Estás en Construmática » Construpedia

Características del Bloque Termoarcilla

De Construpedia

Hispalyt logo.jpg Nota: Este artículo ha sido creado gracias a la Hispaliyt - Asociación Española de Fabricantes de Ladrillos y Tejas de Arcilla Cocida.) en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido está disponible en el sitio web de Hispalyt

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derecho de Autor.


Contenido

Proceso de fabricación de los bloques Termoarcilla

El proceso de fabricación del bloque Termoarcilla es similar al de cualquier material cerámico (ladrillos, tejas, bovedillas, etc) exceptuando la adición de componentes granulares en la masa arcillosa durante el amasado de la misma.


Estos componentes granulares que se añaden a la masa arcillosa, suelen ser: bolitas de poliestireno expandido (porexpan), residuos vegetales, etc.

Bloque5.png


Los materiales cerámicos obtienen su resistencia tras un proceso de cocción, a temperaturas mayores de 850º C. Al alcanzar estas temperaturas tan elevadas, los componentes granulares que se habían añadido a la arcilla desaparecen, dejando en su lugar un hueco, que da al bloque Termoarcilla el aspecto punteado que le caracteriza.

Bloque6.png


Esta multitud de cráteres o huecos, confieren a la pieza una porosidad controlada y uniforme que aporta una serie de características que vamos a analizar.

Bloque7.png


Características físicas del bloque Termoarcilla

Los bloques Termoarcilla están diseñados de tal forma que permiten una colocación cómoda, un ahorro de mortero considerable y unos rendimientos en obra mejores que los de otros tipos de fábrica. Esto se debe a que posee las siguientes características:

Poros

Los poros son pequeños huecos en la masa del bloque. Como explicamos en el apartado de fabricación de los bloques, en la masa arcillosa se añaden materiales granulares, que al pasar por el horno a altas temperaturas se volatilizan, quedando en su lugar unos pequeños huecos. Estos huecos, son los poros a los que nos referimos, y le dan al bloque un aspecto punteado.

Bloque8.png


Perforaciones

Los bloques Termoarcilla son perforados, es decir, tienen muchas perforaciones en la tabla, con una forma singular. Pero lo importante, es que tiene una gran cantidad de ellas en el sentido de transmisión del calor.

Además en el interior de los bloques existen dos perforaciones mucho mayores que el resto. Su función es la de facilitar el manejo de los bloques, pues se pueden introducir los dedos en estos agujeros y así levantar las piezas cómodamente. Este gran número de perforaciones, permite conseguir unos buenos resultados de aislamiento térmico y acústico como veremos más adelante, en este mismo tema.

Bloque9.png


Dimensiones

El bloque Termoarcilla tiene grandes dimensiones. Esto conduce a que los muros se construyen con menor número de juntas de mortero, y por lo tanto se reducen los puentes térmicos. La pieza principal de la serie concebida para desarrollar los muros, denominada pieza base, tiene nas medidas modulares de 30 cm de longitud y 19 cm de altura, presentándose con varios espesores (14, 19, 24 ó 29 cm). El espesor de la pieza coincide con el del muro, pues normalmente se construyen muros de una sola hoja.

Bloque10.png


Machihembrados

Los bloques Termoarcilla tienen las testas machihembradas, permitiendo el encaje entre ellos, sin necesidad de colocar mortero en la junta vertical. Por este motivo ahorramos mortero, y tenemos mayores rendimientos de puesta en obra.

Bloque11.png


Piezas especiales

Existen piezas complementarias de Termoarcilla, para resolver puntos singulares, sin necesidad de cortar en obra. De esta forma se mejoran los rendimientos de colocación.

Además, el bloque Termoarcilla tiene la marca AENOR, por lo que cumple los requisitos que se exigen en la norma UNE de Bloques Cerámicos de Arcilla Aligerada. Por lo tanto se trata de un producto de calidad certificada.

Bloque12-a.png
Bloque12-b.png


Características técnicas de los bloques Termoarcilla

A la hora de elaborar un proyecto de edificación, el arquitecto deberá utilizar productos que cumplan una serie de requisitos establecidos por la ley. Para el caso de la construcción, existen unas Normas Básicas de la Edificación que son de obligado cumplimiento.

Las NBE más importantes para el tema que nos ocupa, son las siguientes:

  • NBE-CT.-79. Condiciones térmicas en los edificios.
  • NBE-CA.-88. Condiciones acústicas en los edificios.
  • NBE-CPI-96. Condiciones de protección contra incendios en los edificios.

El futuro Código Técnico de la Edificación, incluirá toda la normativa sobre edificación, basada en las actuales NBE, pero con modificaciones y actualizaciones.

Las características técnicas que vamos a explicar acerca del bloque Termoarcilla, se han considerado por la obligación de tener que cumplir unos mínimos marcados en esta normativa.

Resistencia mecánica

La resistencia mecánica de un muro se refiere a tres conceptos: resistencia a compresión, resistencia al corte y resistencia a flexión. Éstos, se explican en el capítulo dedicado a conceptos estructurales.

La fábrica de bloque Termoarcilla se comporta en este aspecto de modo similar a la fábrica de ladrillo perforado. Esto se debe a dos razones fundamentales:

  • La resistencia media a compresión de los bloques Termoarcilla alcanza valores equivalentes al de muchos ladrillos perforados, normalmente utilizados para fábricas resistentes. Según la norma UNE de Bloque Cerámico de Arcilla Aligerada, los bloques tendrán una resistencia a compresión mayor de 50 kg/cm2.
  • La perfecta unión con el mortero, debido a la excelente adherencia con la cerámica, y la trabazón entre las piezas, gracias al cosido que produce la penetración parcial del mortero en las múltiples perforaciones del bloque.
Bloque13.png


La junta vertical sin mortero no afecta a la resistencia a compresión vertical, y sólo penaliza la resistencia al corte. La resistencia al corte es menor en muro de bloque Termoarcilla que en un muro de ladrillo, aunque esta diferencia es pequeña, entre un 5% y un 20% según la resistencia del mortero.

La resistencia de un muro construido con Termoarcilla depende de la resistencia a compresión del bloque y de la resistencia compresión del mortero empleado en las juntas horizontales (tendeles).

Este parámetro es fundamental en el caso de muros de carga. Si un muro tiene poca resistencia, al apoyar sobre él el forjado y los muros de las plantas superiores puede fisurarse y llegar a romperse.

La resistencia mecánica de un muro aumenta al incrementar el espesor del mismo.

Para conseguir un muro con una adecuada resistencia mecánica, no es suficiente utilizar materiales resistentes, también hay que ejecutarlo correctamente. Vamos por tanto, a señalar unas recomendaciones de ejecución:

  • Humedecer los bloques Termoarcilla antes de su colocación. Si no lo hiciéramos, estaríamos disminuyendo la resistencia mecánica del muro, debido a la deshidratación del mortero de unión durante el proceso de fraguado. Por incumplimiento de esta condición, podemos disminuir drásticamente la resistencia del muro, tanto a compresión como a tracción.
Bloque14.png
  • Colocar los bloques verticalmente, no a restregón, uniendo a tope los machihembrados de las testas. Si quedaran separados los bloques entre sí, la resistencia a esfuerzos horizontales se penalizaría gravemente.
Bloque15.png
  • Extender una cama de mortero de unos 3 cm de espesor, para que al colocar los bloques en la hilada, quede un tendel de 1 a 1,5 cm. Espesores mayores reducen la resistencia mecánica del muro.
Bloque16.png
  • En muros exteriores de Termoarcilla de una sola hoja, ejecutar el tendel discontinuo formando dos bandas de mortero. Este espacio será de unos 5 cm antes de colocar el bloque, para que una vez asentado el mismo quede una separación entre bandas de mortero de unos 2 cm. Si esta separación entre bandas fuera mayor que la mencionada, estaríamos disminuyendo la resistencia del muro.
  • En muros exteriores en los que sea necesaria la mejora de las prestaciones mecánicas (fk) o acústicas (aislamiento al ruido aéreo), se puede considerar su ejecución con junta continua, teniendo en cuenta las condiciones climáticas y de exposición de cada fachada.

De acuerdo con los ensayos realizados en muros ejecutados con junta continua y junta interrumpida, se ha observado:

  • La influencia de la junta continua o interrumpida es mínima en cuanto al comportamiento térmico (resistencia térmica interna y coeficiente de transmisión térmico).
  • Con la presencia de la junta continua no se aprecian temperaturas superficiales más bajas que en el caso de junta interrumpida. En ambos casos la diferencia de temperatura superficial entre la zona de la junta y la zona del bloque, es mínima. La presencia del revestimiento interior minimiza el efecto del puente térmico producido por la junta continua.
  • A nivel higrotérmico no existen evidencias de que exista un comportamiento diferenciado del muro por efecto de la junta de mortero, cuando su ejecución es interrumpida o continua.
Con objeto de disponer en los tendeles suficiente cantidad de mortero, situar una regla de 3 x 5 cm. en posición central en la hilada. Retirar la regla para proceder a la colocación de los bloques
Bloque18.png
Bloque19.png


  • En muros interiores o muros de dos hojas, la junta horizontal de mortero (tendel) será continua.
Bloque20.png


Bloque21.png


  • Golpear los bloques con una maza de goma, para colocarlos en su posición, haciendo penetrar el mortero de la junta en las perforaciones. Si no se hiciera así disminuiríamos la resistencia mecánica de la fábrica.

Comportamiento ante el fuego

El comportamiento frente al fuego de los materiales de construcción se refiere a dos aspectos:

  • Reacción al fuego. Tiene en cuenta el comportamiento térmico y mecánico de los muros. Es decir, un muro sometido a un incendio debe aguantar suficiente tiempo en pie, soportando las cargas de los forjados, para la evacuación del edificio antes de un posible derrumbe.
  • Resistencia ante el fuego. Tiene en cuenta la combustibilidad y el peligro de emisión de gases tóxicos, explosión, etc.

Con respecto a la reacción ante el fuego, Termoarcilla está clasificadao como M 0, pues un bloque Termoarcilla no emite gases ni humos en contacto con la llama.

Con respecto a la resistencia al fuego, el valor es alto para cualquier espesor de muro Termoarcilla. Los muros construidos con Termoarcilla son más resistentes al fuego que muros construidos con otros materiales.

Bloque22.png


La NBE-CPI-96 establece unos valores mínimos de resistencia al fuego para las estructuras, en unción del uso que vaya a hacerse de ellas.

En los muros Termoarcilla, ya disponemos de una adecuada resistencia al fuego, por lo que no sería necesario citar recomendaciones específicas de ejecución. Sin embargo, en puntos como juntas de movimiento, o apoyo del forjado en el muro, en los que introducimos otros materiales, éstos deberán ser también resistentes al fuego.

Aislamiento acústico

El aislamiento acústico de un elemento de construcción es la característica por la que se reduce la transmisión de energía acústica a través de él. Es decir, un muro es un buen aislante acústico si separa dos habitaciones, y en una no se oye el ruido que se produce en la otra.

Todos hemos comprobado alguna vez lo molesto que es el ruido que se escucha en nuestra habitación por las ambulancias del exterior, la música o el taconeo del vecino de arriba, el ruido del ascensor, o los gritos de alguien de nuestra familia en la habitación de al lado.

Al construir un edificio es muy importante que los muros tengan un aislamiento suficiente al ruido aéreo, que es el que se transmite por el aire.

El aislamiento acústico se mide en una unidad que es el decibelio A (dBA). Así, un muro puede tener 47 dBA de aislamiento acústico al ruido aéreo.

Cuanto mayor sea el valor de este parámetro en un muro, más aislante será, y por lo tanto menos se escuchará el ruido generado en los recintos contiguos.

En la NBE-CA-88 se establecen unos niveles mínimos de aislamiento acústico para los muros, dependiendo de su uso:

  • Particiones interiores:
30 dBA si separan áreas de un mismo uso.
35 dBA para las que separan áreas de usos distintos.
  • Paredes separadoras de usuarios disintos: 45 dBA.
  • Paredes separadoras de zonas comunes interiores: 45 dBA.
  • Fachadas: 30 dBA.

En el caso de ruidos aéreos, el aislamiento acústico de una pared depende de la masa, del módulo de elasticidad y del amortiguamiento.

Las paredes de bloque Termoarcilla mejoran en 2 dB su comportamiento respecto a otras de masa equivalente, ya que la porosidad reduce el módulo de elasticidad de la arcilla cocida, al mismo tiempo que aumenta el amortiguamiento.

Los valores de aislamiento a ruido (en dBA) de muros de diferentes espesores construidos con bloque Termoarcilla, enfoscando el muro por una cara con 15 mm de mortero de cemento y enluciendo por la otra cara con 15 mm de yeso, se encuentran recogidos en la siguiente tabla:

Bloque23.png

Como era de esperar, cuanto mayor es el espesor del muro más aislante acústico será.

Para conseguir un buen aislamiento acústico en un muro construido con bloque Termoarcilla es muy importante una buena ejecución. Por ello vamos a señalar una recomendación:

  • Colocar los bloques en la hilada uniendo a tope los machihembrados de las testas. Si quedaran separados los bloques entre sí, estaríamos creando puentes acústicos, es decir, zonas muy desfavorables en las que el sonido se transmite fácilmente.


Aislamiento térmico

El aislamiento térmico de un cerramiento es la característica por la que se reduce el flujo de calor que espontáneamente se transfiere desde el ambiente más caliente al más frío. Es decir, esta característica se estudiará fundamentalmente en los muros de cerramiento que son los que están sometidos al ambiente exterior, al frío en invierno y al calor en verano.

Lo interesante para una edificación es que los muros exteriores sean tales, que en invierno cuando hace frío, sean capaces de evitar que el calor que se genera por la calefacción, no se escape a través de los muros hacia el ambiente exterior. Igualmente en verano, cuando hace mucho calor en el exterior, queremos que los muros eviten la transmisión de este calor al interior de la vivienda.

La característica que indica que un material es bueno para conseguir las condiciones citadas anteriormente es el aislamiento térmico. Para medir esta propiedad se utilizan dos parámetros: el coeficiente de transmisión de calor (K) y la conductividad térmica (λ).

Vamos a definir estos parámetros:

CONDUCTIVIDAD TÉRMICA λ : es la cantidad de calor que pasa en la unidad de tiempo a través de un área de 1 m2 en una pared de un metro de espesor, cuando entre las dos caras de esta pared existe una diferencia de temperaturas de 1ºC.

Este valor es característico para cada material. Es decir, existe del vidrio, de la arcilla, del mortero, etc.

COEFICIENTE DE TRANSMISIÓN DE CALOR K: es el flujo de calor que atraviesa un muro, por unidad de superficie y por grado de diferencia de temperatura entre dos ambientes. Este valor se calcula para un muro, y por tanto se tienen en cuenta los distintos materiales constitutivos.

Para el cálculo del K de un muro, se tendrán en cuenta los materiales, y además el espesor de cada uno de ellos. Ejemplo: 1,5 cm enfoscado de mortero + 24 cm muro de ladrillo perforado + 3 cm cámara de aire + 2 cm lana de roca colocada en esta cámara + 8 cm tabique de ladrillo hueco + 1,5 cm enlucido de yeso.

Ejemplo de muro multicapa


En todo proyecto deberá justificarse el valor del KG (coeficiente de transmisión térmica global del edificio), que es el valor de K teniendo en cuenta todos los elementos de la edificación en los que hay transmisión de calor (ventanas, forjados, etc).

La norma NBE-CT-79 establece las condiciones térmicas exigibles a los edificios. Limita las transmisiones de calor a través de calor mediante KG.

Cuanto MAYOR sea el valor de KG, PEOR será el cerramiento desde el punto de vista térmico.

Cuanto MAYOR sea el valor de K (coeficiente de transmisión de calor), PEOR es el muro, pues es menos aislante térmico.

Cuanto MAYOR sea el valor de λ (conductividad térmica), PEOR es el material desde el punto de vista térmico.

En la siguiente tabla se recogen los coeficientes de transmisión de calor, K, así como las conductividades térmicas equivalentes, λeq, de muros tipo fabricados con bloque Termoarcilla de distintos espesores, construidos añadiendo un enfoscado exterior de cemento de 1,5 cm de espesor y un enlucido de yeso interior de 1,5 cm de espesor:

Bloque28.png


Como puede apreciarse en la tabla, es mejor un muro de Termoarcilla de 29 cm de espesor que uno de 14 cm, pues el valor de K es mayor en el muro de 14 cm. Es decir, es mejor un muro desde el punto de vista del aislamiento térmico cuanto mayor sea su espesor y cuantas más cámaras de aire contenga.

El empleo del mortero aislante en los tendeles supone una mejora de, al menos, un 5% en los coeficientes de transmisión de calor de los muros de bloque Termoarcilla.

Para mejorar el aislamiento térmico es interesante tener muchas cavidades de aire en el muro. Por eso, hasta ahora, los muros exteriores se resolvían con muros multicapa, es decir dos hojas de muro de fábrica en la que se intercala una cámara de aire, en la que puede o no situarse un material aislante (espuma de poliuretano, lana de roca, poliestireno expandido, etc).

Muros multicapa con aislante intermedio


La revolución que ha supuesto el bloque Termoarcilla, es que con muros de una sola hoja, se consigue el mismo aislamiento térmico que con la solución multicapa. Esto se debe a la gran cantidad de perforaciones en la tabla que tienen los bloques, en el sentido de transmisión del calor, que supone la creación de un gran número de celdillas de aire que aumentan el aislamiento térmico. Además, como ya se explicó en el apartado de características físicas de los bloques, existen unos poros (pequeños agujeros) en la masa del bloque, que favorecen el aislamiento térmico. Podemos además apreciar que la junta vertical seca (sin mortero), ayuda a mejorar aún más el aislamiento térmico.

La junta vertical seca (sin mortero), ayuda a mejorar aún más el aislamiento térmico (entre un 7 % y un 18 %)


Esto conduce a la creación de los muros exteriores con sólo una hoja. Es decir, no es necesario construir muros como los descritos anteriormente, con dos hojas de ladrillo, y cámara de aire con material aislante. Con un solo muro de bloque Termoarcilla se puede conseguir un aislamiento térmico suficiente.

Muros Termoarcilla de una sola hoja, como alternativa a los muros multicapa, dado su elevado aislamiento térmico


Para conseguir un buen aislamiento térmico en un muro construido con bloque Termoarcilla es muy importante una buena ejecución. Por ello vamos a señalar algunas recomendaciones:

Tendel discontinuo en muros exteriores


  • Cuando sea necesario cortar bloques Termoarcilla para completar un muro exterior, se realizará una junta vertical de mortero, colocando dos cordones exteriores y dejando el espacio central libre.
Colocación de pieza base cortada en muro exterior


  • En muros de dos hojas en que uno de ellos sea de Termoarcilla, no es necesario aplicar el mortero del tendel en dos bandas, pues ya existe la cámara intermedia entre los dos muros, y la junta de mortero será continua.
Junta horizontal continua en muros de doble hoja con bloque Termoarcilla


Impedancia térmica

El comportamiento térmico de los cerramientos y en general de todos los elementos que forman parte de los edificios es muy importante, dado que afecta al uso racional de los recursos energéticos y a las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Se ha comprobado que las edificaciones muy ligeras se calientan y enfrían rápidamente y que las muy pesadas requieren mucho tiempo para conseguirlo. Mientras que las primeras abandonan pronto las condiciones de confort, las pesadas conservan éstas mucho más tiempo.

Para poder cuantificar este fenómeno se emplea el concepto de impedancia térmica, que define la transferencia de calor de un cerramiento en estado dinámico. Este concepto permite cuantificar e interpretar correctamente el comportamiento inercial de los cerramientos y en general de los materiales de construcción.

Debido a la dificultad de medir el comportamiento inercial de los elementos de construcción, la impedancia térmica no es utilizada por la normativa actual NBE-CTE- 79 “Condiciones térmicas en los edificios”, aún siendo imprescindible en el análisis energético de los edificios. Esta normativa considera la transmisión de calor de los cerramientos en régimen estacionario.

Los cálculos de transmisión de calor de los cerramientos en régimen estacionario consideran temperaturas constantes en el interior y en el exterior. Es decir, no se considera la variación de temperatura con el tiempo.

Régimen estacionario: Temperaturas constantes en el interior y en el exterior


Para el cálculo de la transferencia de calor de un cerramiento en estado estacionario se utiliza habitualmente el Coeficiente de Transmisión de Calor K.

Para el cálculo del Coeficiente de Transmisión de Calor de un cerramiento compuesto por distintos materiales, se emplea la expresión de la norma NBE-CT-79. Para ello necesitamos conocer los espesores y conductividades térmicas de cada uno de los materiales que forman el cerramiento.

Bloque36.png


Al calcular la transmisión de calor en régimen dinámico se considera la variación de temperatura del ambiente exterior. Estas variaciones de temperatura influyen en el comportamiento del cerramiento.

Para cuantificar este fenómeno, existe el concepto de Impedancia Térmica Z.

Régimen dinámico: Considera la variación de temperatura del ambiente del exterior


Desde que el hombre utilizó las cuevas para defenderse de las inclemencias del clima, para la crianza de sus vinos o la conservación de sus alimentos, ha venido aprovechando la inercia térmica de su entorno. Es bien sabido que si se dispone de un espesor de tierra considerable, el calor no entra en las bodegas y la temperatura en ellas se mantiene prácticamente constante y muy próxima a la emperatura media de la zona. Esto es debido a que la impedancia térmica que presentan las paredes de las cuevas es tan grande que atenúa y filtra la onda térmica ambiental hasta rectificarla casi en su totalidad.

Bloque38.png


Las perturbaciones térmicas debidas a una ráfaga de viento o al paso de una nube que oculta los rayos solares, son retenidas por cualquier cerramiento que actúa como filtro para las grandes recuencias, esto es, para cambios muy rápidos de temperatura o radiación. Sin embargo, se requieren cerramientos muy inerciales para hacer lo mismo con las ondas diarias u olas de calor y frío de varios días, que son de verdad muy temidas por los buenos diseñadores de climatización.

Bloque39.png


Experimentalmente el valor de la Impedancia Térmica y del Desfase se obtiene conociendo la evolución temporal de la temperatura exterior e interior del muro y el flujo de calor que lo atraviesa. El muro atenúa la variación de temperatura exterior y tarda un tiempo en transmitir dicha variación a la zona interior.

Representación gráfica de la amplitud del flujo de calor, la amplitud de la temperatura exterior y el desfase

El desfase es el tiempo que tarda en penetrar la temperatura exterior al interior del cerramiento. Este valor lo obtenemos gráficamente de comparar la temperatura ambiente exterior y la temperatura de superficie interior del muro. Cuanto mayor sea el valor del desfase, mejor será su comportamiento térmico.

La impedancia térmica es el cociente de la amplitud de la onda de temperatura exterior y la amplitud de la onda del flujo de calor.

Impedancia térmica


Cuanto mayor sea el valor de la impedancia, mejor será su comportamiento térmico.

Existe un paralelismo entre la transmisión de calor a través de un muro y la corriente de un circuito eléctrico.

Impedancia térmica y defase

Siendo:

|Z| Impedancia térmica (m2.ºK/W)

δ desfase de la onda (horas)

R Resistencia térmica (m2.ºK/W)

? frecuencia de la onda (rad/seg)

C Capacidad térmica (J/m2.ºK)


Un muro Termoarcilla tiene un comportamiento térmico muy diferente al de un muro aislante convencional.

En verano, con el muro Termoarcilla evitaremos que en las horas centrales del día la temperatura del edificio se dispare. Gracias a la inercia térmica del muro conseguiremos una temperatura interior estable y un máximo confort.

En invierno, el muro Termoarcilla acumula calor en las horas en que luce el sol y lo distribuye a lo largo del día. De este modo minimiza las necesidades de calefacción del edificio y evita el enfriamiento nocturno.


Impermeabilidad al agua de lluvia

Aunque el bloque Termoarcilla se comporta mejor que otros materiales con respecto al paso de la humedad, no debemos olvidar que la impermeabilidad al agua de lluvia de la fábrica queda confiada al recubrimiento externo.

Revestimiento de los muros termoarcilla


Dicho recubrimiento debe ser cuidadosamente ejecutado para evitar cualquier tipo de fisuración, especialmente entre distintos elementos. En ese sentido se hacen las siguientes recomendaciones de carácter general:

  • Si los revestimientos son monocapa, deben colocarse solamente aquellos que cumplan las normas de calidad correspondientes, siguiéndose paso a paso las recomendaciones del fabricante.
  • Si los revestimientos son tradicionales, es recomendable su ejecución en varias capas.
  • Se aconseja utilizar refuerzos con mallas de fibra de vidrio o metálicas, que embebidas en el revestimiento eviten la posibilidad de fisuración.
Mallas de fibra de vidrio en el revestimiento


Bloque45.png


  • Es recomendable humedecer el soporte antes de aplicar el revestimiento, en especial con tiempo caluroso y seco.
La fábrica de bloques se humedece previamente para que el enfoscado pueda fraguar correctamente


  • También se aconseja utilizar juntas elásticas entre distintos materiales (hormigón y cerámica, por ejemplo), o en zonas donde puedan preverse deformaciones importantes.
Bloque47.png

En el caso de utilizar un revoco tradicional de mortero, además se aplicará una buena pintura exterior, que deberá ser algo elástica, para que sea capaz de cerrar pequeñas fisuras del revestimiento. Para que la aplicación de la pintura sea efectiva, deberá extenderse dejando transcurrir el mayor tiempo posible desde el endurecimiento del revoco, para poder cerrar las posibles fisuras que aparezcan en el mismo.

Para conseguir una buena impermeabilidad al agua de lluvia en un muro construido con una única hoja de bloque Termoarcilla es muy importante una buena ejecución. Por ello vamos a señalar unas recomendaciones:

  • Aplicar una pintura en caso de enfoscado tradicional de mortero. Esta pintura será elástica. Además será impermeable al agua de lluvia y permeable al paso del vapor, es decir, no dejará pasar el agua, pero sí el vapor.
Armadura horizontal embebida en el tendel


Es muy importante realizar correctamente los muros exteriores que son los que se ven sometidos a las inclemencias del tiempo: lluvia, altas y bajas temperaturas, nieve, viento, etc.


Ausencia de condensaciones

Existen dos tipos de condensaciones en un muro:

  • Superficiales: Se producen cuando el vapor de agua existente en el interior de un local (sala, cocinas, habitación, etc) entra en contacto con superficies frías (cristales, metales, paredes, etc), formando pequeñas gotas de agua. Este fenómeno se suele dar en invierno y favorece la creación de microorganismos que son perjudiciales para la salud, alterando la estética del local. Aparecen en la superficie de un cerramiento o elemento constructivo cuando su temperatura superficial es inferior o igual al punto de rocío del aire que está en contacto con dicha superficie.


  • Intersticiales: Aparecen en el interior de un cerramiento como consecuencia de que el vapor de agua que lo atraviesa alcanza la presión de saturación en algún punto interior del mismo. Estas condensaciones no son apreciables físicamente, pero son muy desfavorables desde el punto de vista de aislamiento térmico.

El riesgo de condensaciones superficiales en un cerramiento se produce de igual manera en los muros multicapa que en los muros de una sola hoja de Termoarcilla.

En climas fríos e incluso templados no se puede garantizar la ausencia de condensaciones superficiales interiores, especialmente en viviendas, en tanto en cuanto éstas no dispongan de un sistema de calefacción uniforme, y de una correcta ventilación. Estas condensaciones superficiales en el interior de la vivienda dan lugar a la aparición de moho en las paredes debido a la humedad.

Algunas formas de disminuir el riesgo de aparición de condensaciones superficiales son:

  • Mejora del aislamiento térmico del cerramiento, es decir, empleo de soluciones con un valor de K (coeficiente de transmisión de calor) más bajo.
  • Favorecer la ventilación de la vivienda, renovando el aire.
  • Empleo de sistemas de calefacción secos, evitando aquellos húmedos (estufas de butano, etc)
  • Empleo de revestimientos absorbentes en el interior del cerramiento, que no se deterioren con la humedad, y empleo de pintura funguicida.

El riesgo de condensaciones intersticiales en un cerramiento es menor en muros de una sola hoja de Termoarcilla que en muros multicapa.

En muros multicapa existe un gran riesgo de condensaciones en el interior, pues hay una gran diferencia de temperatura entre las caras interior y exterior de cada una de las hojas que forman el cerramiento. Normalmente las condensaciones en este tipo de muros se produce en la cara interior del muro exterior. Por este motivo, como normalmente es en este lugar donde se sitúa incorrectamente el material aislante, si se producen condensaciones intersticiales, se inutilizan las propiedades aislantes de dicho material.

Este tipo de riesgos no se da en los muros construidos con bloques de Termoarcilla, por constar de una sola capa de material donde la diferencia de temperaturas entre las caras interior y exterior del muro es progresiva, y por permitir una adecuada difusión del vapor de agua a través de los poros existentes en la masa arcillosa de los bloques. Además, se recomienda que los revestimientos empleados en el exterior de los muros Termoarcilla sean permeables al vapor, es decir, dejen pasar el vapor de agua, aunque serán impermeables al agua.

A continuación se muestran las gráficas que demuestran lo expuesto anteriormente. Se han representado las curvas de presión de vapor y de presión de vapor de saturación de dos tipologías de cerramientos. En la zona en la que ambas curvas se cortan es donde existe riesgo de condensaciones.

No hay riesgo de condensaciones en un muro de bloque Termoarcilla de 29 cm.
Riesgo de condensaciones en un muro de doble hoja


Algunas formas de disminuir el riesgo de aparición de condensaciones intersticiales son

  • Cámara ventilada.
  • Colocación del material aislante separado de la cara interior del muro exterior.
  • Empleo de barreras de vapor en la parte caliente de los cerramientos.
  • Empleo de revestimientos en el interior del cerramiento absorbentes.


Tipos de pieza

La pieza principal de la serie concebida para desarrollar los muros, denominada pieza base, tiene unas medidas modulares de 30 cm de longitud y 19 cm de altura, presentándose con varios espesores (14, 19, 24 ó 29 cm). El espesor de la pieza coincide necesariamente con el del muro, de forma que la construcción de éste se hace con un aparejo sencillo, solapando los bloques hilada a hilada.

La forma de colocación de los bloques, así como las características de los materiales que se emplean en la construcción de muros se describen en capítulos sucesivos.

Existen distintas piezas complementarias para el desarrollo de los puntos singulares de la obra de fábrica, así como para realizar los ajustes dimensionales que sean necesarios para adecuarse a las características formales de cualquier tipo de muro y sus posibilidades de modulación.

A continuación vamos a citar las piezas especiales existentes y su uso principal:

Piezas disponibles de Termoarcilla


Pieza base

Como su nombre indica, es la pieza fundamental y básica.

Bloque52.png


Pieza de esquina

Estas piezas son muy prácticas para resolver esquinas en las que los dos muros que se encuentran tienen el mismo espesor.

Bloque53.png


Pieza media

Estas piezas junto con las piezas de terminación se emplean para abrir huecos en un muro (puertas y ventanas), y para el inicio del replanteo en las juntas de movimiento, y además son muy prácticas en determinados encuentros entre muros, como son las esquinas, cuando los muros que se unen son de distinto espesor, y encuentros de muros en T. Estas piezas se fabrican unidas de dos en dos, de forma que para usarlas hay que separarlas mediante un golpe con la paleta.

Bloque54.png


Pieza de terminación

Estas piezas junto con las piezas medias se emplean para abrir huecos en un muro (puertas y ventanas), y además son muy prácticas en determinados encuentros entre muros, como son las esquinas, cuando los muros que se unen son de distinto espesor, y encuentros de muros en T.

Bloque55.png


Pieza de ajuste o modulación horizontal

Estas piezas se utilizan para intentar no cortar un bloque, y ajustar la longitud del muro con las piezas base y con estas otras piezas. No siempre será posible, por lo que habrá que conocer cómo realizar cortes en los bloques correctamente. Estas piezas, al igual que las piezas medias, se fabrican unidas, por lo que habrá que separarlas mediante precorte en obra con la paleta.

Bloque56.png


Pieza de ajuste o modulación vertical

Estas piezas se utilizan para conseguir una altura concreta de muro, sin necesidad de emplear otros materiales para nivelar.

Bloque57.png


Plaqueta o pieza de emparche

Estas piezas se utilizan para forrar los pilares en muros de cerramiento, y para revestir el frente de los forjados.

Bloque58.png


Pieza de dintel

Esta pieza se utiliza para realizar los dinteles que soportarán los huecos de puertas y ventanas. Además, pueden utilizarse como apoyo del forjado.

Bloque59.png


Pieza ángulo 135º

Esta pieza se utiliza para unir muros formando un ángulo entre ellos de 135º.

Bloque60.png


Artículos Relacionados

Publicidad
Publicidad
Publicidad
¡Pide tu presupuesto Gratis!