuevo a colocar los pernos, enganchar de nuevo este andamio con eslingas a los andamios fijos situados a ambos lados de aquel. Es entonces cuando se sitúan sobre el andamio, todavía suspendido de la grúa, para proceder a colocar los pernos y fijarlo al pilar que se construye.

Este procedimiento debe seguirse para cada uno de los andamios que se eleve.

El gruista que eleve los materiales y objetos deberá tener buena visibilidad en todas las operaciones que se realicen y en su defecto tener perfecto conocimiento del código de señales que se le indiquen desde la zona de encofrado.

Se establecerá un programa de revisiones periódicas de todos los elementos que intervienen en la elevación de cargas, como ganchos eslingas, etc., con el fin de prevenir posibles riesgos por rotura de alguno de sus elementos de sujeción.

El acceso de los operarios a la zona de trabajo será cómodo y de fácil acceso, con andamios dotados de escaleras peldañeadas y dotadas de barandillas.

Todos los operarios estarán dotados de cinturón de seguridad para ser utilizados en las operaciones en las que exista riesgo de caída. Previamente a todas éstas operaciones se dotará en el puesto de trabajo de puntos de sujeción.

Se tendrá especial cuidado con las líneas eléctricas aéreas que puedan existir en las inmediaciones de la obra. En el supuesto de que estas líneas no se hayan desviado dé la zona de trabajo, se gestionará en la compañía suministradora, el corte de suministro mientras duren los trabajos en los que algún elemento en movimiento puedan entrar en contacto con ellas. En todo caso si esto no fuera viable se tomarán las medidas oportunas que impidan que los elementos móviles estén en contacto con cables eléctricos aéreos en tensión.

Se prohibirá el paso y estacionamiento de personas por las inmediaciones de cada uno de los pilares que se construyen.

Colocación de vigas

La colocación de vigas puede realizarse de varias maneras, mediante el empleo de grúas móviles, o bien lanzando la viga de un pilar a otro con ayuda de una estructura metálica que se desliza sobre los pilares ya construidos portando la viga y depositándola sobre los capiteles que coronan los pilares.

Análisis de riesgos

Los riesgos más comunes que aparecen en esta fase de la obra son los siguientes:

  • Riesgos derivados del manejo del camión grúa.
  • Caída de altura desde capiteles.
  • Golpes y atrapamiento durante la colocación de la viga con la grúa.
  • Riesgo de caída de altura desde la estructura metálica utilizada para lanzar la viga.
  • Vuelco de la grúa durante el transporte de la viga.

Medidas preventivas

Antes de iniciar las maniobras de enganche de la viga a los aparejos de izado asegurará de que los gatos estabilizadores estén correctamente situados y las ruedas inmovilizadas.

Las maquinas serán dirigidas por persona especialista.

Los ganchos de la grúa estarán dotados de pestillo de seguridad.

Obracivil2.png

Se prohíbe sobrepasar la carga máxima admisible fijada por el fabricante.

Las eslingas utilizadas para el izado de las vigas en ningún momento deberán trabajar con ángulos superiores a noventa grados.

La carga deberá sujetarse bien y estar centrada.

En todo momento el gruista deberá tener a la vista la carga suspendida. No se realizarán en ningún momento, tirones sesgados de las cargas en suspensión.

El camión grúa se situará siempre en terrenos seguros y estables. Durante el desplazamiento de la viga por la grúa no permanecerá nadie debajo la misma en todo su recorrido.

Antes de iniciar el izado de la carga deberá cerciorarse que la pluma o brazo de la grúa tiene la longitud adecuada.

El acceso a los capiteles, apoyos o cabeceras de las vigas será fácil, seguro y cómodo. Se recomienda la instalación de una estructura metálica dotada de escalera peldañeada.


Se dotarán las medidas adecuadas para que los trabajadores situados sobre las cabeceras no estén sometidos al riesgo de caída. Para ello pueden adoptarse las medidas preventivas siguientes:

  • Colocar una red entre cabeceras que cubra todo el vano y, una anchura igual al de las cabeceras.
  • Las cabeceras dispondrán de anillas o mosquetones para la sujeción de la red.
Obracivil3.png


En los vértices de la red se colocará una cuerda auxiliar, que tendrá la misión de tensar la red. El soporte de la red estará dotado de un cable de acero que se fija a los puntos de anclaje de los cabeceros.

El montaje de esta red se realiza en cuatro operaciones, que quedan especificadas en los croquis

Se suspenderá la colocación de vigas cuando el viento reinante pueda poner en peligro los trabajadores.

Obracivil4.png

Los trabajadores situados sobre los cabeceros, encargados de situar la viga en el punto adecuado, darán las señales oportunas al gruista desde lugar seguro, y sólo se aproximarán a ella para realizar el ajuste final.

Cuando tenga que colocarse una viga a continuación de otra y el operario tenga que estar situado entre las dos para las operaciones de ajuste, se instalarán topes que impidan el atrapamiento del operario como consecuencia de una mala maniobra del gruista.

Obracivil5.png

Cuando las vigas para un viaducto se coloquen por el sistema de lanzadera, la estructura metálica que sirve de soporte y sobre la que se desplaza la estructura portadora de la viga, estará dotada de un cable guía por el que se deslizará el cinturón de seguridad del operario en sus desplazamientos por la misma.

A fin de evitar las aberturas exteriores, una vez colocadas las vigas exteriores al viaducto, estas estarán dotadas de barandillas. Estas barandillas, que deberán ser metálicas, se instalarán antes de ser izadas por la grúa.

Colocación de placas prefabricadas sobre las vigas

Análisis de riesgos

  • Caída de altura por los huecos existentes entre vigas.
  • Golpes y contusiones durante el suministro de las placas con la grúa.
  • Caída de placas y objetos sobre trabajadores situados bajo las vigas o viaducto.
  • Sobreesfuerzo durante la manipulación de las placas.

Medidas preventivas

Se colocarán redes de protección bajo el viaducto mientras se realicen trabajos sobre él. Estas redes estarán lo más cerca posible del piso de trabajo del operario.

Obracivil6.png

La colocación de placas se realizará de forma ordenada, impidiendo la existencia de huecos detrás de la línea de avance de la colocación de placas.

Cuando se suministren las placas con la grúa, no habrá trabajadores en las inmediaciones de la zona de deposición de las placas. El gruista tendrá máxima visibilidad de la zona, y en el caso de que se tenga que dirigir la maniobra por otra persona, debido a la falta de visibilidad del gruista, aquella estará lo más alejado posible del lugar de destino de la carga.

No sé suministrarán los materiales con la grúa, pasando estos sobre los trabajadores. Los materiales se suministrarán en recipientes adecuados o paletizados.

Se tendrá especial cuidado en diseñar un proceso de trabajo para la colocación de placas, de forma que se impida que los trabajadores estén sometidos a sobreesfuerzos. En función del tamaño y peso de las placas, se diseñaran aparejos que faciliten su colocación por medios manuales de forma cómoda y segura.

Emparrillado y hormigonado del tablero

Análisis de riesgos

  • Golpes y contusiones en las manos durante la colocación de la ferralla.
  • Caída de altura por aberturas exteriores.
  • Golpes con el cubilote durante la fase de hormigonado.
  • Golpes con la manguera de hormigonado durante la fase de extendido de hormigón.
  • Caída de objetos sobre trabajadores desde el tablero.

Medidas preventivas

Todos los operarios encargados de la colocación de la ferralla estarán dotados de guantes de cuero y herramientas manuales en buen estado.

Las aberturas exteriores existentes a ambos lados del viaducto, y que, debido al proceso productivo, se hayan tenido que retirar las barandillas colocadas en las vigas al inicio de la obra, se protegerán con redes del tipo de recogida. Estas redes únicamente se retirarán, cuando estén instaladas las barandillas o antepecho definitivo del viaducto.

Obracivil7.png

Durante la fase de hormigonado con el cubilote, el gruista tendrá plena visibilidad del lugar de vertido.

Cuando el hormigonado se realice con bomba, el extremo de la manguera por donde se suministra el hormigón, se sujetará por dos operarios mediante dos cuerdas atadas al extremo de la misma, y nunca directamente. No se procederá ha hormigonar mientras exista algún operario frente a la zona de vertido.

Se suspenderán los trabajos bajo el viaducto en tanto duren las obras que se realizan sobre él; también se balizará la zona de obras para impedir el paso de personas por la misma.


Artículos Relacionados

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado. Cookies