Estás en Construmática » Construpedia

Formación de Huecos en el Muro de Bloque Termoarcilla

De Construpedia


Hispalyt logo.jpg Nota: Este artículo ha sido creado gracias a la Hispaliyt - Asociación Española de Fabricantes de Ladrillos y Tejas de Arcilla Cocida.) en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido está disponible en el sitio web de Hispalyt

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derecho de Autor.


Contenido

Elementos del hueco

El hueco está compuesto por:

  • Dintel: Elemento constructivo o conjunto de ellos, que definen el cierre superior de un hueco.
  • Cargadero: Parte estructural o resistente de un dintel.
  • Jamba: Cada uno de los elementos verticales que limitan lateralmente un hueco y sirven de apoyo al dintel.
  • Telar: Plano de la jamba, a escuadra con el paramento del muro.
  • Antepecho: Cierre inferior del hueco de una ventana, constituyendo un pretil protector.
  • Alféizar: Plano del hueco de una ventana que define la coronación del antepecho.
  • Carpintería: Compuesta por precerco, cerco y las hojas de cristal (ventanas) o de madera (puertas).
  • Capialzado para incorporar la caja de persiana.
Terminología


Modulación y ajuste del hueco

Como ya explicamos en Replanteo y Modulación de los Muros Termoarcilla, debemos partir de unas miras colocadas de tal forma que definan la jamba del hueco. La separación entre las dos miras define el ancho del hueco, y nos ayudará a realizar la modulación en horizontal.

Además en estas miras deben aparecer unas marcas que indiquen la posición del alféizar y del dintel. La separación entre estas marcas define la altura del hueco, y nos ayudará a realizar la modulación vertical del hueco.

Hue2.png


La modulación de los muros debería aparecer en el proyecto. Por si no fuera así, vamos a introducir unas nociones básicas de modulación de los huecos.

Hue3.png


Modulación y ajuste vertical

Antes de colocar los bloques para la formación del muro, hay que estudiar las dimensiones verticales del mismo, para saber cuántas hiladas de bloques se requieren, y tener previsto el corte de los bloques por si fuera necesario.

En un muro con un hueco, tenemos tres medidas para modular en vertical:

Medidas del hueco a modular verticalmente
Hue5.png


En el caso de un hueco de puerta, la modulación del muro se simplifica, pues de las tres medidas para modular en vertical, pasamos a tener solo dos, ya que la altura del muro hasta el antepecho es nula.

  • Altura del hueco
  • Altura desde el dintel a la coronación del muro

Recordamos las indicaciones de la Unidad Replanteo y Modulación de los Muros Termoarcilla, donde se explicaban las actuaciones posibles para realizar el ajuste vertical en muros construidos con bloque Termoarcilla, y así alcanzar una altura determinada.

1. Utilizar piezas de ajuste vertical de Termoarcilla de 9 ó 14 cm de grueso.

Estas piezas de ajuste vertical serán suministradas por el mismo fabricante del bloque Termoarcilla. Son piezas que tienen 9 ó 14 cm de altura en lugar de los 19 cm que tienen los bloques comunes. Normalmente estas piezas se emplearán en la última hilada de coronación del muro.

Ajuste vertical del muro con piezas especiales de Termoarcilla


2. Utilizar piezas cortadas de la altura que necesitemos en cada caso.

Podemos conseguir piezas con la altura que nos interese, cortando los bloques. Como en cualquier otro corte que se realice en los bloques, deberá efectuarse con medios mecánicos adecuados (mesa cortadora con sierra vertical de gran diámetro). Normalmente estas piezas se emplearán en la última hilada de coronación del muro.

Ajuste vertical del muro cortando piezas de Termoarcilla


3. Variar el espesor de las juntas horizontales entre 1 y 1,5 cm.

Esta solución está muy limitada, pues no conseguimos grandes cambios. Además, no se pueden colocar tendeles de más de 1,5 cm pues disminuiría la resistencia mecánica del muro. Esta solución la utilizaremos combinada con las dos anteriores, es decir, utilizando piezas de altura especial, y además ampliando el espesor de los tendeles hasta 1,5 cm.

Ajuste vertical del muro variando el espesor de los tendeles.


Se intentará que las dimensiones de estas tres alturas sean múltiplos de 20 cm o 20,5, es decir, como vamos a ver a continuación, es la dimensión aproximada de una hilada de bloques.

Para modular verticalmente las dimensiones que nos interesan son:

- Altura de los bloques Termoarcilla = 19 cm.
- Espesor de la junta horizontal de mortero = 1 a 1,5 cm aproximadamente.
- 1 hilada = bloque Termoarcilla + tendel de mortero = 20 cm a 20,5.

Vamos a ver con dos ejemplos, como deberíamos modular cada una de las tres dimensiones de un muro con hueco de ventana, utilizando como altura media de una hilada igual a 20 cm. Para otro valor de referencia entre 20 a 20,5 cm se haría de forma similar:

Hue9.png


  • Altura hasta el antepecho = 152 cm.

Se quiere modular el tramo de muro desde el suelo hasta el antepecho que es de 152 cm de altura:

152 cm = 20 + 20 + 20 + 20 + 20 + 20 + 20 + 12 cm = (7 x 20) + 12 cm

En total tendremos que colocar 7 hiladas de bloque Termoarcilla normal, y una hilada con bloque Termoarcilla cortado con 11 cm de grueso, ya que el tendel de mortero será de 1 cm (11 + 1 = 12 cm).

  • Altura del hueco = 97 cm.

Se quiere modular un hueco de 97 cm de altura:

97 cm = 20 + 20 + 20 + 20 + 17 cm = (4 x 20) + 17 cm

En total tendremos que colocar 4 hiladas de bloque Termoarcilla normal, y una hilada con bloque Termoarcilla cortado con 16 cm de grueso, ya que el tendel de mortero será de 1 cm (16 + 1 = 17 cm).

Para modular en vertical, podemos contar con las piezas especiales de bloque Termoarcilla de 9 cm y de 14 cm de grueso.

  • Altura desde el dintel a la coronación del muro = 31 cm.

Se quiere modular el tramo de muro desde el dintel hasta la coronación siendo la altura de esta zona de 31 cm:

31 cm = 20 + 11 cm = 1 x 20 + 11 cm.

En total tendremos que colocar 1 hilada de bloque Termoarcilla normal, y una hilada con bloque Termoarcilla cortado con 10 cm de grueso, ya que el tendel de mortero será de 1 cm (10 + 1 = 12 cm).

Otra solución cortando bloques


Hue11.png
  • Altura hasta el antepecho = 160 cm

Se quiere modular el tramo de muro desde el suelo hasta el antepecho que es de 160 cm. de altura:

160 cm = 20 + 20 + 20 + 20 + 20 + 20 + 20 + 20 cm = 8 x 20 cm.

En total tendremos que colocar 8 hiladas de bloque Termoarcilla normal, sin necesidad de cortar piezas.

  • Altura del hueco = 100 cm

Se quiere modular un hueco de 100 cm de altura:

100 cm = 20 + 20 + 20 + 20 + 20 cm = 5 x 20 cm.

En total tendremos que colocar 5 hiladas de bloque Termoarcilla normal, sin necesidad de cortar piezas.

  • Altura desde el dintel a la coronación del muro = 20 cm.

Se quiere modular el tramo de muro desde el dintel hasta la coronación siendo la altura de esta zona de 20 cm:

20 cm = 1 x 20 cm.

En total tendremos que colocar 1 hilada de bloque Termoarcilla normal, sin necesidad de cortar piezas.

Hue12.png

Conclusiones:

Como hemos podido apreciar en estos dos ejemplos, siempre que sea posible, conviene que las dimensiones en altura de los muros sean múltiplos de una hilada (20 a 20,5 cm), por lo que de esta forma evitamos el corte de piezas.

El uso de las piezas cortadas en una hilada, supone un encarecimiento de la obra, pues al tener que realizar cortes se disminuye el rendimiento en la ejecución.

Además, se complica la ejecución en toda la obra, pues el empleo de hiladas con piezas cortadas o de otra dimensión (piezas de ajuste vertical 9 ó 14 cm de grueso) para realizar al modulación en un paño de fábrica, afecta a la totalidad de los muros, y no solo al paño que estamos modulando. Por este motivo, debe tenderse a unas dimensiones en vertical de muros con huecos que sean similares. De esta forma, se justifica aún más la conversión de las medidas en vertical a valores múltiplos de una hilada (20 a 20,5 cm).

Hue13.png


Modulación y ajuste horizontal

Seguiremos las reglas básicas descritas en la Unidad Replanteo y Modulación de los Muros Termoarcilla sobre modulación horizontal, teniendo en cuenta que el hueco supone un punto singular, y por lo tanto las piezas empleadas en la jamba del hueco han de ser estudiadas previamente en cuanto a su tipología (pieza de terminación, media, cortada).

No se recomienda la utilización de piezas cortadas en el plano de la jamba. La pieza que se coloque en la jamba del hueco, nunca será la última, pues al ser un punto singular será motivo de estudio en profundidad.

Esto se debe a que, al colocar la pieza del plano de la jamba en último lugar, con bastante probabilidad habrá que cortarla. En este caso la dimensión de la pieza podrá variar, y no coincidirá la cara de la pieza cortada con un tabique plano de la pieza.

Al tener que emplear gran cantidad de mortero para regularizar la testa de la pieza cortada, estamos creando un puente térmico.

No se recomienda el empleo de piezas cortadas en el plano de la jamba pues se crea un punte térmico


Independientemente del proceso de colocación seguido, lo más importante a la hora de realizar el ajuste horizontal de los huecos es conseguir la verticalidad en el plano de la jamba.

Hue15.png


La unión entre bloques en horizontal se realiza a través del machihembrado, no hay junta vertical de mortero. Como los bloques se colocan a tope entre sí, no podemos modular horizontalmente variando el espesor de la junta vertical de mortero.

La longitud del bloque Termoarcilla es de 30 cm. Por lo tanto, intentaremos que las dimensiones de longitud de los huecos sean múltiplos de 30 cm. De esta forma, reducimos el número de piezas cortadas a introducir en la hilada.

Ya que hay disponibles piezas medias de Termoarcilla (15 cm de longitud), también será válida la modulación horizontal con múltipos de esta dimensión (15 cm).

Hue16.png
Hue17.png


Reglas de ejecución de huecos en muros Termoarcilla

Esquemáticamente, el proceso constructivo a seguir para realizar un hueco, consta de los siguientes pasos:

1. Ejecución del antepecho: Levantar la fábrica hasta completar la altura del antepecho.

2. Ejecución de las jambas del hueco: Apoyándonos en los bloques ya colocados en el antepecho, iniciamos la apertura del hueco. Situar en hiladas sucesivas los bloques que delimitan el hueco horizontalmente, formando el plano de la jamba.

3. Ejecución del dintel. Para cerrar el hueco superiormente tenemos que colocar el cargadero, que es un elemento continuo que apoya en el telar. Es el elemento resistente sobre el que apoyan los bloques de las hiladas superiores, formando el dintel.

4. Colocación de la carpintería. Para cerrar el hueco colocaremos las puertas y ventanas que forman la carpintería. Si las ventanas se colocan a haces interiores o intermedios, debemos proteger el alféizar exterior contra la lluvia, para lo que tendremos que tomar las debidas precauciones.

Hue18.png


Ejecución del antepecho

  • Para evitar posibles fisuras en el antepecho de un hueco, podremos:
  • Armar los tendeles superiores del antepecho a ambos lados de la vertical de la jamba.

Para saber el número de armaduras necesarias conviene consultar al fabricante de las mismas.

Solución armando tendeles


  • Colocar malla de fibra de vidrio embebida en el revestimiento del antepecho.
  • Colocar juntas elásticas verticales en el revestimiento del antepecho.
Solución con junta vista


Ejecución de las jambas

Las jambas de un hueco las debemos resolver con distintas piezas. Necesitamos en cada una de las hiladas par e impar un tipo de pieza, pues debemos cuidar la traba, para que la separación entre juntas verticales sea mayor de 7 cm, intentando que sea de 15 cm.

Hue21.png


Si la carpintería consta de precerco, podemos colocarlo sobre el antepecho de manera que facilitamos la colocación de los bloques que constituyen la jamba del hueco.

Hue22.png


Vamos a indicar dos formas de resolver la apertura de huecos en un muro:

1. Empleando piezas especiales: Es la forma más recomendada, pues se obtiene una jamba perfectamente plana, siempre y cuando el proceso de ejecución sea el correcto. Además, al emplear estas piezas mejoramos los rendimientos en obra.

- Hilada par: piezas medias.
- Hilada impar: piezas de terminación.


Jamba del hueco empleando piezas especiales


2. Sin empleo de piezas especiales: Cuando no sea posible disponer de las piezas complementarias indicadas en el punto anterior, se podrán utilizar piezas cortadas y piezas base, que se regularizarán con mortero para darle planeidad a la jamba.

Esta solución no podrá emplearse, cuando el corte de la pieza no se realice coincidiendo con un tabiquillo transversal del bloque.

Llave


Esto es debido a que al emplear piezas cortadas sin aprovechar los tabiquillos interiores planos del bloque debemos rellenar con mortero las celdas donde se ha realizado el corte, reduciéndose las prestaciones mecánicas e incrementándose el riesgo de condensaciones en la zona de la cara interior del cerramiento próxima al encuentro con la carpintería.

- Hilada par: piezas base.
- Hilada impar: piezas cortadas de aproximadamente 15 cm de soga.
Detalle de apertura de huecos realizado sin empleo de piezas complementarias


En el caso de resolver la jamba sin empleo de piezas especiales hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones:

  • La testa de los bloques situada en la jamba se regularizará con mortero.
  • Es recomendable la colocación de mallas embebidas en el revestimiento de las jambas cuando se utilicen estas piezas.
  • En las hiladas con las piezas base, los machihembrados de los bloques no deben sobresalir del plano de la jamba. Las hembras se regularizarán con mortero.
  • No es recomendable cortar piezas con menos de 10 cm de longitud.
  • Cuando se corten las piezas, se procurará aprovechar los tabiquillos transversales de los bloques Termoarcilla, para conseguir que la testa sea plana.
  • Si fuera necesario realizar un cajeado, podrá hacerse una vez construida la jamba, con medios mecánicos. Esta solución permite alojar la carpintería reduciendo el puente térmico.
Cajeado en la jamba del hueco, para situar la carpintería


Ejecución del cargadero

El dintel es el elemento que define el cierre superior de un hueco. En esta zona del hueco encontramos un elemento fundamental que es el cargadero.

El cargadero es el elemento resistente continuo, que tiene mayor longitud que el hueco, para poder apoyar en el telar, y soportar la carga de los bloques de hiladas superiores, más la carga de los forjados, en el caso de muros de carga. Por este motivo, los cargaderos en los muros de carga serán más resistentes, que los cargaderos en muros de cerramiento, siendo imprescindible su dimensionamiento y armado adecuados a las cargas que tenga que soportar.

Este elemento es muy importante, y su mala ejecución puede provocar problemas muy graves, por lo que se seguirán las recomendaciones que se indican a continuación:

Las longitudes de apoyo de los cargaderos no deben ser excesivas, para evitar momentos de empotramiento que comporten concentraciones de carga importantes en la jamba.

Hasta las luces de 1,5 m, el dintel deberá apoyarse 1/5 de la luz por cada lado, y como mínimo 15 cm en cerramientos no portantes y 30 cm en muros portantes.

Para estas luces no es necesaria la comprobación mediante cálculo. Para luces mayores de 1,5 m, el apoyo del cargadero sobre el muro deberá justificarse mediante cálculo.

Hue27.png


Hue28.png


Los cargaderos, deben tener una rigidez adecuada (cantidad suficiente de armadura) y un canto suficiente.

Armadura del cargadero para obtener suficiente rigidez


El revestimiento situado sobre los dinteles, se armará con malla de fibra de vidrio prolongándola una longitud superior a 20 cm por encima del final del dintel y realizando un goterón en la cara inferior del mismo.

Revestimiento sobre el dintel de un hueco


En el caso de disponer un pre-cargadero en la hilada inferior al cargadero del hueco, con el fin de organizar la caja de la persiana en los capialzados, éste podrá tener una zona de apoyo menor (15 cm), debiendo disponerse en cualquier caso el apoyo del cargadero siguiendo los criterios del punto anterior.

Apoyo del cargadero en el muro en el caso de disponer un pre-cargadero


Cuando tengamos dos huecos muy próximos entre sí, es decir, separados por un machón inferior a 3 1/2 piezas (105 cm), el cargadero puede ser pasante, disponiéndose una única pieza corrida común a los dos huecos.

Cargadero común a varios huecos muy próximos


En un muro de carga, el ancho del dintel ha de ser tal que los bloques superiores apoyen sobre el cargadero al menos 2/3 del espesor del muro.

Apoyo de los bloques sobre el cargadero


Es decir, en un muro de carga de 29 cm, el espesor mínimo del cargadero a utilizar será de 2/3 x 29 cm = 19 cm

Los apoyos de dinteles, machones y zonas del muro que descansan sobre los cargaderos pueden reforzarse empleando armaduras de tendel.

Hue34.png


Si existe riesgo de condensaciones en la pieza en U debido a un coeficiente de transmisión de calor K desfavorable, se puede mejorar su comportamiento mediante la colocación de un material aislante en el interior de la pieza por el lado exterior. Sin embargo, esta última solución puede presentar problemas de ejecución en obra, y además con ella el frontal de la pieza en U no colabora mecánicamente con el dintel de hormigón armado.

Material aislante en el cargadero para evitar puentes térmicos


Tipos de cargadero a utilizar

Podemos utilizar alguna de las soluciones que mencionamos a continuación.

No obstante debemos tener en cuenta, que los cargaderos representan un punto crítico con respecto al aislamiento térmico, por lo que algunas soluciones de las indicadas son mejores que otras en cuanto a este tema.

1. Piezas de dintel en forma de U, de cerámica aligerada Termoarcilla, en las que se colocará la armadura y el hormigón en obra. Esta solución es la más recomendada en el caso de huecos de hasta 2 metros. Tiene suficiente aislamiento térmico ya que tiene material cerámico en el frente.

Cargadero con la pieza en U de Termoarcilla


2. Ejecución de un cargadero armando los tendeles y utilizando piezas de ajuste vertical de 9 cm. Para definir el armado consultar manuales de fabricantes de armaduras o normativa aplicable. Esta solución no debe aplicarse para huecos mayores de 2 metros y es más favorable en el caso de muro de cerramiento.

Hue37.png


3. Colocación de un perfil metálico en T, en posición invertida, forrado con plaquetas o piezas cortadas de Termoarcilla, por ambos lados; el ala del perfil no penetrará hasta la cara interior del muro, entregándose contra el premarco para evitar un posible puente térmico.

Cargadero con perfil metálico en muro Termoarcilla de 29 cm con caja de persiana
Cargadero con perfil metálico en muro Termoarcilla de 24 cm


4. Colocación de vigueta prefabricada pretensada de hormigón de canto suficiente. Esta solución es bastante cómoda, pues el canto de estas viguetas es de 18 cm, medida muy próxima al altura de los bloques Termoarcilla. En función del espesor del muro, y de la colocación de caja de persiana, podremos colocar una o dos viguetas. Cuando se utilice esta solución tendremos que adoptar alguna medida que evite el puente térmico que supone el empleo de piezas de hormigón, pues si no se hiciera aparecerían condensaciones superficiales en el interior del muro. Por ejemplo serviría la colocación de plaquetas cerámicas en el exterior, revestimientos aislantes, etc.

Cargadero con vigueta prefabricada pretensada de hormigón


5. Cargadero de hormigón fabricado in situ, forrado con material aislante, como pueden ser las plaquetas Termoarcilla u otras soluciones que empleen materiales aislantes y con una estabilidad adecuada.

Cargadero de hormigón fabricado “in situ”


6. Vigueta cerámica armada, que además puede también servir de plaqueta en el frente del forjado.

Cargadero con vigueta cerámica armada
Hue43.png


Tipos de cargadero con caja de persiana

La caja de la persiana representa un punto crítico con respecto al aislamiento térmico, como consecuencia de la disminución del espesor del muro, de las filtraciones de aire a través de la apertura de paso de la persiana y de las aberturas de manejo. Por lo tanto se recomiendan los siguientes aspectos:

  • El hueco para la caja de la persiana puede materializarse empleando un pre-cargadero con piezas de dintel de Termoarcilla de 10 cm, permitiendo un adelgazamiento del muro suficiente, detrás del cual se colocará un sistema compacto de caja de persiana. Este dintel deberá tener 15 cm más de longitud en cada lado, para su apoyo en el muro.
Sección de un hueco de ventana con caja de persiana


  • Las juntas de la caja y su unión con la obra deben ser estancas; las cajas deben ser resistentes a la humedad y tener el aislamiento térmico y acústico necesario.
  • En el caso de no disponer de piezas U de 10 cm, se podrán utilizar las siguientes soluciones:
- Solución con perfil metálico.
Perfil metálico para el pre-cargadero, permitiendo la colocación de la caja de persiana


- Solución con piezas L de cerámica armada, siempre que resista el peso de las hiladas superiores.
Piezas en L cerámicas para poder colocar en el muro la caja de persiana


Esta solución es válida, cuando las soluciones descritas anteriormente con precargadero con piezas de dintel de Termoarcilla de 10 cm, o con perfil metálico no permitan la colocación de la caja de persiana, debido al tamaño de ésta.

Hue47.png


- Soluciones con otros materiales, cuyo diseño y ejecución permita alcanzar las prestaciones mecánicas necesarias y sea compatible con los movimientos de la fábrica.

En esta zona el revestimiento se armará, siempre que sea posible para prevenir posibles fisuraciones por cambio de material y/o de sección de soporte. Además se tendrá en cuenta la posible aparición de puentes térmicos, y en su caso la adopción de medidas que lo eviten.

Algunos ejemplos son:

- Solución con cajas de persiana prefabricada. Esta solución está recomendada sobre todo en el caso de muros de cerramiento, o en muros paralelos a la dirección del forjado en estructura con muros de carga, ya que no tiene capacidad portante, y no podría soportar el peso del forjado.
Cargadero con caja de persiana prefabricada


- Colocación de vigueta prefabricada pretensada de hormigón de canto suficiente.
- Colocación de caja de persiana al interior, y vigueta al exterior.

Debemos tener precaución con esta solución, pues recordamos que en un muro de carga, el ancho del cargadero ha de ser tal que los bloques superiores apoyen sobre el cargadero al menos 2/3 del espesor del muro.

En el interior nos queda espacio suficiente como para introducir la caja de persiana


Arcos y ventanas redondas

  • La ejecución de dichos elementos requiere el corte específico de las piezas base que deberá estudiarse en cada caso concreto.
  • Deberán seguirse las recomendaciones sobre el corte de los bloques Termoarcilla y ejecución de las juntas verticales de mortero en muros exteriores.
  • Dada la singularidad de estas unidades, se puede emplear ladrillo como formato más asequible para realizar superficies curvas, siempre y cuando se tenga en cuenta la penalización del aislamiento (puente térmico) que se producirá en este punto.

Colocación de la carpintería

La carpintería es uno de los elementos más delicados del cerramiento, ya que se pueden producir problemas de filtración agua-viento por ella, o en su unión con la fábrica.

Sección de un hueco de ventana con y sin persiana
Planta de un hueco de ventana


Para colocar la carpintería se seguirá el siguiente proceso:

1. Colocación del precerco

El precerco es el conjunto de perfiles fijos de madera o metálicos, que se interponen entre la ventana y el hueco para mejorar y facilitar su anclaje. Su misión es la de soportar el cerco de la ventana y facilitar el replanteo del hueco.
Para fijarse al hueco, el precerco tiene unas patillas de anclaje y unas escuadras para impedir su deformación antes y durante su puesta en obra.
El precerco debe recibirse en la fábrica y debe ajustarse perfectamente a los telares del hueco, al alféizar y a la cara inferior del dintel.
Debe interponerse una barrera impermeable entre la cara superior del antepecho del hueco y el vierteaguas, que se ajuste al precerco de la carpintería. Dicha barrera impermeable debe cubrir el ángulo de encuentro entre los telares y la cara superior del peto del hueco.
Hue52.png


2. Colocación del cerco

El cerco es el conjunto de perfiles fijos de una ventana que quedan en contacto con el precerco o directamente con la fábrica. Lo normal es que nos suministren las ventanas totalmente montadas de fábrica, de tal forma que la colocación en obra sólo suponga su fijación al precerco. Su función es la de mantener la fijación de la ventana y recibir los elementos de sustentación de las hojas.
El cerco se coloca sobre el precerco.
El precerco quedará oculto y aparecerá una junta entre el cerco y la fábrica revestida.

3. Sellado de la junta

Esta junta debe sellarse siempre, para crear una barrera que impida el paso del agua, aire, polvo, etc. El sellado se hace aplicando una masilla de poliuretano.
Las superficies sobre las que se aplica esta masilla deben estar limpias.
Para que el sellado sea efectivo, la masilla debe penetrar perfectamente por la junta. Para ello, el cordón de masilla de sellado tendrá un altura de 6 a 8 mm.
Los cordones de sellado se revisarán cada cierto tiempo para comprobar que continúan siendo efectivos, y en caso de no serlo, sustituirlos.

La ventana se puede colocar a haces interiores, exteriores o en el medio del muro.

Carpintería colocada a haces exteriores


Normalmente la carpintería se colocará a haces interiores, o en posición intermedia, por lo que el alféizar está expuesto a las inclemencias del tiempo. Por este motivo se pueden producir filtraciones de agua por el alféizar, de modo que habrá que impermeabilizar esta zona.

Algunas recomendaciones de ejecución, para evitar posibles infiltraciones de agua en el alféizar, son las siguientes:

  • Se colocará una membrana impermeable debajo, a los lados y detrás del vierteaguas, fijándola a la fábrica. También se podrá utilizar un mortero impermeabilizante.
  • El alféizar tendrá una pendiente superior al 10% para evacuar el agua.
  • El alféizar puede rematarse con vierteaguas de distintos materiales: piedra, hormigón, cerámica, metal, etc cumpliendo su función cuando el agua es evacuada rápidamente.
  • El vierteaguas estará provisto de un goterón y deberá sobresalir unos 4 cm aproximadamente respecto al plano del muro. De este modo se evita que el agua discurra sobre la fachada o el hueco.
  • Es recomendable utilizar vierteaguas con rebordes laterales.


Ejecución del alféizar
Carpintería colocada a haces interiores
Hue56.png


Artículos Relacionados

Publicidad
Publicidad
Publicidad
¡Pide tu presupuesto Gratis!