Fábricas de Albañilería. Ejecución

De Construpedia

Logo afam.JPG Nota: Este artículo ha sido creado gracias a la AFAM en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido está disponible en el sitio web de afam

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derecho de Autor.



Contenido

Preparación

  • Estará terminada la estructura, se dispondrá de los precercos en obra y se marcarán niveles en planta.
  • En cerramientos exteriores, se sacarán planos y de ser necesario se recortarán voladizos.
  • Limpieza, si fuera necesario, de la superficie de apoyo.
  • Los ladrillos cerámicos y los bloques cerámicos deberán humedecerse antes de su colocación, para asegurar la correcta adherencia con el mortero.
  • Las aristas de las piedras de labra trabajadas en cantera deberán protegerse para que no se desportillen durante el transporte.


Para la puesta en obra del mortero de albañilería se debe tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Comprobar que las prestaciones técnicas del mortero se ajustan a lo solicitado para el uso previsto.
  • Respetar la cantidad de agua de amasado indicada por el fabricante.
  • No añadir ningún producto a la mezcla preparada.
  • Siempre deberá utilizarse el mortero dentro del tiempo de utilización. Conviene además, tener en cuenta que aún dentro de este tiempo, efectuar amasados frecuentes del mortero e incorporar agua al mismo, se traduce en mermas considerables de sus resistencias mecánicas. Una vez transcurrido el tiempo de uso, deberá desecharse el mortero sobrante.
  • Su temperatura no será inferior a 5º C, y superior a 30º C.
  • En general, se suspenderá la puesta en obra de los morteros siempre que se prevea que, dentro de las cuarenta y ocho horas siguientes, la temperatura ambiente pueda descender por debajo de 0º C.
  • Cuando la puesta en obra de los morteros se efectúe en tiempo caluroso, se adoptarán las medidas oportunas para evitar la evaporación del agua de amasado y para reducir la temperatura de la masa.
  • Si la temperatura ambiente es superior a 30º C o hay un viento excesivo, se suspenderá la puesta en obra de los morteros, salvo que se adopten medidas especiales.
  • Durante el fraguado y el primer periodo de endurecimiento del mortero puesto en obra, deberá asegurarse el mantenimiento de la humedad del mismo mediante un adecuado curado.

Fases de ejecución

Ladrillo cerámico

  • Las fábricas cerámicas se levantarán por hiladas horizontales enteras, salvo cuando dos partes tengan que levantarse en distintas épocas, en cuyo caso la primera se dejará escalonada.
  • Las llagas y tendeles tendrán en todo el grueso y altura de la fábrica el espesor especificado. El espacio entre la última hilada y el elemento superior, se rellenará con mortero cuando hayan transcurrido un mínimo de 24 horas.
  • Los encuentros de esquinas o con otras fábricas, se harán mediante enjarjes en todo su espesor y en todas las hiladas.
  • Los dinteles de los huecos se realizará mediante viguetas pretensadas, perfiles metálicos, ladrillo a sardinel, etc.
  • Las fábricas de ladrillo se trabajarán siempre a una temperatura ambiente que oscile entre 5 y 30º C. Si se sobrepasan estos límites, 48 horas después, se revisará la obra ejecutada.


Durante la ejecución de las fábricas cerámicas, se adoptarán las siguientes protecciones:

  • Contra la lluvia: las partes recientemente ejecutadas se protegerán con láminas de material plástico o similar, para evitar la erosión de las juntas de mortero.
  • Contra el calor: en tiempo seco y caluroso, se mantendrá húmeda la fábrica recientemente ejecutada, para evitar el riesgo de una rápida evaporación del agua del mortero.
  • Contra heladas: si ha helado antes de iniciar el trabajo, se revisará escrupulosamente lo ejecutado en las 48 horas anteriores, demoliéndose las zonas dañadas. Si la helada se produce una vez iniciado el trabajo, se suspenderá protegiendo lo recientemente construido.
  • Contra derribos: hasta que las fábricas no estén estabilizadas, se arriostrarán y apuntalarán.
  • Cuando el viento sea superior a 50 Km/h, se suspenderán los trabajos y se asegurarán las fábricas de ladrillo realizadas.
  • La terminación de los antepechos y del peto de las azoteas se podrá realizar con el propio ladrillo mediante un remate a sardinel, o con otros materiales, aunque siempre con pendiente suficiente para evacuar el agua, y disponiendo siempre un cartón asfáltico, e irán provistas de un goterón.
  • En cualquier caso, la hoja exterior de ladrillo apoyará 2/3 de su profundidad en el forjado.
  • Se dejarán juntas de dilatación cada 20 m.
  • En caso de que el cerramiento de ladrillo constituya una medianera, irá anclado en sus cuatro lados a elementos estructurales verticales y horizontales, de manera que quede asegurada su estabilidad, cuidando que los posibles desplomes no invadan una de las propiedades.

Bloques de hormigón

  • En los bloques se humedecerá únicamente la superficie del bloque en contacto con el mortero, por hiladas a nivel, excepto cuando el bloque contenga aditivo hidrofugante.
  • Se deberán dejar los enjarjes cuando dos partes de una fábrica hayan de levantarse en épocas distintas. La que se ejecute primero se dejará escalonada, si no fuera posible se dejará formando alternativamente entrantes, adarajas y salientes y endejas.
  • No se utilizarán piezas menores de medio bloque.
  • Las hiladas intermedias se colocarán con sus juntas verticales alternadas, extendiéndose el mortero sobre la superficie maciza del asiento del bloque, quedando las juntas horizontales siempre enrasadas.
  • La última hilada estará formada con bloques de coronación, con el fondo ciego en su parte superior, para recibir el hormigón de la cadena de enlace. Este tipo de pieza se utilizará también en la ejecución de los dinteles. Éstos se realizarán colocando las piezas sobre una sopanda y se recibirán entre sí con el mismo mortero utilizado en el resto del cerramiento, dejando libre la canal de las piezas para la colocación de armaduras y vertido del hormigón.
  • Se conservarán, mientras se ejecute la fábrica, los plomos y niveles de forma que el paramento resulte con todas las llagas alineadas y los tendeles a nivel.

Piedra

En caso de sillería:

  • Cuando deban apoyarse sobre fábricas que no sean de sillería, lo harán por medio de una capa de mortero.
  • El espesor y tratamiento de las juntas entre sillares, se fijará en los planos.
  • Los sillares se situarán con cordel y plomada, en baño de mortero, y serán acuñados y asentados hasta que el mortero refluya por todas partes. A continuación se retirarán las eventuales cuñas. Las hiladas quedarán a nivel.
  • Las coronaciones de muros irán sujetas por anclajes de bronce, empotrados con plomo en agujeros previamente preparados. Los dinteles suspendidos irán provistos igualmente de agujeros dotados de ganchos de hierro retacados con plomo, y preparados para un anclaje en el hormigón, cuando este constituya la estructura resistente del vano.


En caso de mampostería ordinaria:

  • Los mampuestos se asentarán sobre un lecho de mortero, debiendo quedar enlazados en todos sus sentidos. Los huecos que queden en la fábrica se rellenarán con piedras de menor tamaño, las cuales se acuñarán con fuerza de forma que el conjunto quede macizo, y aquella resulte con la suficiente trabazón.
  • Después de sentado el mampuesto, se le golpeará para que el mortero refluya. Deberá conseguirse que las piedras en las distintas hiladas queden bien enlazadas en el sentido del ancho del muro, evitando que este quede dividido en hojas.
  • La mampostería se construirá por hiladas sensiblemente horizontales pero sin enrasarlas con mortero, sino dejando adarajas acentuadas para mejorar el enlace con la siguiente hilada.
  • Si no se especifica ningún acabado de juntas, éstas deberán quedar totalmente rellenas de mortero, para lo cual, el mismo mortero que refluye al asentar los mampuestos será repasado y alisado con la punta de la paleta.
  • Durante el período de curado del mortero se mantendrá húmeda la mampostería.

Bloques cerámicos

  • Para evitar el puente térmico en muros exteriores, se dispondrá el mortero en dos bandas separadas por un espacio central libre de 2 ó 3 cm., quedando así una junta horizontal discontinua. En el caso de que el muro sea de formato pequeño, no se adoptará dicha solución para no reducir la capacidad mecánica del muro.
  • Las juntas verticales no llevarán mortero al ser machihembradas.
  • La separación entre juntas verticales de dos hiladas consecutivas no será inferior a 7 cm.
  • Cuando el recubrimiento exterior sea enfoscado, se dispondrán mallas de fibra de vidrio embebidas en éste para evitar la posibilidad de fisuración del mismo, con la consiguiente pérdida de impermeabilidad del cerramiento.
  • La fábrica se armará con soportes verticales y armaduras en sus juntas horizontales en las zonas de muro propensas a la fisuración (cambios de sección, esquinas, encuentros y huecos).
  • No se cortarán las piezas, sino que se utilizarán las debidas piezas complementarias de coordinación modular.
  • Si el aislamiento térmico no es resistente a la difusión del vapor (lana mineral, poliestireno expandido), se precisa barrera de vapor por la cara interior.


Durante la ejecución de las fábricas, se adoptarán las siguientes protecciones:

  • Contra la lluvia: Las partes recientemente ejecutadas se protegerán con láminas de material plástico o similar, para evitar la erosión de las juntas de mortero.
  • Contra el calor: En tiempo seco y caluroso, se mantendrá húmeda la fábrica recientemente ejecutada, para evitar el riesgo de una rápida evaporación del agua del mortero.
  • Contra heladas: Si ha helado antes de iniciar el trabajo, se revisará escrupulosamente lo ejecutado en las 48 horas anteriores, demoliéndose las zonas dañadas. Si la helada se produce una vez iniciado el trabajo, se suspenderá protegiendo lo recientemente construido.
  • Contra derribos: Hasta que las fábricas no estén estabilizadas, se arriostrarán y apuntalarán.
  • Cuando el viento sea superior a 50 Km/h, se suspenderán los trabajos y se asegurarán las fábricas de ladrillo realizadas.

Acabados

  • Las fábricas cerámicas quedarán planas y aplomadas, y tendrán una composición uniforme en toda su altura.
  • Se recogerán las rebabas de mortero, al sentar el bloque de hormigón y se apretarán contra la junta, procurando que esta quede totalmente llena en muros de bloque para revestir.
  • Una vez terminada la ejecución, serán limpiados los paramentos vistos y si fuese preciso rejuntados con mortero.

Control y aceptación

  • Unidad y frecuencia de inspección: 2 cada 400 m2 en fábrica cara vista y cada 600 m2 en fábrica para revestir.


  • Replanteo:
  • Se comprobará si existen desviaciones respecto a proyecto en cuanto a replanteo y espesores de las hojas.
  • En caso de cerramientos exteriores, las juntas de dilatación estarán limpias y aplomadas. Se respetarán las estructurales siempre.


  • Ejecución:


  • Comprobación final:
  • Desplome. No mayor de 10 mm. por planta, ni mayor de 30 mm. en todo el edificio.


  • Prueba de servicio:

Artículos Relacionados

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado. Cookies