Estás en Construmática » Construpedia

Revestimiento de los muros Termoarcilla

De Construpedia

Hispalyt logo.jpg Nota: Este artículo ha sido creado gracias a la Hispaliyt - Asociación Española de Fabricantes de Ladrillos y Tejas de Arcilla Cocida.) en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido está disponible en el sitio web de Hispalyt

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derecho de Autor.


Contenido

Revestimiento en muros Termoarcilla

En función de su posición en el muro, consideramos dos tipos de revestimientos:

*Exterior. Está sometido a los agentes atmosféricos, por lo que es muy importante su impermeabilidad, resistencia y durabilidad, ya que debe garantizar la estanqueidad del muro.

* Interior. Tiene la función de acabado del muro, para decorarlo interiormente.

Al tener funciones totalmente distintas, el tipo de material a emplear en cada uno de los revestimientos es diferente.

En esta unidad vamos a centrarnos sobre todo en los revestimientos exteriores que son los que confieren la impermeabilidad a los muros construidos con bloque Termoarcilla.

En un muro Termoarcilla de una sola hoja, aplicaremos revestimiento en el exterior y en el interior del muro.

En un muro de dos hojas, en que una de ellas sea de Termoarcilla, en la cara del muro Termoarcilla que da a la cámara de aire existente, sellaremos únicamente las juntas verticales con mortero de cemento, o aplicaremos una capa fina a toda la cara del muro. No es necesario un espesor de 1,5 cm de revestimiento, sino que puede ser menor. La misión de este revestimiento o sellado es la de cerrar las juntas verticales, que al realizarse mediante el machihembrado, puede dar lugar a corrientes de aire que penalizan enormemente el aislamiento térmico. Luego no se trata de un revestimiento para impermeabilizar propiamente.

En el caso de tener un aplacado exterior conectado mediante anclajes a un muro de Termoarcilla, aplicaremos un revestimiento exterior y un revestimiento interior. En este caso, el espesor del revestimiento exterior será como los indicados en el apartado 2 de esta unidad, puesto que tiene la misión de impermeabilizar y conseguir la estanqueidad del muro al agua de lluvia.


Condiciones que deben cumplir los muros Termoarcilla para aplicar el revestimiento

La calidad de la puesta en obra de los revestimientos depende fundamentalmente del soporte (en este caso del muro Termoarcilla) y de las condiciones de aplicación.

Los muros construidos con bloques Termoarcilla suponen el soporte idóneo para los revestimientos, puesto que tienen: estabilidad, resistencia, rugosidad y adherencia.

Las condiciones que deben cumplir los muros Termoarcilla para servir correctamente de soporte del revestimiento son las siguientes:

  • Dejar transcurrir el mayor tiempo posible desde la construcción de los muros exteriores hasta la aplicación del revestimiento. De esta forma ya se habrán producido los posibles movimientos debidos a retracciones, dilataciones térmicas, de origen mecánico, etc. Si no se esperara este tiempo, tras aplicar el revestimiento se pueden producir movimientos que llevarían a la aparición de fisuras inevitables en el revestimiento.
  • Planeidad y verticalidad de los muros. Para conseguir la planeidad y verticalidad del revestimiento es necesario partir de un soporte correctamente ejecutado. Para ello se comprobará que no existen desplomes ni flechas en los muros.
  • Limpieza. Limpiaremos la superficie del muro antes de aplicar el revestimiento para garantizar una buena adherencia del mortero.


Revestimientos exteriores

La impermeabilidad al agua de los muros Termoarcilla se consigue con el revestimiento exterior.

Los bloques Termoarcilla no son vistos, por lo que necesitan un revestimiento que los impermeabilice.

Normalmente los bloques Termoarcilla se utilizan para construir muros de una sola hoja, por lo que si aparecieran fisuras en el revestimiento exterior, podríamos tener humedades en el interior de la vivienda.

Por este motivo es de gran importancia la correcta ejecución del revestimiento, y en esta unidad vamos a realizar la descripción detallada de los pasos a seguir para aplicar adecuadamente el revestimiento exterior.


Recomendaciones generales de puesta en obra de los revestimientos exteriores

  • En las zonas de la fachada en las que discurra gran cantidad de agua de lluvia o en testeros orientados al norte, se recomienda la utilización de protección como goterones, vierteaguas, impostas o canalones.
Protección del revestimiento con goterones y vierteaguas
Protección del revestimiento con alero
Protección del revestimiento con canalón


  • La aplicación de los revestimientos exteriores siempre debe hacerse sobre paramentos verticales, no sobre paramentos inclinados u horizontales. En estos dos últimos casos habría que adoptar otros sistemas de impermeabilización para garantizar la estanqueidad.
  • En caso de humedad procedente del terreno, deberá crearse una barrera antihumedad que suponga un corte de capilaridad. Las recomendaciones acerca de la colocación y ejecución de esta barrera antihumedad están descritas en el apartado 1 de la Unidad Impermeabilización de los Muros de Bloque Termoarcilla.
  • También se recomienda la utilización de un zócalo en contacto con el terreno o con el pavimento exterior
Zócalo para proteger el revestimiento


  • No es aconsejable el uso de colores oscuros en los revestimientos exteriores, pues al tener mayor absorción solar, se incrementan las dilataciones en el revestimiento de origen térmico, que dan origen a la aparición de fisuras.
  • Deberán aplicarse los revestimientos en buenas condiciones climáticas, que no sean extremas en cuanto a temperatura, humedad o velocidad de viento. El material no debe aplicarse con temperaturas inferiores a 5º C ni superiores a 30 ºC, ni cuando esté lloviendo o se prevean lluvias en 3 ó 4 horas.
  • Los revestimientos exteriores frescos deben protegerse contra el viento y contra la acción intensa del sol.
  • Un muro Termoarcilla es muy absorbente, al ser un material poroso. Por este motivo, debe humedecerse previamente el muro a revestir si el tiempo es muy caluroso, para evitar la deshidratación del mortero.
Los muros de fábrica se humedecen previamente para que el enfoscado tenga suficiente humedad para fraguar


Colocación de mallas de fibra de vidrio en el revestimiento

En los revestimientos exteriores, las mallas están recomendadas para reforzar la resistencia de los morteros frente a las tensiones que se crean en los puntos singulares del edificio. Constituyen un elemento de seguridad y, consecuentemente, de calidad. De esta forma disminuimos el riesgo de fisuración producido por una concentración de tensiones.

Recordamos que se recomienda la utilización de las mallas de fibra embebidas en el revestimiento en los siguientes puntos:

  • cambios de sección del muro o cerramiento.
  • zonas con posibles tracciones próximas a las juntas elásticas.
  • encuentro con pilares en los cerramientos.
  • zonas donde se ha regularizado con mortero la testa de los bloques.
Reve6.png

Utilización de maestras para aplicar el revestimiento exterior

Para conseguir una superficie totalmente plana en el revestimiento exterior se suelen utilizar maestras. Las maestras suelen ser:

  • simples franjas de mortero, aplicadas cuidadosamente a la superficie del muro para que sirvan de guía a la regla con que se realiza el tendido,
  • listones de madera de 1 a 1,5 cm de grueso que se fijan a la pared que se ha de enfoscar por medio de ganchos de albañil.
  • listones de chapa de acero galvanizado que se fijan con mortero.

La verticalidad de las maestras se comprueba con el nivel de burbuja.

Al extender el enfoscado con la llana puede hacerse sobre las maestras, con lo que se asegura que la superficie quede recta y plana.


Tipos de revestimiento exterior

Los revestimientos exteriores considerados son:

  • Revestimiento con mortero monocapa.
  • Revestimiento tradicional con mortero de cemento + Pintura sobre enfoscado
  • Revestimientos aislantes.
Los revestimientos protegen los muros contra la acción de los agentes atmosféricos y los embellecen. Pueden mejorar el aislamiento térmico y se aplican al muro como elemento de configuración


Revestimiento con morteros monocapa

Un mortero monocapa es un revestimiento compuesto de cemento (también pueden emplearse revestimientos monocapas con base de mortero y cal), aditivos, resinas, fibras y cargas minerales. Una vez mezclado y aplicado de forma continua con un espesor de unos 10 ó 15 mm, confiere a la fachada un acabado decorativo e impermeable.

Efecto logrado con un mortero y proyección final de árido de mármol calibrado


Los monocapa ya vienen preparados de fábrica, con lo que se elimina la elaboración del mortero a pie de obra y sólo se necesita el amasado con agua para obtener un mortero fresco. De esta forma se garantiza la uniformidad en los morteros sin depender de errores que pudieran cometerse en mezclas menos mecanizadas.

Estos morteros industriales garantizan adherencia, impermeabilidad, dureza y estabilidad y son permeables al vapor de agua.

Además permiten acabados de diferentes colores y texturas.

Reve9.png

Los morteros monocapa garantizan:

  • Una perfecta adherencia con el soporte.
  • Impermeabilidad y resistencia a los agentes atmosféricos.
  • Durabilidad.


Los inconvenientes de los revestimientos monocapa frente a los revestimientos tradicionales son los siguientes:

  • Supone un coste económico mayor que el de los enfoscados tradicionales.
  • Requiere mano de obra especializada.


Las ventajas de los revestimientos monocapa frente a los revestimientos tradicionales son las siguientes:

  • Está garantizada la buena dosificación de la mezcla, ya que viene preparado de fábrica.
  • La posibilidad de fisuración debido a cambios de tipo térmico es menor.
  • Se aplica en una sola capa, mientras que en el enfoscado tradicional de mortero requiere dos capas.


Se utilizarán morteros monocapa que cumplan las siguientes condiciones:

  • Dispondrán de un DIT (Documento de Idoneidad Técnico) o DAU (Documento de Adecuación al Uso)
  • La retención de agua será mayor del 92%.
  • El coeficiente de capilaridad será inferior a 1,5 g/dm2·min1/2.


Aplicación de los morteros monocapa

Cuando se utilicen morteros monocapa deberán seguirse rigurosamente las recomendaciones del fabricante.

Una correcta función de los morteros monocapa viene determinada por su puesta en obra.

Básicamente su puesta en obra consiste en extender la pasta mediante llana, que se nivela con reglas de aluminio para garantizar un acabado plano y un espesor regular. En algunos casos se puede proyectar mediante máquina neumática sobre el elemento soporte.

Vamos a definir más concretamente el procedimiento constructivo:

  • Antes de iniciar la puesta en fachada del mortero se deben marcar las zonas de trabajo o rectángulos formados por los perfiles de aluminio.
Los revestimientos continuos industriales también son permeables al vapor de agua


  • Estos perfiles se sujetan a la fachada asentándolos sobre una banda de mortero de 5 a 10 cm de ancho y 1 cm de espesor.
  • Debemos verificar que las zonas de trabajo delimitadas por las maestras tienen una separación mayor de 2,20 m en vertical y de 7 m en horizontal.
  • Cuando sea necesario armar el revestimiento previamente a la aplicación del mismo, se extenderá una capa de mortero monocapa de 4 a 5 mm, sobre la que se coloca una malla, que deberá sobrepasar al menos 20 cm la zona de trabajo delimitada por las maestras o perfiles.
  • Una vez realizado este preparativo, se procede a la puesta en fachada del mortero, generalmente en una sola capa. Si el soporte no es suficientemente regular puede extenderse una capa previa de 2 ó 3 mm de espesor. En cualquier caso, el espesor medio es de 15 mm.
  • Si por necesidades de la obra son necesarios espesores mayores, debe armarse una primera capa, no debiendo superarse en cualquier caso los 25 mm de espesor.
Reve11.png


Revestimientos tradicionales con mortero

El mortero utilizado como base de revestimiento debe cumplir las siguientes características:

  • Buena adherencia, por lo que serán untuosos.
  • Resistentes, para soportar las solicitaciones previstas.
  • Elásticos, para no fisurarse con pequeños asientos o movimientos diferenciales de las paredes, ni a causa de las tensiones provocadas por los cambios de temperatura.
  • Impermeables e hidrófobos, es decir, deben repeler el agua, para que la lluvia no penetre en los muros.


Sobre este tipo de revestimientos es recomendable aplicar una pintura exterior. La pintura que se utilice debe ser impermeable al agua y permeable al vapor. Además, se recomienda que sea elástica, para poder puentear pequeñas microfisuras del revestimiento.

Los inconvenientes de los revestimientos tradicionales frente a los revestimientos monocapa son los siguientes:

  • No está garantizada la buena dosificación de la mezcla, ya que se prepara en obra, siendo muy importante la elección del árido adecuado.
  • La posibilidad de fisuración debido a cambios de tipo térmico es mayor.
  • Se aplica en dos capas, mientras que en el revestimiento con mortero monocapa se requiere una sola capa.
  • Para que la impermeabilidad sea buena, debemos emplear además una pintura para exteriores elástica.


Las ventajas de los revestimientos tradicionales frente a los revestimientos monocapa son las siguientes:

  • Supone un coste económico menor que el de los morteros monocapa.
  • No requiere mano de obra cualificada.
Reve12.png


Aplicación de los revestimientos tradicionales con mortero

Como norma general deben respetarse las siguientes indicaciones en la colocación de revestimientos continuos:

  • Deben eliminarse posibles rebabas de mortero en el muro, evitando huecos y resaltos respecto del plano exterior de la fachada.
  • Debe cuidarse el tipo de árido, la granulometría y la dosificación del mortero con objeto de evitar su cuarteo.
  • Debe realizarse el revestimiento en dos capas, siendo la primera de regularización y agarre.
  • La segunda capa no se aplicará hasta que se haya endurecido la primera. Para mejorar la adherencia entre ambas capas, se puede dar rugosidad al enfoscado mediante una tabla con clavos.
  • En caso de necesitar armadura en el revestimiento, se colocará la malla embebida en la primera capa de regularización y agarre.
  • El espesor total del revestimiento (teniendo en cuenta las dos capas) será de 1,5 a 2 cm. Si por necesidades de la obra son necesarios espesores mayores, debe armarse la primera capa, no debiendo superarse en cualquier caso los 2,5 cm de espesor. Por otro lado, si el revestimiento fuera muy delgado, no sería capaz de absorber las tensiones debidas a la humedad y diferencias de temperatura.
Composición de enfoscado sobre el muro exterior en mm.


  • La primera capa del revestimiento, se aplica con un espesor de 1 a 1,5 cm. El mortero se aplicará en una sola operación, con el espesor suficiente para que agarre bien y no se deslice hacia abajo.
  • El revestimiento debe fraguar lentamente y con suficiente humedad, por lo que no debe secarse artificialmente. Deben humedecerse adecuadamente los muros Termoarcilla del plano de la fachada en tiempo caluroso antes de aplicar el enfoscado para que no absorba demasiado deprisa el agua del mortero, y pueda fraguar correctamente sin aparecer fisuras.
  • Debe humedecerse el revestimiento tras su ejecución durante unos días si fuera necesario, para conseguir un correcto curado.
Humedecer el mortero del revestimiento con agua pulverizada al final de la jornada. No humedecer a pleno sol o con el revestimiento sobrecalentado


  • Para conseguir buena adherencia a la fábrica, el mortero se aplica con fuerza desde abajo hacia arriba. Las capas de mortero tienen que solaparse mutuamente.
  • Una pared de gran superficie no se enfosca de una sola vez en toda la superficie, sino que se subdivide en zonas de 1 x 2 metros aproximadamente. Se consigue así que el mortero fresco se ponga en obra uniformemente mientras dura el trabajo.
  • El mortero se extiende con un fratás largo. Se aplica esta herramienta a ras del suelo y se tira de ella hacia arriba moviéndola de un lado a otro. El mortero sobrante que se recoge con el fratás, se retira con la paleta y se aplica a las depresiones del enfoscado.
  • El tendido se repite hasta que la superficie del enfoscado fresco sea plana. A continuación, la superficie del enfoscado se frota con el fratás para que la superficie quede uniformemente lisa y compactada. Para ello hay que esperar a que el mortero haya comenzado a fraguar.
  • El fratás se aplica a toda la superficie con ligera presión y dándole un movimiento circular.
  • Si el mortero se ha endurecido demasiado, humedézcase ligeramente con una brocha.
  • La lisura de la superficie del enfoscado se comprueba de vez en cuando con un listón o tabla. El listón ha de aplicarse en varias direcciones y ha de apoyar sobre la superficie en toda su longitud.
Reve15.png


Revestimientos aislantes

Para mejorar las condiciones de aislamiento térmico de un muro, se puede utilizar un revestimiento aislante.

El revestimiento aislante debe aplicarse en el paramento externo de los muros exteriores, como cualquier otro aislamiento térmico.

Este tipo de revestimientos se utiliza en muchas ocasiones para solucionar patologías detectadas por la incorrecta ejecución del revestimiento, o del muro (Ejemplo: ejecución de tendeles continuos de mortero en muros exteriores, insuficiente espesor de los muros, etc)

Existen dos tipos de revestimientos aislantes, en función del mortero que empleemos.

1. Con mortero monocapa que incluye materiales aislantes como parte del árido (perlita, vermiculita, etc).

Estructura de un muro exterior con revoco aislante


2. Con mortero monocapa armado con mallas de fibra de vidrio, aplicado sobre paneles de poliestireno expandido de alta densidad o sobre paneles de corcho fijados previamente al muro.


Revestimientos interiores

En el interior de las viviendas, es muy frecuente el uso del yeso como material de revestimiento. Las cualidades del yeso como material de construcción son el aislamiento térmico y acústico, incombustibilidad, porosidad y permeabilidad al vapor.

El revestimiento interior es un enyesado con las mismas características que los utilizados en obra de fábrica tradicional.

En algunas zonas del norte de España, se utilizan revestimientos interiores con mortero de cemento, debido a que la humedad aplicada sobre el enlucido de yeso, lo deteriora.

Se aplicará un enlucido de yeso en el interior de los muros, de 1,5 cm de espesor aproximadamente.

El revestimiento de yeso tradicional se realiza en dos capas. La primera de yeso negro (es la que se denomina guarnecido). La segunda de yeso blanco (es la que se denomina tendido) es una capa de terminación más fina.

Otra forma de realizar el revestimiento de yeso es mediante el proyectado, siendo necesario en este caso una sola capa para su aplicación.

Reve17.png


Artículos Relacionados

¡Pide tu presupuesto Gratis!