Estás en Construmática » Construpedia

Uso de los Equipos de Protección Individual en la Obra Pública

De Construpedia

Logo ASEPAL.gif Nota: Este artículo ha sido creado gracias a ASEPAL en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido está disponible en el sitio web de ASEPAL.

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derecho de Autor.


Contenido

Introducción

Definición de EPI: cualquier dispositivo o medio que vaya a llevar o del que vaya a disponer una persona, con el objetivo de que la proteja contra uno o varios riesgos que puedan amenazar su salud y su seguridad,. Deben llevar el marcado “CE”. Se establecen 3 categorías: I, II y III, en función de los riesgos que cubren, I para riesgos mínimos para el usuario y III para riesgo muy grave o mortal.

Si nos fijamos en cualquier obra pública que encontremos a nuestro paso, podemos ver que los trabajadores visten Equipos de Protección Individual. Probablemente lo que recordemos de forma inmediata es si llevaban casco, si el vestuario era de alta visibilidad, si llevaban guantes… Y es que los Equipos de Protección Individual (EPI) forman parte de los elementos de seguridad en su trabajo.

La obra pública abarca un amplio espectro de labores desde una obra menor, como parchear la acera de una calle, hasta grandes obras como la construcción del AVE. Encontraremos trabajadores de todos los gremios: encofradores, pintores, asfaltistas, gruístas, etc., cada uno de ellos con riesgos particulares derivados de su actividad y de los que tendrán que protegerse.

La efectividad del uso del EPI depende de varios factores, entre los que hay que destacar:

1. Adecuación del EPI al riesgo o actividad.
2. Formación e información del trabajador en su uso.
3. Conservación y mantenimiento del EPI.

Si revisamos los EPI por tipos y usos, uno de los que más nos llama la atención y al que nos vamos acostumbrando trabajadores y transeúntes es el vestuario de alta visibilidad.

Su nombre, ya nos da una idea de su uso y para qué es efectivo, para que el portador de dicho vestuario pueda ser visto por otros trabajadores o personal ajeno a las obras. Todos vemos a diario en la vía pública personal trabajando con este tipo de indumentaria. Es muy importante con este equipo seguir las instrucciones de limpieza y mantenimiento indicadas en las etiquetas y en el folleto informativo que la norma obliga a llevar en estas prendas, ya que de no hacerlo se compromete la protección para la que la prenda ha sido concebida y diseñada; tejido de fondo y cintas retrorreflectantes deben permanecer siempre a la vista y libres de cualquier tipo de suciedad.

Elementos de este tipo son: buzos, camisas, cazadoras, pantalones, chalecos, parkas, trajes de agua, jerseys, forros polares, polos. La obra pública se desarrolla en gran parte a la intemperie, lo que quiere decir que las condiciones atmosféricas son también elementos de los que debe protegerse el trabajador. El vestuario de Alta Visibilidad puede llevar asociadas otras características que permitan a la prenda proteger contra el frío, la lluvia.

Las operaciones de soldadura también conllevan riesgos, por ello el trabajador deberá ir equipado con el vestuario apropiado: mandiles, polainas y manguitos que le protegerán de posibles salpicaduras incandescentes, evitando así posibles quemaduras.

Por otro lado, la ergonomía es un aspecto muy importante en todos los Equipos de Protección Individual. Las prendas no solo deben proporcionar protección frente a los riesgos también deben asegurar el confort del usuario.

Protección de la cabeza

El casco posiblemente sea el equipo de protección de referencia más conocido y el primero en el que pensamos. De hecho, la señal más conocida a la entrada de una obra es: “Prohibido entrar a la obra sin casco “. Es un elemento indispensable en todo tipo de obra, incluso en las realizadas a cielo abierto. La protección del cráneo es fundamental, debido a la gravedad de las posibles lesiones en esta zona del cuerpo.

Aunque aparentemente todos los cascos parecen iguales, existe una gran variedad tanto en los materiales en que están fabricados como las prestaciones para las que han sido diseñados. Los factores determinantes en la elección serán el uso y el riesgo al que estará expuesto el trabajador.

Respecto a los materiales de fabricación, la solución más sencilla y económica es el polietileno de alta densidad (HDPE). En cambio, si buscamos alta resistencia mecánica podemos utilizar un casco de ABS o si lo que necesitamos es que resista altas temperaturas el policarbonato (PC) puede ser la opción, ya que resiste más de 1500C.

Además se han de tener en cuenta otras características como resistencia a la corriente eléctrica, deformación lateral, salpicaduras de metal, etc., y la posible combinación con otros equipos de protección: protectores auditivos, oculares y faciales.

Protección facial y ocular

Cuando hablamos de protección ocular, a menudo estamos pensando única y exclusivamente en protección mecánica, es decir, protección frente a proyecciones físicas al cortar con una radial, sierra eléctrica o taladros, pero también existen riesgos químicos por salpicaduras de líquidos, como por ejemplo al vaciar una hormigonera, y riesgos por radiaciones emitidas durante actividades de soldadura o incluso la propia luz solar en trabajos al aire libre.

De acuerdo al diseño de los protectores oculares y la superficie que protegen nos encontramos con:

  • Gafas de montura universal, ofrecen protección mecánica y frente a radiaciones.
  • Gafas de montura integral, protegen también frente a gases y vapores.
  • Pantallas faciales, protegen toda la cara, algunas incluso el mentón.
Obra1.png


Los factores que determinan la selección del protector ocular son la naturaleza del riesgo.

Ejemplos:

1. Para trabajos de soldadura, en función del tipo de soldadura podremos elegir unas gafas de montura universal o una pantalla facial con arnés a cabeza. Incluso existen pantallas que se oscurecen de forma automática cuando salta la chispa de la soldadura, así el trabajador tiene siempre las manos libres y la vista en el trabajo. Terminada la labor, la pantalla vuelve a su estado inicial.
2. Para cortes con sierra radial, en la que puede haber proyecciones de material, incluso partículas de polvo muy fino, se seleccionará una gafa de tipo integral.
3. Para protegerse de la radiación solar se utilizará una gafa de tipo universal cuyos oculares dispondrán del filtro adecuado.


Probablemente hayamos visto en los bordes de carreteras, en las medianas e incluso en los bulevares de algunas calles, trabajadores realizando tareas de desbroce. Su trabajo consiste en cortar con herramientas especializadas hierbas y matorrales, que crecen de forma desmesurada y que suelen ser foco de incendios, sobre todo los que están muy cerca de arcenes o zonas donde es fácil que un cigarro mal apagado puede provocar algún que otro incendio.

Pues bien, durante las tareas de desbroce, los trabajadores han de llevar la cara protegida frente a las proyecciones de hierbas y matorrales que podrían llegar hasta los ojos y/o provocar cortes en la cara. Para ello utilizan pantallas faciales que protegen frente, ojos y cara, del tipo:

  • Pantalla de malla de material plástico o metálico.
  • Pantalla transparente de policarbonato.
Obra2.png

Protección respiratoria

Aunque tienen menor presencia en la obra pública no hay que olvidar los EPI de categoría III: mascarillas autofiltrantes, semimáscaras, máscaras completas y equipos con aporte de aire.

Estar expuestos de forma continuada y sin protección a la presencia de sustancias peligrosas: vapores, gases y/o partículas puede producir en las vías respiratorias lesiones irreversibles e incluso pueden producir la muerte. Se recomienda el uso de este tipo de protección en labores de movimientos de tierras, asfaltados, soldaduras, corte de piedra, voladuras, etc.

Protección auditiva

En obra pública este tipo de protección se utiliza en combinación con el casco de protección de la cabeza. Es muy común ver trabajar al operario del martillo neumático y a los compañeros más cercanos con el casco y unas orejeras acopladas al mismo. Con este tipo de protección lo que se pretende es amortiguar el elevado ruido producido por el martillo, pero dejando pasar el resto de sonidos: llamadas de atención, órdenes…

Cabe distinguir 2 tipos de protectores auditivos:

  • Orejeras: Cubren el pabellón auditivo, recomendadas cuando el uso del protector no ha de ser prolongado en el tiempo.
  • Tapones auditivos: Se insertan en el canal auditivo. Pueden ser desechables o no, con cordón o sin él. Recomendados para usos prolongados.
Obra3.png

Protección de las manos

Quizás sea la protección de uso más extendida, la que tenemos más a “mano” pero también de las más desconocidas en cuanto a la adecuación al riesgo y a los materiales que se van a manejar.

El más extendido es el guante de cuero tipo americano, ideal para descarga de materiales y trabajos de escasa destreza, que precisen proteger las manos de agresiones mecánicas: golpes, roces, erosiones, etc...

En general, presentan las zonas de mayor desgaste reforzadas para aumentar la seguridad del usuario.

La selección de un guante de protección debe realizarse siempre conociendo las tareas y procesos que tiene que realizar el trabajador y los materiales que va a manipular.

En la obra pública los guantes más utilizados son:

  • Guantes de protección mecánica: cuero
  • Guantes de material aislante para trabajos eléctricos (Categoría III): látex
  • Guantes de protección química: impermeables a productos químicos.
  • Guantes de protección contra el frío: de uso en mantenimiento de carreteras en invierno.
  • Guantes de protección para soldadores: protegen de las salpicaduras incandescentes.

Protección de pies

La protección de los pies es, junto con la de las manos, una de las más extendidas. El riesgo de sufrir un accidente en los pies en las obras es elevado al trabajar con materiales pesados, herramientas de corte, etc.

Lo más conocido de este tipo de protección:

  • Puntera reforzada que protegen los dedos de los pies de posibles golpes y cortes.
  • La plantilla que protege la planta del pie de posibles pinchazos. Van incorporadas al calzado desde el momento de su fabricación.

En este equipo, la ergonomía y el confort son las prioridades porque el trabajador que ha de llevar este calzado lo hace mínimo durante 8 horas. Es por ello que se van incorporando nuevos materiales que mejoran el confort sin disminuir la protección exigida:

  • Punteras de composite que ofrecen resistencia y ligereza.
  • Plantillas antiperforación de fibra textil.


Además del calzado que incorpora puntera y plantilla de protección, el mercado ofrece otro tipo de protecciones según el uso, como:

  • Calzado con sistemas de desprendimiento rápido, indicados especialmente para soldadores, para que puedan quitarse rápidamente el zapato en el caso de que se introduzca accidentalmente alguna salpicadura.
  • Calzado aislante de la electricidad (Cat. III)
  • Calzado resistente a productos químicos.
  • Calzado con protección del metatarso.
  • Calzado con resistencia al calor por contacto (asfaltistas).

Protección contra caída de alturas

Un trabajador se encuentra en riesgo de caída de altura cuando está realizando su actividad a más de dos metros sobre el suelo. Todos los equipos que intervienen en la protección contra caídas de altura son de Cat. III.

Estos equipos necesitan de formación específica para su uso y mantenimiento y deben haber pasado las revisiones periódicas exigidas por la norma.

De acuerdo a la función que van a cumplir los equipos cabe distinguir 2 tipos:

  • Sistema de retención: impide que el trabajador llegue a caer. Se compone de:
- Punto de Anclaje – Punto al que el trabajador está conectado, debe tener una resistencia superior a 10 kN.
-Elemento de amarre – la cuerda no debe superar los 2 m. de longitud, incluidos los conectores (mosquetones).
- Cinturón – Hay que utilizarlo siempre como elemento de sujeción y/o retención, nunca como anticaídas. Para este uso puede utilizarse el cinturón de un arnés.


  • Sistema de parada de caídas: su función es la de detener la caída. Se compone de:
- Punto de Anclaje - Punto al que el trabajador está conectado, debe tener una resistencia superior a 10 kN.
- Elemento de conexión anticaída - puede ser:
Sistema de retención automática – Disponen de un mecanismo automático de tensión y retroceso y de una función de bloqueo automático en caso de caída.
Cuerda con absorbedor – en caso de caída el absorbedor absorbe la energía producida durante la caída a la vez que se despliega.
Deslizante sobre cuerda o rail – Se desplaza acompañando al trabajador y se bloquea automáticamente en caso de caída.
- Arnés – Se utiliza como elemento anticaídas, dispone de enganche dorsal y/o frontal al que se une un sistema de retención automática o elemento de amarre con absorbedor o deslizante. Puede o no ncorporar cinturón de sujeción que se ha de utilizar siempre como elemento de retención.


Estos equipos son de uso común en actividades de mantenimiento de torres de telecomunicaciones, catenarias en transporte ferroviario, impermeabilizaciones o estructuras metálicas.

Artículos Relacionados

Publicidad
Publicidad
Publicidad
¡Pide tu presupuesto Gratis!