Los Productos "de Catálogo" de la Construcción

De Construpedia

Cordinacion 80.gif Nota: Este artículo ha sido creado gracias al Instituto de Tecnología de la Construcción de Cataluña (ITeC) en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido pertenece a la publicación "Proyectar la Arquitectura desde la Coordinación Dimensional". Ver todos los artículos de "Proyectar la Arquitectura desde la Coordinación Dimensional" en la Construpedia.

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derecho de Autor. © ITeC, 1999.

Tienda ITeC



Cuando un arquitecto consulta catálogos comerciales de productos de la construcción, se da cuenta de que, hoy en día, las distintas dimensiones de la mayoría de los productos que componen materialmente los edificios todavía se establecen con una independencia absoluta entre ellas y con criterios que parecen totalmente dispares entre los agentes de fabricación, los de distribución o los de montaje.

En este sentido, un caso muy significativo es el de los pavimentos de piezas cerámicas. Los fabricantes han sido capaces de producir en los últimos años piezas cada vez más delgadas, de mayor tamaño, mejor escuadradas y con multitud de nuevos formatos, lo cual, a su vez, ha modificado también muy rápidamente los sistemas de colocación de dichos pavimentos. Pese a ello, este cambio no se ha notado todavía ni en las dimensiones de los proyectos ni en la forma de ejecución del resto de elementos constructivos de la obra, como los tabiques o los forjados. Por esta razón, ahora se ven a pie de obra más recortes de cerámica que nunca y se continúan manifestando patologías como ocurría antes, cuando no se disponía de un producto tan fiable. Resulta evidente, pues, que cualquier innovación en la edificación no puede ser aplicada unilateralmente por un solo agente del sector y en un punto determinado del edificio, sino que siempre se necesita contar con el acuerdo y la colaboración de todos, arquitectos, instaladores, fabricantes y almacenistas.

Contenido

Un censo de formatos

Si alguien se dedicara a realizar un vaciado de los catálogos de productos de la construcción en nuestro país, descubriría que no existe un acuerdo dimensional explícito entre los fabricantes de productos de la construcción. En el marco del proceso de armonización europea, sería interesante efectuar un censo, de alcance continental, de la actual dispersión dimensional en los productos de la construcción y evaluar, en un estudio posterior, en qué casos esta diversidad es enriquecedora o representa simplemente una forma de encarecer y entorpecer el resultado final.

Requisito para los nuevos productos

En un momento como el actual, en que tanto se habla de sistemas constructivos innovadores, que desde el punto de vista legal han de disponer necesariamente de un documento que certifique su idoneidad técnica para poder superar las reservas que establece el sistema asegurador, sería conveniente que los documentos acreditativos, ya sean DIT o DAU, contemplasen también, entre otros temas, el de las dimensiones “preferenciales” del nuevo producto, especialmente en lo referido a la coordinación dimensional con el resto de la obra.

Llegado el caso, y como estímulo positivo, los productos que se ajustaran podrían obtener un reconocimiento expreso de ello, como el derecho a exhibir un sello de conformidad de coordinación dimensional.

Los “genéricos” de la construcción

Respecto a los productos más convencionales y universales de la construcción, se echa de menos la existencia de “genéricos”: productos de uso universal, con unas características comunes plenamente normalizadas, que podrían ser producidos por varios fabricantes, incluso bajo diferentes marcas, pero con una sola designación básica de producto, tal como se ha implantado en la industria farmacéutica.

Así, el mercado evitaría muchas referencias repetidas de producto, seguramente innecesarias porque sus diferenciaciones son técnicamente muy poco relevantes, pero, en cambio, lo suficientemente importantes desde el punto de vista dimensional para descoordinar cualquier proyecto. En este sentido, hoy por hoy la realidad es decepcionante: ¡existen problemas dimensionales incluso cuando se suministran, en una misma obra, ladrillos procedentes de dos tejerías diferentes!

Explanada de acopio de materiales en una obra. La gran diversidad de productos y de formatos requiere un esfuerzo logístico importante en función del espacio disponible en la obra.


De todos modos, la preocupación de los proyectistas respecto al catálogo de productos no es un fenómeno aislado: el sector de la distribución de productos de la construcción también está preocupado por el inmenso, y todavía creciente, número actual de referencias diferentes de productos de construcción.

El espacio disponible en los almacenes de distribución es siempre limitado, y totalmente insuficiente si lo comparamos con el que podrían ocupar todos los productos potencialmente presentes en el mercado. En estos momentos, la distribución es la criba que han de superar muchos de los productos innovadores que se incorporan al mercado: los estantes ya están llenos y hay que desplazar a la competencia. Recordemos que, en una sociedad como la nuestra, se aplica al proceso de distribución de productos un importante gasto energético y un notable coste financiero. Es obvio que una estrategia de coordinación dimensional podría ayudar a controlar el crecimiento de este tipo de gastos.

Artículos Relacionados

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado. Cookies