Comprobación de Estabilidad de los Revestimientos. Reconocimiento de la Fachada

De Construpedia


ITEC Reconocimiento.jpg Nota: Este artículo ha sido creado gracias al Instituto de Tecnología de la Construcción de Cataluña (ITeC) en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido pertenece a la publicación "Reconocimiento, Diagnosis e Intervención en Fachadas". Ver todos los artículos de "Reconocimiento, Diagnosis e Intervención en Fachadas" en la Construpedia.

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derecho de Autor. © ITeC.

Tienda ITeC


Contenido

Determinación de Estabilidad de Revestimientos Continuos

Para determinar la estabilidad de los revestimientos continuos hechos con mortero, se pueden llevar a cabo las siguientes comprobaciones:

Planeidad de la superfcie

La planeidad de la superficie se comprueba con la ayuda de un nivel.

Absorción y porosidad

Para comprobar la absorción y porosidad se aplica agua sobre la superficie y si el líquido se desliza, el revestimiento se considera no absorbente; si, por el contrario, el agua es absorbida en menos de un minuto, el revestimiento se considera muy absorbente.

Dureza del revestimiento

Para comprobar la dureza se utiliza un objeto metálico (punzón, destornillador, clavo...) tratando de penetrar en varios puntos, ejecutando movimientos rotatorios o ejerciendo presión. Si el elemento metálico no penetra y sólo raya la superficie, el revestimiento se considera duro. Si el elemento penetra ligeramente, el revestimiento no es duro, pero dispone de suficiente cohesión. Si penetra, el revestimiento debe ser eliminado.

Adherencia del mortero

Se comprueba picando con un martillo las partes accesibles, en particular las fisuradas o que presenten defectos, con la finalidad de escuchar si el mortero suena a hueco. Si se detectan zonas con problemas de adherencia, se debe eliminar el revestimiento. Si sólo pasa de forma aislada, se eliminará localmente.

Adherencia de las pinturas

En estos casos es preciso realizar el test de la cuadrícula; el mismo consiste en cortar con una cuchilla la superficie pintada en cuadros de 2 x 2 mm, en un área de 10 x 10 cm. Si al menos 80 % de los cuadros permanecen adheridos, la pintura se considera apta; de no ser así, se debe eliminar. Cuando las pinturas estén sobre soportes rugosos o revestimientos sintéticos gruesos, es necesario verificar la adherencia con una rasqueta.

Determinación de Estabilidad de Revestimientos Discontinuos (Adheridos)

Para determinar la estabilidad de los revestimientos a base de elementos adheridos (embaldosados y chapados adheridos), se pueden llevar a cabo las siguientes comprobaciones:

Planeidad de la superficie

Para comprobar la planeidad de la superficie se utiliza un nivel.

Absorción y porosidad

Para comprobar la absorción y porosidad: se aplica agua sobre la superficie y si el líquido se desliza, el revestimiento se considera no absorbente; si, por el contrario, el agua es absorbida en menos de un minuto, el revestimiento se considera muy absorbente.

Adherencia de las piezas

Para comprobar la adherencia es preciso picar con un martillo las partes accesibles, en particular las fisuradas o que presenten defectos, con el fin de comprobar si las piezas adheridas suenan a hueco (el proceso se puede aprovechar para determinar, si hay lugares donde ello sea posible, el sistema de fijación utilizado, bien por toques o bien en capa contínua).

La operación no debe olvidar la comprobación de las partes con más riesgo de desprendimientos: ángulos, encuentro entre diferentes materiales, base del edificio...

Determinación de Estabilidad de Revestimientos con Anclajes

Para determinar la estabilidad de los revestimientos a base de elementos sujetados, se pueden llevar a cabo las siguientes comprobaciones:

Planeidad de la superficie

Se comprueba la planeidad de la superficie, con la ayuda de un nivel.

Fijación de las piezas

Se comprueba la fijación de las piezas, primero observando y determinando el sistema de fijación, si se trata de un elemento regulable. Si fuera necesario, se desmontará alguna de las placas, para conocer la existencia o inexistencia de aislamiento, así como el estado de los elementos anclados al paramento: si presentan oxidación, si están deformados, etc. La operación no debe olvidar la comprobación de las partes con más riesgo de desprendimientos: ángulos, encuentro entre diferentes materiales, base del edificio...

Artículos Relacionados

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado. Cookies