Problemas y Recomendaciones Ergonómicas para el Caravistero / Tabiquero de Interiores

De Construpedia

LogoFLC.PNG Nota: Este artículo ha sido creado gracias a la Fundación Laboral de la Construcción en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido pertenece a la publicación Manual de Ergonomía en la Construcción, disponible en el sitio web Línea Prevención.

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derecho de Autor. © Fundación Laboral de la Construcción, 2004.


El fin de estos puestos de trabajo es el levantamiento de muros de ladrillo o bloque, bien sea de fachadas (caravistero) o de distribuciones interiores (tabiquero). Este puesto de trabajo puede ser llevado a cabo por un mismo profesional o por trabajadores diferentes. Normalmente las tareas de tabiquería exterior o interior se combinan con otras propias de albañilería en general.

Descripción de las Principales Tareas

  • Construir obras (muros, tabiques, arcos, dinteles...) con ladrillo y bloque de cemento, tanto del exterior del edificio (caravistero) como de la división interior (tabiquero). Esta tarea incluye distintas etapas como, por ejemplo:
- Montar reglas verticales y horizontales para asegurar el nivel de las paredes.
- Aprovisionarse de material (ladrillos, bloques, cemento, yeso, etc.).
- Preparar las mezclas necesarias (cemento, yeso).
- Levantar los paramentos de ladrillo o bloque con mortero de cemento o yeso.
- Colocar los ladrillos o bloques sobre capas de cemento o yeso.
- Cortar y ajustar los ladrillos o bloques para los finales de sección o las esquinas.
  • Realizar otras operaciones complementarias o de acabado de las obras como, por ejemplo: enfoscar, guarnecer o enlucir con morteros y pastas, colocar cargaderos y cercos para las puertas y ventanas, etc.

Factores de Riesgo Ergonómico

  • Aplicación de fuerzas intensas con brazos y manos. Es bastante habitual tener que realizar fuerzas elevadas e impulsivas con las manos para realizar tareas como:
- Mezclar el mortero de cemento con la azada, pala o paleta.
FLC ergonomia 72.jpg
- Partir los ladrillos con la paleta.
FLC ergonomia 73.jpg
- Golpear los ladrillos grandes con el mango de la paleta para que ajusten.
FLC ergonomia 74.jpg
  • Manejo manual de cargas en tareas como:
- Levantamiento y transporte de sacos para realizar mezclas. Normalmente los sacos se encuentran a nivel del suelo y son difíciles de agarrar, con lo que se empeoran las condiciones del levantamiento.
- Levantar y colocar grupos de ladrillos o bloques cerca de la zona de trabajo. Lo habitual es que se cojan bastantes ladrillos de una sola vez, con lo que el agarre es bastante deficiente.
FLC ergonomia 75.jpg
  • Posturas forzadas en la colocación de ladrillos. Son muy frecuentes cuatro tipos de posturas:
- Flexión muy elevada de la espalda y los brazos al coger el cemento o el yeso con la paleta (normalmente el cubo con el mortero de cemento suele estar en el suelo).
FLC ergonomia 76.jpg
- Giro de tronco, cuello y brazos para llevar la paleta con pasta desde el cubo hasta la pared que se está construyendo.
FLC ergonomia 77.jpg
- Flexión elevada de la espalda y de los brazos cuando se están colocando ladrillos en la parte inferior del muro.
FLC ergonomia 78.jpg
- Flexión elevada de los brazos e inclinación hacia atrás del cuello cuando se están colocando ladrillos en la parte alta del muro (por encima de los hombros).
FLC ergonomia 79.jpg
  • Postura forzada de la muñeca y realización de fuerza al coger pasta con la paleta.
  • Posturas forzadas en general. Asociadas a trabajar en espacios muy reducidos.
FLC ergonomia 80.jpg


Recomendaciones

  • Reducir la fuerza requerida para realizar las mezclas. Para ello, algunos de los siguientes consejos pueden ser de utilidad:
- Intentar no realizar mezclas manualmente: una hormigonera aportará la fuerza necesaria.
FLC ergonomia 81.jpg
- Tratar de no realizar mezclas excesivamente voluminosas, ya que ello hará que se requieran fuerzas mayores.
- Usar azadas y palas con mangos largos y adaptados al tamaño de la mano. Se puede usar un mango añadido para tener un mejor agarre. También existen otros accesorios para mejorar el agarre de las palas y azadas.
- Si se trabaja con la espalda muy encorvada quizás se debería elevar ligeramente el recipiente donde se está haciendo la mezcla.
- Usar una buena técnica a la hora de manejar palas y azadas:
- Si se hace de forma adecuada, usar la pala es como un movimiento de remado. Hay que posicionar todo el cuerpo para facilitar ese movimiento, no sólo los brazos y la espalda. Empujar y estirar en lugar de levantar.
- Desplazarse con la pala usando todo el cuerpo para conseguir un movimiento suave en la misma dirección que el movimiento de la pala.
- Colocarse de frente en la dirección hacia la que se quiere arrojar la carga que se ha recogido con la pala, de esta manera se evitan los giros y se reduce el esfuerzo de la espalda.
- Trabajar en un radio cercano al cuerpo para evitar estirarse y realizar alcances alejados al manejar la pala.
  • Evitar partir los ladrillos con la paleta, ya que se trata de una fuerza impulsiva y transmite vibraciones a la mano. Utilizar una herramienta de corte específica para ladrillos. Al cortarlos, los ladrillos han de estar fijos en una superficie (hay que evitar sujetarlos con la mano).
FLC ergonomia 82.jpg
  • Evitar ajustar los ladrillos en la pared golpeándolos con la mano o con el mango de la paleta. Usar un mazo de goma para realizar los ajustes, ya que de esta forma se absorbe la vibración del golpe sin pasar a las manos.
FLC ergonomia 83.jpg
  • Mejorar las condiciones de manejo de cargas. En primer lugar hay que tratar de evitar al máximo el manejo manual de cargas pesadas. Lo ideal es que los sacos, bloques y ladrillos se acerquen al máximo a la zona de trabajo mediante el uso de ayudas mecánicas (transpaletas, carretillas, etc.). En cualquier caso, si es preciso manejar cargas de forma manual, se pueden seguir las siguientes recomendaciones:
- Los sacos de cemento grandes han de manipularse siempre entre dos personas. Se recomienda pedir ayuda y utilizar una adecuada técnica de levantamiento.
- Intentar que los sacos o los ladrillos no se encuentren a ras del suelo. Se puede utilizar una mesa auxiliar para tratar que las cargas estén siempre entre la altura de los nudillos y la de los hombros.
FLC ergonomia 84.jpg
- Al manipular cargas no hay que girar el tronco y/o los brazos, es mejor mover los pies.
FLC ergonomia 85.jpg
- Cuando se manipulen ladrillos no hay que coger muchos de una sola vez (2 o 3 como máximo, dependiendo del tamaño).
- Usar guantes adecuados para manipular ladrillos o bloques.
FLC ergonomia 86.jpg
  • Organizar el trabajo de colocar ladrillos para evitar las posturas forzadas:
- Nunca se debe colocar el cubo con mortero de cemento en el suelo. Se recomienda situarlo sobre una superficie (mesa, borriqueta, etc.) que quede aproximadamente a la altura de las caderas.
FLC ergonomia 87.jpg
- Colocar el cubo con el cemento y los ladrillos de forma que no se realicen movimientos de giro de tronco y brazos. Si no existe la posibilidad de colocarlos donde se desee, hay que evitar hacer estos movimientos de giro: mejor mover los pies y colocarse siempre de frente al plano de trabajo.
- Cuando se estén colocando ladrillos en la parte más baja de la pared hay que intentar evitar la flexión excesiva de la espalda y de los brazos. Para ello se puede ir alternando entre las siguientes posturas:
- Sentado. Usar un taburete o un cubo vuelto del revés con una almohadilla encima.
- En cuclillas o de rodillas (durante poco tiempo y alternando con otras posturas). En esta postura se recomienda utilizar almohadillas o protectores para las rodillas.
- Cuando se estén colocando ladrillos por encima de la altura de los hombros hay que tratar de situarse a mayor altura usando una plataforma, una escalerilla o un andamio portátil. El objetivo es no trabajar nunca con los brazos por encima del nivel de los hombros.
FLC ergonomia 88.jpg
  • Evitar el cansancio asociado a la repetitividad de la tarea y a las posturas forzadas. Para ello:
- Trabajar al nivel del suelo, por encima de la cabeza o en espacios pequeños, fuerza al cuerpo a adoptar posturas que causan tensión. Para reducir la tensión muscular y mejorar la circulación hay que cambiar de posición y alternar realizando otras tareas.
- Tomar un ligero descanso cada 30 minutos:
- Estirar las manos y los dedos: abrir las manos todo lo que se pueda tratando de crear el mayor espacio posible entre los dedos.
- Estirar los brazos y cambiar la espalda de postura.
  • Usar herramientas adecuadas a las características personales y a la tarea que se ha de realizar. Existen numerosos modelos de llanas, mazas y paletas con mangos de distinta longitud y grosor y con distintos pesos. Hay que elegir la herramienta que provoque menor esfuerzo y una postura más cómoda de la mano.
Publicidad

AENOR



Publicidad
Publicidad
Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado. Cookies