Extinción. Protección contra Incendios

De Construpedia


Logo IFTEM.gif Nota: Este artículo ha sido creado gracias al IFTEM en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido está disponible en el sitio web de IFTEM

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derechos de Autor.


Contenido

Procedimientos de Extinción

Además de la evacuación del personal deben planificarse los medios de lucha contra el fuego de forma que actúen lo antes posible una vez detectado el lugar del incendio.

Los procedimientos de extinción de incendios están basados en la eliminación de uno de los cuatro factores clave:

Agentes Extintores

En función del agente extintor, los fuegos se clasifican:

Clasific de fuegos, agente extintor.JPG

Extintores

Un extintor es un aparato que contiene un agente o sustancia extintora que puede ser proyectada y dirigida sobre un fuego por la acción de una presión interna. Esta presión interna puede obtenerse por una compresión previa permanente, por una reacción química o por la liberación de un gas auxiliar.

El extintor como primer elemento de intervención requiere estar en buen estado, accesible y que el personal esté adiestrado en su manejo.

Clasificación de los extintores según la sustancia extintora

    • Extintores de Agua (pulverizada).

La impulsión se realiza mediante un gas a presión incorporado al cuerpo de la botella o con botellín auxiliar.

Aplicaciones: Fuegos clase A.

Inconvenientes: No utilizable en fuegos eléctricos, ni en la extinción de fuegos de me-tales ligeros.

    • Extintores de Polvo.

La impulsión del polvo se produce al actuar la presión del gas CO2 comprimido en un botellín, interior o exterior, según el modelo, o bien mediante la presión incorporada en la misma botella del polvo y que suele hacerse también con anhídrido carbónico.

Se fabrican en tres modalidades:

- Polvo seco.

Aplicaciones: Fuegos de clase B (líquidos inflamables como aceites lubricantes, gasolina, grasas, fuel-oil, etc). - Fuegos de clase C (metano, propano, gas natural, etc). Pueden emplearse sobre fuegos de tipo eléctrico. Recomendables en refinerías, destilerías, instalaciones eléctricas.

- Polvo polivalente o antibrasa.

Aplicaciones: Protección donde la naturaleza del fuego es difícilmente previsible. Eficaces contra fuegos de clase A,B,C.

- Polvo especial.

Aplicaciones: En fuegos de clase D (metales ligeros o alcalinos, como el aluminio, sodio, etc)


    • Extintores de Espuma.

Son de dos tipos: espuma física y química.

Los primeros constan de un cuerpo principal que contiene un solución de bicarbonato sodio y un producto estabilizante de espuma y una ampolla de sulfato de aluminio.

Al accionar el extintor se rompe esa ampolla y reacciona la mezcla dando una espuma que se expande y es expulsada al exterior.

Aplicaciones: Fuegos de clase B, líquidos combustibles, grass, aceites, pinturas, etc. Aceptable para madera, papel, tejidos, etc.

    • Extintores de CO2, llamados también de Nieve Carbónica.

La impulsión está generada por la propia presión de CO2 contenido en la botella.

Aplicaciones: Pequeños fuegos de clase B y fuegos en instalaciones eléctricas. Recomendable para protección de máquinas, transformadores, Iaboratorios, equipos electrónicos, garajes, etc.

Ventajas: Es limpio, no deja residuos y es económico.

Inconvenientes: Ineficaz en fuegos clase A, poco efectivo en exteriores.


    • Extintores de Halón.

La impulsión de halón se realiza normalmente con nitrógeno a presión.

Aplicaciones: Excelentes para fuegos eléctricos, adecuados para fuegos clase B y aceptables para fuegos clase A y C. Recomendables en los sectores del petróleo, automóvil, industria eléctrica y electrónica. Al no dejar residuos ni descender la temperatura es el mejor para protección de equipos eléctricos delicados como ordenadores.

Ventajas: Limpio, no deja residuos, no mancha y no deteriora.

Inconvenientes: Incompatible con los fuegos especiales de clase D y tiene efecto nocivo para el medio ambiente.

Placas y Revisiones Obligatorias

Según el Reglamento de Recipientes a Presión, los extintores deben ir provistos de una placa de timbre (excepto los de CO2 que llevan las inscripciones reglamentarias para botellas de gases) y de una etiqueta de características.

La placa de timbre contendrá el número de registro de timbrado y el primero, segundo, tercero y cuarto retimbrado correspondiente a las recargas y pruebas de presión, las cuales se deberán realizar cada cinco años por las entidades autorizadas y al final de los cinco años después del cuarto retimbrado, es decir, a los veinte años de vida útil se desechará el extintor.

Aparte del retimbrado se deberá efectuar una revisión anual por una entidad autoriza-da, la cual verificará el estado y la presión o carga del extintor, indicándose la fecha y firma de la persona que la ha realizado en una etiqueta adhesiva.

Etiqueta

La etiqueta de características debe contener los siguientes datos como mínimo:

  • Nombre y razón social del fabricante.
  • Temperatura máxima y mínima de servicio.
  • Productos contenidos y cantidades de los mismos.
  • Clase de fuego a que puede aplicarse y en caso de peligro a los que no debe aplicarse.
  • Instrucciones de empleo.
  • Fecha y contraseña correspondiente al registro de tipo.

Artículos Relacionados

Los libros más leídos

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado. Cookies