Evitar fisuras en muros construidos con bloque Termoarcilla

De Construpedia


Hispalyt logo.jpg Nota: Este artículo ha sido creado gracias a la Hispaliyt - Asociación Española de Fabricantes de Ladrillos y Tejas de Arcilla Cocida.) en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido está disponible en el sitio web de Hispalyt

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derecho de Autor.



La problemática que comporta el estudio, clasificación y corrección de las patologías de los edificios es muy amplia. De hecho abarca todas y cada una de las fases de construcción, evidentemente con desiguales repercusiones, pero no por ello carecen de importancia.

Estos fenómenos que se producen en cuanto a las lesiones, podrían ser paliados de existir serios controles en las fases que intervienen en la ejecución de una obra.

Los posibles problemas pueden y de hecho deben ser controlados desde el propio proyecto, abarcando posteriormente a la misma construcción, al uso que más tarde se haga de ella, etc. En definitiva, un buen programa de control de calidad implica en la mayoría de los casos una de las máximas garantías para evitar gran parte de las patologías que hoy se observan en las construcciones. Es por ello que no consideramos exagerado determinar que el primer paso para un mejor hacer constructivo implica forzosamente la mayor concienciación entre todos los profesionales que intervienen en dicha propuesta de elaboración y ejecución.

Todas las reseñas que se expondrán a continuación, parten del daño ya materializado y las posibles causas por las cuales se ha podido producir, centrándonos básicamente en aquellos que, en un principio, pueden derivar con más facilidad en catástrofe, es decir, las patologías detectadas en los elementos estructurales. A pesar de ello el tema sigue siendo muy amplio, ya que éstos pueden producirse por causas tales como: fallos en el propio terreno donde se asientan, en el cimiento, en pilares, muros, forjados... Todo ello, dando por sentado que no existan errores en la concepción del proyecto y que se haya realizado un buen mantenimiento y conservación de la obra ejecutada.

Grietas producidas por asentamientos del edificio y movimientos estructurales. Estas grietas, con la colaboración de los agentes atmosféricos, pueden llegar a crear una verdadera patología que pone en peligro la estabilidad del edificio


Las patologías suelen ir íntimamente unidas al tipo de elementos estructurales diseñados; así, las estructuras de fábrica, las de hormigón armado o las metálicas, se comportarán de forma distinta delante de unas determinadas solicitaciones. A pesar de que un grupo de patologías pueden llegar a ser comunes a diversas soluciones, su tratamiento puede ser distinto.


Contenido

Estudio de las fisuras en muros de fábrica

Los trabajos de análisis de fisuras requieren una forma ordenada en las tomas de datos: indicando de manera rigurosa todas y cada una de las anomalías que se determinen por medios visuales o por medios más tecnológicos, y permitiendo estudiar su continuidad, situación y tipología. Para tal fin, estableceremos unos primeros criterios sobre las posibles causas y cuáles pueden ser sus orígenes; para ello desarrollaremos las distintas fases de ejecución de las estructuras de muros de carga y sus patologías más comunes.

Fisu2.png


Análisis de las causas y origen de las fisuras

Para estudiar las posibles causas del origen de las fisuras en los muros de carga, vamos a distinguir entre las dos fases fundamentales para llevar a cabo una construcción:

  • Proyecto: Los errores de proyecto más comunes y que suelen ir acompañados de defectos en la ejecución, se refieren a causas debidas fundamentalmente a insuficiencias de secciones, excesivas alturas de los muros sin variación de secciones, deficiencias del diseño en cuanto a solapes, inadecuados empleos de materiales, faltas de previsión de juntas de dilatación, etc.
  • Ejecución: En cuanto a los defectos de ejecución, se destacan los producidos por implicación de un mal proyecto, por aplicación de dosificaciones defectuosas, falta de trabas o continuidad en los muros de carga, incorrecta colocación del material, etc.

Vamos ahora a pasar a analizar las lesiones más características por asentamientos y fisuraciones producidas por sobrepasar las capacidades portantes de los materiales a compresión, tracción, flexocompresión, torsión, etc.

Patologías más comunes

Agotamiento de un muro ante cargas verticales

La mayor deformabilidad que presenta el mortero frente a las piezas cerámicas, produce un alargamiento del mismo en la dirección perpendicular a la de la aplicación de la carga. Bajo cargas verticales excesivas, los morteros resultan aplastados, someten a tracciones locales a las piezas en dirección horizontal, y producen su fisuración vertical.

Por lo tanto, un muro próximo al colapso por una compresión excesiva presenta una serie de grietas verticales que dividen progresivamente el muro hasta convertirlo en una sucesión de pequeñas columnas.

Fisu3.png


Asientos

Se pueden producir asientos diferenciales puntuales de algún pilar que arrastre al muro en su movimiento o lo empuje en una dirección perpendicular a su plano.

Asiento puntual del pilar


También puede haber asientos en los extremos de las cimentaciones corridas o en sus puntos medios, que en cualquier caso afectarían al muro apoyado sobre ellas.

Fisu5.png
Fisu6.png
Fisu7.png


Inestabilidad local de un muro producida por cargas verticales u horizontales

Un muro excesivamente esbelto y cargado verticalmente puede pandear. Debido a la deformación que se produce, aparecen grietas horizontales en una de sus caras.

Fisu8.png


Ante acciones horizontales perpendiculares a su plano, el muro puede volcar o sufrir una rotura por flexión. En este último caso suelen aparecer grietas o fisuras en los tendeles.

Fisu9.png


Ante acciones horizontales en su plano, el muro puede sufrir un aplastamiento local (con la aparición de fisuras horizontales) o incluso pandear (produciéndose fisuras verticales en una de las caras).

Fisu10.png


También puede producirse el deslizamiento de una parte del muro a lo largo de un tendel, por un esfuerzo excesivo de corte (por ejemplo, a lo largo de una barrera antihumedad situada en un tendel, si no existe un rozamiento suficiente entre ésta y la fábrica).

Deslizamiento por cortante


Estudio de las fisuras en muros Termoarcilla

Análisis previo de las características del bloque Termoarcilla

Antes de comenzar a analizar las fisuras que se producen en los muros de Termoarcilla, vamos a recordar que el bloque Termoarcilla tienen las siguientes características:

  • Es una pieza de gran formato, que hace más fácil su manejo y colocación. El número de juntas horizontales de mortero es menor que en el caso de un muro construido con piezas de menores dimensiones.
  • No necesita mortero en la junta vertical, ya que los bloques tienen sus testas machihembradas.
  • Esta disposición permite un ahorro de mortero considerable y unos rendimientos mayores de obra.
  • A su vez los muros son más rígidos, por lo que es importante que éstos resulten cargados sometiéndolos eminentemente a compresión y evitando la aparición de tracciones localizadas en ciertos puntos de la fábrica. Debido a la mayor rigidez de los muros construidos con bloque Termoarcilla, al producirse cualquier movimiento de la fábrica pueden aparecer fisuras.

En el caso de cerramientos construidos con Termoarcilla, la aparición de fisuras tiene mayores consecuencias que en el caso de otros muros de fábrica. Esto se debe a que los cerramientos de Termoarcilla suelen ser de una sola hoja, y si se fisuran los muros o los revestimientos, la impermeabilización de los mismos se va penalizada en gran medida.

Por este motivo tiene una gran importancia esta unidad en la que se recogen una serie de aspectos orientados a la prevención de fisuras y a la identificación eficaz de patologías de origen mecánico.


Zonas más propensas a la fisuración

Para prevenir las fisuras en un muro con Termoarcilla, debemos saber cuáles son los puntos más propensos a la aparición de las mismas. Éstos son:

  • Revestimientos.
  • Muros cargados de forma distinta.


Uniones muro de carga - forjado

Este tema ya lo adelantábamos en el apartado 1 de Unión del Forjado con Muro de Carga y con Muro de Cerramiento de Bloque Termoarcilla.

Las causas de patología más habituales en los revestimientos de fachada en la unión muro de carga - forjado tienen su fundamento en una incorrecta ejecución del forjado.


Errores más frecuentes en la ejecución del forjado

Los errores más frecuentes en la ejecución del forjado, que llevan a la aparición de este tipo de fisuras son los siguientes:


1. Elevadas retracciones del hormigón que se utiliza en la construcción del forjado.

La retracción del hormigón se debe a una disminución del volumen durante el fraguado del mismo, lo que hace que el forjado se contraiga, y tire del muro sobre el que apoya.

Retracción del forjado


Esto lleva a un desplazamiento de la unión muro de carga – forjado y a la aparición en la fachada de una fisura en la unión del forjado con el muro. Las fisuras que se producen son horizontales.

El problema se hace más patente en las esquinas, produciendo una fisura en los dos muros que forman dicha esquina.

Superposición de deformaciones en la esquina


Cuando el hormigón del zuncho penetra en las perforaciones de los bloques de la última hilada del muro, aparecen grietas horizontales una o dos hiladas por debajo del forjado. Por este motivo se recomienda la colocación de una lámina plástica sobre los bloques del muro de coronación, para evitar que el hormigón del forjado penetre en las perforaciones de los bloques, originando un puente térmico y provocando una fisura en el tendel más débil del muro.

La grieta se manifiesta en la hilada más débil


Las retracciones del hormigón pueden ser debidas a:

  • elevada relación agua : cemento.
  • incorrecto fraguado del hormigón (riego insuficiente, puesta en obra en tiempo seco, caluroso o ventoso, etc).
  • exceso de finos en el árido.
  • exceso de cemento.
Fisu15.png


2. Insuficiente rigidez del forjado.

El forjado debe tener el canto suficiente para soportar las cargas necesarias sin deformarse excesivamente. Al no tener canto suficiente, se produce un giro del forjado en el apoyo.

Forjado deformable
Fisu17.png


Medidas para prevenir este tipo de fisuras:

  • Ejecutar adecuadamente la fábrica. Para ello los tendeles deben tener un espesor uniforme de 1 a 1,5 cm.
  • Emplear morteros mixtos (cemento, arena, cal y agua) del tipo M10b.
  • Humedecer los bloques antes de su colocación en la hilada.
  • Dejar transcurrir un tiempo (dependiendo del mortero empleado) desde la terminación del muro hasta el hormigonado del forjado, con objeto de asegurar que los esfuerzos originados por la retracción del hormigón no provoquen fisuración horizontal en el muro. Hay que esperar a que las juntas horizontales del muro de apoyo del forjado hayan endurecido y tengan suficiente resistencia.
  • Disponer forjados con rigidez suficiente. Se recomienda utilizar relaciones canto/distancia entre apoyos de 1/20 en forjados continuos. Esta relación debe aumentarse en el caso de piezas biapoyadas y en voladizos.
Fisu18.png


  • Curar adecuadamente el hormigón de los forjados, durante el periodo de tiempo que transcurre desde que se vierte el hormigón hasta que endurece.
  • Construir zunchos de hormigón armado que apoyen adecuadamente en el muro, para evitar problemas debidos a cargas puntuales o superficies de apoyo insuficientes.
  • Armar adecuadamente los zunchos, colocando barras de acero longitudinales y estribos transversales, aumentando dicho armado cuando se prevean acciones horizontales de cierta importancia.
Armadura en los zunchos de reparto del forjado


  • Evitar la penetración del hormigón en las perforaciones de los bloques bajo el forjado, interponiendo una lámina fina de plástico que impida el paso del hormigón. Otra opción será emplear la pieza de dintel cortada en L, como apoyo del forjado.
Evitar el relleno de las perforaciones de los bloques con el hormigón del forjado


Para la prevención de fisuras en los revestimientos de fachada debidas a una mala ejecución de los forjados, se recomienda la disposición de juntas elásticas horizontales en el revestimiento.

Tanto si se utilizan como recubrimiento del forjado plaquetas o piezas de dintel cortadas, la colocación de la junta elástica horizontal en el revestimiento se realizará a la altura de la unión del forjado con el muro inferior.

La ejecución de estas juntas se realiza con un cordón de base, y la aplicación de una masilla normalmente de poliuretano para el sellado.


Junta elástica horizontal con el revestimiento
Muro de carga. Posición de juntas elásticas en revestimiento de fachada


  • Colocación de mallas de fibra de vidrio embebidas en el revestimiento.

Para la prevención de fisuras en los revestimientos de fachada debidas a una mala ejecución de los forjados, se colocará una malla de refuerzo embebida en el revestimiento.

Esta solución solo es válida para prevenir microfisuras en el revestimiento, y solo si se coloca combinada con la junta elástica descrita anteriormente podrá solucionar la aparición de fisuras.

  • Si se dispone una junta elástica en el revestimiento, la colocación de la malla se realizará de forma discontinua, a ambos lados de dicha junta elástica.
  • Si no se prevé junta elástica, esta malla será continua.
  • Esta malla debe cubrir al menos una hilada de bloques sobre el forjado, y dos hiladas bajo el forjado.
Solución con mallas de refuerzo
Muro de carga. Posición de mallas en el revestimiento de fachada


Unión muro de carga – forjado de cubierta

En los forjados de cubierta existen problemas específicos debidos a movimientos de tipo térmico, por lo que además se considerarán los siguientes aspectos:

  • Debe tenerse en cuenta que debido al coeficiente de dilatación del hormigón armado, se pueden producir movimientos de varios milímetros entre invierno y verano, por lo que debe aislarse suficientemente el forjado de cubierta para evitar las consiguientes deformaciones cíclicas producidas por los cambios de temperatura.
  • Es conveniente evitar en cubiertas planas el empleo de colores oscuros para reducir el calentamiento por radiación de los elementos de cubierta.
  • También debe favorecerse el empleo de cubiertas ventiladas o frías.

Se recomienda observar las disposiciones recogidas en el apartado 2 de Impermeabilización de los Muros de Bloque Termoarcilla.

La superposición de las deformaciones que provienen simultáneamente de dos direcciones del forjado puede hacer que aparezcan con mayor intensidad fisuras en las esquinas del edificio. El problema se agrava en los forjados de última planta.

Superposición de deformaciones en la esquina


Uniones muro de cerramiento - forjado

Cuando el forjado de una estructura reticular entra en carga, aparecen flechas y se producen giros en su borde que pueden afectar a los muros que están en contacto con él, especialmente a los de fachada.

Para evitar que la flecha del forjado provoque el aplastamiento del muro que queda debajo o lo haga entrar en carga, simplemente basta que entre la hilada superior del cerramiento y el forjado se deje una holgura de 2 cm que se rellenará con un material elástico con adecuada resistencia al fuego.

Debe limitarse la flecha absoluta del forjado para que este problema no aparezca.

Aunque lo indicado es limitar la flecha del forjado, también se puede armar la fábrica en los tendeles para evitar que se desplace cuando se quede sin apoyo por una excesiva deformación del forjado.

En los muros interiores gruesos o con una elevada rigidez (como son los de división entre viviendas) debe tenerse en cuenta que su peso puede producir localmente una deformación mayor de los forjados. En ese sentido se recomienda aumentar la rigidez del forjado en la zona, mediante la incorporación de un zuncho de hormigón armado o una doble vigueta.

Las formas de evitar que aparezcan fisuras en el revestimiento del muro de cerramiento, en la zona próxima al forjado son:

1. Ejecución de juntas elásticas horizontales en el revestimiento.

En cerramientos de estructuras porticadas, es recomendable disponer juntas elásticas en el revestimiento en la unión del cerramiento con el forjado, sobre todo en el último forjado.

La posición de la junta en el revestimiento depende de la colocación de las plaquetas empleadas en el frente del forjado:

  • Plaquetas adheridas con mortero cola al frente del forjado. En este caso, la colocación de la junta elástica horizontal en el revestimiento se realizará en la unión del forjado con el muro inferior.
  • Plaquetas simplemente apoyadas y con angular metálico para el sustento del muro de cerramiento superior. En este caso, la colocación de la junta elástica horizontal en el revestimiento se realizará en el contacto del forjado con el muro superior. La plaqueta Termoarcilla de 4,8 cm de espesor no es estable debido a su pequeño espesor, sin embargo, la plaqueta Termoarcilla de 9,6 cm si lo es y podrá situarse simplemente apoyada.

La ejecución de estas juntas se realiza con un cordón de base, y la aplicación de una masilla normalmente de poliuretano para el sellado.

Muro de cerramiento. Posición de juntas elásticas en revestimiento de fachada


2. Colocación de mallas de fibra de vidrio embebidas en el revestimiento.

Esta solución solo es válida para prevenir microfisuras en el revestimiento, y solo si se coloca combinada con la junta elástica descrita anteriormente podrá solucionar la aparición de fisuras.

  • Si se dispone una junta elástica en el revestimiento, la colocación de la malla se realizará de forma discontinua, a ambos lados de la junta elástica.
  • Si no se prevé junta elástica, esta malla será continua.
  • Si la junta elástica se sitúa en la unión del forjado con el muro inferior, la malla debe cubrir al menos una hilada de bloques sobre el forjado, y dos hiladas bajo el forjado.
  • Si la junta elástica se sitúa en la unión del forjado con el muro superior, la malla debe cubrir al menos dos hiladas de bloques sobre el forjado y una hilada bajo el forjado.


Muro de cerramiento. Posición de mallas en revestimiento de fachada


En muros aparentemente descargados

Este caso es muy habitual cuando se dispone una tapia en continuidad con un muro de carga. El diferente estado de cargas que se da entre dos puntos muy próximos del muro causa una mayor deformación en una zona que en otra, apareciendo una fisura vertical.

En este caso, deben independizarse las dos zonas del muro por medio de una junta de movimiento vertical.

Recordemos que la junta de movimiento permite el movimiento entre las dos hojas.

Fisu28.png


Otra opción sería el empleo de armaduras de tendel.

Fisu29.png


En muros cargados heterogéneamente

Cuando existen fuertes concentraciones de carga suelen aparecer fisuras en ciertas zonas del muro.

Algunos ejemplos de muros sometidos a distintas cargas son:

  • Apoyo de una carga concentrada en el muro.
  • Hueco en un muro.

En estos casos es conveniente reforzar la zona mediante armaduras de tendel.

Fisu30.png
Fisu31.png
Fisu32.png


En muros con carga continua y sección variable

El adelgazamiento de un muro en un mismo paño de fábrica lleva a la aparición de una fisura vertical entre ambos.

Como norma general, se recomienda que el espesor de los muros sea constante a lo largo de un mismo paño.

También puede reforzarse la zona del encuentro entre distintos espesores con armadura de tendel, o colocar una junta de movimiento vertical en la sección en la que se produce el cambio de espesor.

Fisu33.png


En muros con carga continua, construidos con tramos de diferentes materiales

Podemos construir un mismo paño de fábrica del mismo espesor, pero con materiales diferentes. Esto llevaría a la aparición de una fisura vertical en el contacto de ambos materiales. Para evitarlo, situaremos juntas verticales entre tramos de muro ejecutados con diferentes materiales. Esto es especialmente importante si las características mecánicas de los mismos son muy diferentes.

Fisu34.png


En dinteles

La excesiva flexión vertical que puede experimentar un cargadero puede originar fisuras sobre el mismo en forma de arco de descarga. Los cargaderos, como cualquier elemento sometido a flexión que soporte elementos de fábrica, debe tener una rigidez adecuada, debiendo disponerse un canto suficiente en relación a la longitud de la pieza.

Otra causa de aparición de fisuras radica en una inadecuada disposición de los apoyos de los cargaderos. Una zona de entrega insuficiente provoca concentraciones de tensiones excesivas en los bordes del machón.

Se seguirán las recomendaciones indicadas en el apartado 3.3. de Formación de Huecos en el Muro de Bloque Termoarcilla.

Todas las zonas en las que puedan darse concentraciones de carga o en las que puedan aparecer localmente tracciones (apoyos de dinteles, machones, zonas del muro que descansan sobre los cargaderos, etc.) pueden reforzarse empleando armaduras de tendel.

Fisu35.png


Entre muros y cornisas

En edificaciones contiguas con distintas alturas aparecen a menudo elementos de cornisa que, rematando partes del muro o del edificio más bajas, penetran en el edificio. Los movimientos de tipo térmico de dicho elemento de cornisa traen consigo la aparición de fisuras en las zonas de contacto entre cornisa y muro.

En este caso debe disponerse una junta elástica sellada.

Entre muros y cornisas


Por deformaciones de tipo térmico

Una inadecuada distancia entre juntas de dilatación puede causar roturas en las esquinas de dos muros, sobre todo si éstos tienen diferente rigidez. También es muy común la aparición de este tipo de fisuras en nichos o quiebros practicados en el muro.

La inclusión de elementos metálicos en muros y tapias (rejas, vallas, pasamanos, etc.), produce a menudo el desplazamiento de sus zonas de anclaje, con la correspondiente rotura del muro. Esto es debido al elevado coeficiente de dilatación de los metales, cuyo valor puede ser dos o tres veces superior al de la cerámica.

Se proponen como soluciones más comunes a estos problemas las siguientes:

  • Disponer juntas a una distancia adecuada entre juntas.
  • En muros de trazado curvo, esta distancia debe incluso disminuirse.
  • En muros en los que aparecen nichos, quiebros o retranqueos en el plano de fachada debe tenerse especial atención a los efectos de tipo térmico, colocando un número de juntas suficiente.
  • No deben fijarse elementos metálicos a muros o tapias si no tienen posibilidad de dilatar libremente.
Deformaciones térmicas de elementos metálicos

Artículos Relacionados

Publicidad

INOXYBEL, S.A.L.



Publicidad
Publicidad
Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado. Cookies