Cómo Seleccionar una Prenda de Protección Adecuada contra Riesgo Químico y Biológico

De Construpedia

Logo ASEPAL.gif Nota: Este artículo ha sido creado gracias a ASEPAL en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido está disponible en el sitio web de ASEPAL.

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derecho de Autor.


La selección adecuada de las prendas de protección es un paso esencial en la prevención de riesgos relacionados con los agentes químicos y biológicos, y el fundamento de la seguridad de los trabajadores. Para ello hay que tener en cuenta principalmente la normativa y conocer los diferentes tipos de trajes, sus sistemas de clasificación y usos, así como saber en qué consisten las pruebas a las que son sometidos los trajes para obtener los marcados CE y establecer sus propiedades. Debido a todas estas variables, se hace imprescindible estar al día de toda la información disponible para saber invertir de manera apropiada en unas soluciones de protección, que podrían salvar vidas. Aunque es evidente que el precio desempeña un papel clave en cualquier decisión comercial, cuando se trata de salud, no debería ser un factor determinante para la selección de la ropa de protección.

Contenido

Introducción

Existen multitud de compuestos químicos que pueden causar efectos adversos sobre la piel desprotegida, desde una simple dermatitis hasta una compleja variedad de efectos tóxicos ocurridos por el paso del compuesto químico a través de la piel.

La absorción a través de la piel debe tenerse muy presente en Higiene Industrial, ya que su contribución a la intoxicación suele ser significativa y para algunas substancias es la vía principal de penetración. La adecuada selección de una prenda de protección puede prevenir el contacto directo del producto químico con nuestra piel y así evitar la contaminación. La especificación de unos Equipos de Protección Individual (EPI) "adecuados" constituye una parte esencial de la gestión de seguridad.

El Real Decreto 374/2001, del 6 de abril sobre la protección de la salud y seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con los agentes químicos durante el trabajo, nos recuerda en su artículo 5, la obligatoriedad por parte del empresario de adoptar las medidas de prevención y protección que sean coherentes con la evaluación de los riesgos. Por su parte, la directiva 89/686/CEE, introducida en 1989 (Real Decreto 159/1995 de 3 de febrero), establece la manera en que los equipos de protección individual (EPI) deben ser probados, identificados y certificados para poder llevar la marca de conformidad CE.

Los Equipos de Protección Individual diseñados para proteger a los usuarios de un peligro o riesgo químico o biológico grave pertenecen a la Categoría III y deben suministrarse con una Hoja de Instrucciones y un Certificado de Conformidad. El fabricante de trajes debe estar además en posesión de un certificado de calidad independiente o, en su defecto, someterse a inspecciones periódicas realizadas por un Organismo Autorizado.

Los trajes de protección química proporcionan seis grados distintos de protección denominados Tipos.

Prendi1.png

Comprender los Tipos del marcado CE y saber interpretarlos

Tipo 1 ET / Norma EN 943-2

Describe las exigencias mínimas para las prendas de protección contra agentes químicos destinadas a los servicios de emergencias, incluyendo complementos como guantes y botas que pueden ser objeto de especificaciones propias.

Tipo 1 / Norma EN 943-1

Describe las exigencias mínimas, los métodos de prueba, el marcado y las informaciones que el fabricante pone a disposición para las siguientes categorías de prendas de protección de uso limitado y reutilizables contra agentes químicos, con o sin sistema de ventilación, incluyendo complementos como los guantes y las botas que pueden ser objeto de especificaciones propias.

Tipo 1: traje de protección contra agentes químicos, hermético a los gases

  • Tipo 1a: traje de protección contra agentes químicos, hermético a los gases, con una alimentación independiente del aire respirable, por ejemplo, un aparato respiratorio autónomo con circuito abierto y de aire comprimido, integrado en el traje de protección contra agentes químicos.
  • Tipo 1b: traje de protección contra agentes químicos, hermético a los gases con una alimentación independiente de aire respirable, por ejemplo, un aparato respiratorio autónomo con circuito abierto y de aire comprimido, independiente del traje de protección contra agentes químicos.
  • Tipo 1c: traje de protección contra agentes químicos, hermético a los gases, con un sistema de aire respirable que suministra una presión positiva, por ejemplo, un conducto de aire.

Tipo 2 / Norma EN 943-1

Describe las exigencias mínimas, los métodos de prueba, el marcado y las informaciones que el fabricante pone a disposición para las siguientes categorías de trajes de protección de uso limitado y reutilizables contra agentes químicos, con y sin sistema de ventilación, incluyendo complementos como los guantes y las botas que pueden ser objeto de especificaciones propias.

Tipo 2: traje de protección contra agentes químicos, no hermético a los gases. Traje de protección química no hermético a los gases con un sistema de aire respirable que suministra una presión positiva.

Tipo 3 / Norma EN 14605

Describe las exigencias mínimas para las siguientes categorías de prendas de protección de uso limitado y reutilizables contra agentes químicos:

Prenda de protección integral con puntos de unión estancos a los líquidos entre las distintas partes de la prenda (Tipo 3: prendas herméticas a los líquidos) y, en otros casos, con puntos de unión estancos a los líquidos para unir la prenda a complementos como capuchas, guantes, botas, viseras o equipos de protección respiratoria que pueden ser objeto de especificaciones en otras normas europeas. En particular, se trata de trajes de una o dos piezas con o sin: guantes, capuchas o viseras, calcetines integrados o botas.

Prenda de protección parcial destinada a proteger determinadas partes del cuerpo contra la permeación de sustancias químicas líquidas. En particular, se trata de batas de laboratorio, chaquetas, pantalones, delantales, mangas, capuchas (sin alimentación de aire), etc. Dado que las protecciones parciales dejan al aire ciertas partes del cuerpo, este documento sólo especifica los rendimientos requeridos para el material y las costuras.

Tipo 4 / Norma EN 14605

Describe las exigencias mínimas para las siguientes categorías de prendas de protección de uso limitado y reutilizables contra agentes químicos:

Traje de protección integral con puntos de unión estancos a los aerosoles entre las distintas partes de la prenda (Tipo 4: prenda hermética a los aerosoles) y, en otros casos, con puntos de unión estancos a los aerosoles para unir la prenda a los complementos como capuchas, guantes, botas, viseras o equipos de protección respiratoria que pueden ser objeto de especificaciones en otras normas europeas.

Se trata sobre todo de los trajes compuestos por una sola pieza o dos piezas con o sin: guantes, capuchas o viseras, calcetines integrados o cubrebotas.

Prendas de protección parcial destinadas a proteger determinadas partes del cuerpo contra la permeación de sustancias químicas líquidas. En particular, se trata de batas de laboratorio, chaquetas, pantalones, delantales, mangas, capuchas (sin suministro de aire), etc. Dado que las protecciones parciales dejan al aire ciertas partes del cuerpo, este documento sólo especifica los rendimientos requeridos para el material y las costuras.

Tipo 5 / Norma EN ISO 13982-1

Describe las exigencias mínimas para las prendas de protección química que resisten a la penetración de partículas sólidas en suspensión en el aire (Tipo 5).

Se trata de prendas de protección total (cubren el torso, los brazos y las piernas), como los trajes de una o dos piezas, con o sin: protección para los pies, capuchas y visores.

Los complementos como capuchas, guantes, botas, visores o equipos de protección respiratoria pueden ser objeto de requisitos definidos por otras normas europeas.

Tipo 6 / Norma EN ISO 13034

Describe las exigencias mínimas para las prendas de protección con rendimiento limitado, bien de uso limitado o reutilizables contra agentes químicos. Las prendas de protección de rendimiento limitado se destinan a aplicaciones que implican una exposición eventual a pulverizaciones ligeras, aerosoles líquidos o salpicaduras leves a baja presión, que no necesitan una barrera absoluta contra la permeación de líquidos (a nivel molecular).

Esta norma cubre a la vez los trajes de protección química (Tipo 6) y las protecciones corporales parciales (Tipo PB (6)). Los trajes de protección contra agentes químicos (Tipo 6) cubren y protegen al menos el torso y los miembros como, por ejemplo, los trajes de una o dos piezas con o sin: capuchas, calcetines integrados o cubrebotas.

Esta norma establece las exigencias mínimas para los puntos de unión entre las distintas partes de los trajes de Tipo 6, a través de una prueba de pulverización sobre toda la prenda según una variante de la norma EN 468:1994.

Además, las protecciones parciales del cuerpo con rendimiento limitado similar (Tipo PB (6)) cubren y protegen únicamente ciertas partes del cuerpo (batas, delantales, mangas, etc.) y no han sido sometidas a pruebas de la prenda entera.

El marcado CE indica que la prenda de protección contra agentes químicos cumple ciertas exigencias mínimas. Esto no significa que las prendas del mismo Tipo ofrezcan el mismo grado de protección. Por ello, se deben consultar los resultados de las pruebas efectuadas sobre el material que constituye la prenda.

Las prendas de protección frente a riesgo químico, tanto la materia prima como la prenda completa, deben cumplir unos rendimientos requeridos por el marcado CE.

Pruebas obligatorias de las propiedades mecánicas de los materiales

Resistencia a la abrasión (EN 530 método 2)

Describe el método de prueba de la resistencia a la abrasión realizada con la ayuda de un aparato. Es la norma de referencia en materia de abrasión para las normas y las especificaciones sobre las prendas de protección. Describe el tratamiento abrasivo previo de los materiales cuyas muestras luego se utilizan para evaluar las propiedades de protección aún presentes al finalizar la prueba.

Resistencia a la flexión (ISO 7854 método B)

Describe un método que evalúa la resistencia a las flexiones repetidas de los materiales que poseen un recubrimiento.

Resistencia a la tracción (EN ISO 13934-1)

Describe un procedimiento para determinar la elongación o alargamiento de los materiales textiles en el punto donde la fuerza es máxima, mediante una prueba realizada sobre bandas.

Resistencia a la perforación (EN 863)

Describe el método que mide la resistencia a la perforación de las prendas de protección o de los materiales utilizados para su fabricación. La resistencia a la perforación se expresa como la fuerza máxima necesaria para clavar, a través de las muestras, una punta a una velocidad determinada.

Resistencia a la ignición (EN ISO 13274-4 método 3)

Describe los métodos para las pruebas de llama a las que deben someterse los equipos respiratorios en conformidad con la norma EN 14325 relativa a los materiales de fabricación de las prendas de protección contra químicos.

Solidez de las costuras (EN ISO 13935-2)

Describe los métodos que permiten establecer la resistencia máxima de las costuras cosidas cuando la fuerza se aplica perpendicularmente a ellas.

Pruebas obligatorias de las propiedades de barrera de un material

Resistencia a la permeación (EN ISO 6529)

Describe los métodos de prueba en laboratorio que permiten determinar la resistencia de los materiales utilizados para la fabricación de prendas de protección contra la permeación de sustancias químicas líquidas o gaseosas, en situaciones de contacto continuo o intermitente.

Prendi2.png

Resistencia a la penetración y repelencia (EN ISO 6530)

Describe un método de prueba que mide los índices de penetración, absorción y repulsión de los materiales para prendas de protección expuestas a sustancias químicas líquidas, poco volátiles en su mayoría. Este método evalúa dos niveles de rendimiento de los materiales, a fin de satisfacer las exigencias de protección contra:

  • el depósito, sobre la superficie del material, de pequeñas gotas pulverizadas a muy baja presión, hasta la coalescencia o formación de pequeñas pérdidas;
  • la contaminación por una salpicadura única de bajo volumen o un chorro de poca presión, que deja bastante tiempo al usuario para quitarse la prenda o tomar las medidas necesarias para protegerse de todo riesgo provocado por una sustancia química presente en la prenda de protección.


La contaminación puede ocurrir si se ejerce presión sobre el líquido contaminante sobre la superficie de la prenda de protección, por ejemplo, presión proveniente de los movimientos naturales que ejerce la persona que lleva la prenda sobre las posibles áreas contaminadas (flexión en brazos etc.). También puede haber exposición cuando entramos en contacto con superficies contaminadas.

Las pruebas mecánicas o de barrera se expresan en términos de "clases" de rendimiento. Este sistema de clasificación le ayuda a diferenciar las propiedades de barrera y la resistencia mecánica de los trajes que llevan la misma evaluación del Tipo. Para cada evaluación del Tipo se definen unas exigencias mínimas. Sin embargo, es que su actividad y el riesgo de exposición requieran más que el nivel mínimo. También pueden existir enormes diferencias en las condiciones de trabajo. Consideremos, por ejemplo, el factor de la durabilidad: si el usuario entra en contacto con superficies cortantes o abrasivas, ciertos materiales, incluidos aquellos con una capa fina microporosa, pueden gastarse o desgarrarse tan rápido que la protección se destruye total o parcialmente en muy poco tiempo.

Las pruebas de barrera "CE" sólo se efectúan sobre prendas nuevas. Por lo tanto, no sabrá forzosamente cómo reaccionará la barrera una vez que la prenda haya sido usada durante algunas horas (o a veces en menos tiempo). Dichas pruebas las debe llevar a cabo un organismo de ensayos independiente y aprobado. Los fabricantes de trajes también tienen la posibilidad de realizar otras pruebas con los tejidos empleados para la confección del traje.

Una prenda de protección debe ofrecer los mejores resultados desde el momento de vestirse, hasta el de quitársela.

Prendi3.png

Pruebas optativas

Resistencia a la flexión a baja temperatura (ISO 7854 método B)

Describe un método que evalúa la resistencia de los materiales con recubrimiento frente a los daños provocados por flexiones repetidas.

Propiedades electrostáticas (EN 1149-1:2006; pr EN 1149-5: 2005)

Describe las exigencias para las prendas de protección que disipan las cargas electrostáticas y permiten evitar las descargas provocando incendios. Es posible que estas exigencias no basten en atmósferas inflamables enriquecidas con oxígeno.

Protección contra los agentes infecciosos (EN 14126)

Describe las exigencias y los métodos de prueba para las prendas de protección reutilizables y de uso limitado destinadas a proteger contra agentes infecciosos.

Resistencia a la penetración de agentes patógenos en la sangre utilizando el bacteriófago Phi-X174 como sistema de prueba (ISO/DIS 16604)

Describe un método de prueba en laboratorio que mide la resistencia de los materiales para las prendas de protección frente a la penetración de agentes patógenos en la sangre; la prueba se realiza con la ayuda de un sucedáneo de un microbio, en condiciones de contacto continuo con el líquido. Los resultados (positivos o negativos) se basan en la detección de una penetración viral realizada a una determinada presión hidrostática específica.

Resistencia a la penetración de agentes infecciosos provocada por un contacto mecánico con sustancias que contienen líquidos contaminados (EN 14126 anexo A)

Describe un método de prueba en laboratorio que mide la resistencia a lo largo del tiempo de los materiales para prendas de protección frente a la penetración de una suspensión bacteriana seca. El método de prueba se basa en un contacto mecánico para establecer si las bacterias pueden extraerse del material seco de origen y ser transportadas a través del material de la prenda tras una leve humidificación de la otra cara.

Resistencia a la penetración de aerosoles biológicamente contaminados (ISO/DIS 22611)

Describe un método de prueba en laboratorio que mide la resistencia de los materiales para las prendas de protección frente a la penetración de aerosoles contaminados. Este método expone las muestras de materiales a una bacteria específica en suspensión en un aerosol, de acuerdo con un conjunto de condiciones específicas. Este método de prueba no siempre es eficaz para la evaluación de los materiales de las prendas de protección con forros internos gruesos que absorben fácilmente el líquido de prueba.

Resistencia a la penetración de polvos biológicamente contaminados (ISO/DIS 22612)

Este método de prueba permite evaluar la resistencia a la penetración de partículas que transportan bacterias a través de los materiales de barrera. Además existen otros ensayos que aunque no son obligatorios para el proceso de homologación, si presentan una relación directa con la seguridad y la comodidad del usuario:

- comportamiento frente a las cargas electrostáticas
- resistencia a líquidos a presión (prueba hidrostática)
- permeabilidad al aire y al vapor de agua (que indican el grado de transpirabilidad del tejido con el que posteriormente se fabrica la prenda de protección)


La evaluación del riesgo reglamentaria debería proporcionar al usuario un análisis exacto de los peligros. Una vez determinada la naturaleza de la sustancia tóxica y su concentración, las condiciones de trabajo y la duración máxima de la exposición, puede iniciarse el proceso de selección del traje.

Prendi4.png

¿Qué criterios deben seguirse a la hora de seleccionar prendas de protección?

Los aspectos principales que se deben tener en cuenta son:

Barrera de Protección

El criterio principal es la barrera; el material con el que está fabricada la prenda tiene que haber pasado las pruebas que demuestren que es capaz de proteger contra todas las substancias peligrosas detectadas durante el análisis de exposición. Los usuarios difícilmente pueden efectuar esta prueba, así que deben fiarse de la información facilitada por el fabricante y el distribuidor. Cuando hablamos de una barrera de protección eficaz conviene tener claros los conceptos de "penetración" y "permeación"

  • Penetración: Es el proceso físico mediante el cual un producto químico líquido o sólido penetra a través de los poros o "agujeros" de un material. En el caso de partículas sólidas hay que tener en cuenta el tamaño de las mismas, su concentración, etc.

La normativa europea EN ISO 6530 describe un método de ensayo que mide el índice de penetración de un líquido a través de un material y el índice de repelencia en contacto con el mismo material.

  • Permeación: Es el proceso químico mediante el cual una sustancia atraviesa, a nivel molecular, la estructura de un material. La permeación es un proceso en tres etapas:
- absorción por la superficie de la materia prima que entra en contacto con el producto químico.
- difusión a través del espesor del material.
- desorción de sustancia en el otro lado.


El índice de permeación depende de la naturaleza, concentración y temperatura del producto químico y se mide según la normativa EN ISO 6529 con una célula de permeación. El resultado define el "tiempo de paso normalizado" en minutos.

Resistencia

La resistencia es un factor muy importante en la eficacia global de un material con barrera. Cuando los trabajadores entran en contacto con superficies cortantes o abrasivas, algunos materiales se pueden desgastar o rasgar con una rapidez tal que la protección de barrera quede total o parcialmente destruida en un periodo de tiempo relativamente corto. Las condiciones del entorno de trabajo y la robustez del traje debe ser tenida en cuenta de manera que siga brindando la debida protección durante toda la actividad de trabajo.

Prendi5.png

Calidad

Además de la calidad del material, es extremadamente importante la calidad de la confección. El mejor material no ofrece protección si el diseño de la prenda no es el adecuado. En este caso, el criterio engloba las costuras, las cremalleras, la talla, los controles de calidad, etc. Con relación a las costuras, constituyen un criterio de calidad sumamente importante en las prendas acabadas. Una prenda sólo ofrece un nivel de protección excelente si la barrera de las costuras es igual a la del material.

Deben verificarse las medidas de la prenda en función de la talla de ésta. El tamaño de las prendas de protección debe corresponder al código de talla apropiado. Una talla pequeña puede resultar incómoda para el usuario y provocar tirantez en el material y las costuras. Por el contrario una prenda demasiado grande incrementa el riesgo de accidentes relacionados con enganches, atrapamientos en maquinaria etc.

Comodidad

Las prendas deben adaptarse perfectamente al usuario para que su comodidad quede garantizada y para asegurarse de que ofrecen la protección adecuada. El diseño de las prendas determina en gran medida su grado de adaptación y se deben tener en cuenta detalles como las aberturas faciales, elásticos en puños o en tobillos, movilidad, etc. El material con el que está fabricada la prenda desempeña un papel importante en la comodidad. En este caso los parámetros esenciales son los siguientes:

- Tacto: ¿La superficie del material que está en contacto con la piel es agradable al tacto?
- Flexibilidad: Generalmente se consideran más agradables los materiales finos y flexibles que aquellos rígidos.
- Peso: Normalmente cuanto más ligera es una prenda, más cómoda se considera.
- Permeabilidad al aire: Suelen ser más agradables de utilizar los materiales permeables al aire, ya que permiten expulsar la humedad y el calor corporal con mayor rapidez. Sin embargo, en general, las propiedades de barrera de estos materiales suelen ser escasas por lo que los hace inadecuados para muchas aplicaciones.
Prendi6.png

Compatibilidad medioambiental

Se trata de verificar si la prenda puede ser eliminada de manera segura y económica. El problema del tratamiento de los residuos debería plantearse ante cualquier producto. En este caso también es importante la elección del material y debemos plantearnos las siguientes preguntas:

- ¿Se facilitan datos sobre el material relativos a la eliminación de los residuos contaminados?
- ¿La eliminación del material cumple la normativa gubernamental?
- ¿Qué coste tiene la eliminación del material (en función del peso)?
- ¿La prenda está fabricada con un material o con varios tipos de materiales?

Generalmente, una composición homogénea es más fácil de eliminar.

Aspecto económico

Aunque es evidente que el precio desempeña un papel clave en cualquier decisión comercial, cuando se trata de salud, no debería ser un factor determinante para la selección de la ropa de protección. Normalmente, la alta barrera de protección y la alta calidad de fabricación requieren la utilización de un material y unos procesos de fabricación más costosos, lo que se traduce en una prenda más cara. Ninguna decisión debería tomarse basándose únicamente en el precio de una sola prenda de protección, sino que deberían compararse los costes globales con el beneficio total y, de este modo, establecer las conclusiones de comparación entre los productos.

Factores como la claridad en la identificación y el etiquetado, el servicio de entrega y la frecuencia (en los casos en que es necesario reducir el espacio de almacenamiento), el asesoramiento sobre el producto y la asistencia al usuario son importantes en el proceso de toma de decisión.

Pruebas y utilización

Una vez que se ha seleccionado una prenda que cumple los requisitos analizados, debería realizarse una prueba de utilización en condiciones reales de trabajo. La opinión de los trabajadores constituye una buena indicación de protección, resistencia y comodidad. Siempre que la opinión de los empleados sea favorable, la prenda seleccionada puede ser utilizada.

Artículos Relacionados

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado. Cookies