Características Materiales de los Residuos de Excavación y Demolición de Madera

De Construpedia

PortadaMinimizacion.PNG - Itec.gif - LogoProgramaLife.PNG NOTA: Este artículo ha sido creado gracias al Instituto de Tecnología de la Construcción de Cataluña - ITeC mediante el Programa Life de la Comisión Europea (Proyecto Life 98/351), en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. Pertenece a la publicación Manual de Minimización y Gestión de los Residuos en las Obras de Construcción y Demolición. Puedes descargar gratuitamente la publicación [PDF, 1,16MB]. ¡Atención! Este artículo está sujeto a Derechos de Autor. © ITeC, 2000.
<< Artículo Anterior Características Materiales de los Residuos de Excavación y Demolición de Asfalto y Betún Artículo Siguiente>> Características Materiales de los Residuos de Excavación y Demolición de Metales


Los residuos de madera presentan diversas posibilidades de valorización: desde la reutilización y reciclaje al aprovechamiento energético.

En nuestro país no existe una tradición basada en la utilización de la madera como material de construcción tan extendida en otros países del centro o norte de Europa. Tampoco existen tantas explotaciones de madera como en esos países, ni tampoco la madera es de la misma calidad.

La madera no se ha empleado de forma generalizada, aunque en algunas zonas de montaña o en algunos tipos de edificios determinados se ha utilizado con mayor frecuencia. Así sucede, por ejemplo, en los edificios industriales y de almacenamiento del siglo XIX, en los que era habitual la estructura de cubierta a base de cerchas de madera.

Existen varias alternativas de valorización para los residuos de madera: desde la reutilización directa como elementos de arquitectónicos, a la valorización energética mediante su combustión controlada. Las más interesantes son las que consiguen reutilizarla o reciclarla, para lo cual es imprescindible almacenar correctamente los residuos de madera, porque, en efecto, con un almacenaje por separado se logra evitar:

  • La contaminación o los daños sufridos por el contacto con otros residuos.
  • La pudrición de la madera, que puede convertir el residuo en no inerte. En particular debe ser protegida de la lluvia, para impedir que aumente su contenido de humedad y sea atacada por microorganismos.
  • La mezcla con otros residuos inertes que reducirán su reciclabilidad.

Las maderas duras en buen estado se pueden reutilizar sin problemas. Existen casos en que su valor económico justifica incluso el coste del transporte -por carretera y por marhasta lugares alejados, a más de 500 km de distancia.

Las maderas blandas, en cambio, pueden triturarse y formar parte del relleno de tableros de viruta aglomerada que se emplean en diversas aplicaciones.

Dos circunstancias afectan negativamente las posibilidades de valorización de los residuos de madera: los tratamientos a que haya sido sometida y las inserciones de clavos, tornillos u otras pequeñas piezas metálicas.

La madera de construcción es habitualmente tratada con productos que la protegen de la putrefacción y de la infección de insectos como la carcoma. Algunos de ellos, sin embargo, son nocivos para la salud, y por lo tanto convierten los residuos de madera en un material peligroso para determinadas aplicaciones. Si hay sospechas de que la madera ha podido recibir alguno de esos productos químicos, se debe hacer examinar y tratar adecuadamente.

Si la madera ha sido infectada por insectos, puede ser necesario someterla a un tratamiento antes de reutilizarla. Si la infección persiste, se deberán llevar a cabo con procesos específicos. Si, por el contrario, ha desaparecido, la madera seguramente se podrá reutilizar, aunque será necesario comprobar que la sección que ha quedado sea suficiente para alcanzar la resistencia que se necesita en el nuevo uso.

La inclusión de piezas metálicas en la madera -clavos, tornillos o grapas- dificulta la recuperación y transformación de los residuos de madera porque estas piezas son difíciles de extraer y podrían llegar a dañar la maquinaria de reciclado. Por lo tanto, lo primero será localizarlos para luego extraerlos. Las piezas de gran longitud o sección tienen menos inclusiones -en relación con su volumen- que las delgadas y de tamaño menor. De modo que a medida que las secciones y el tamaño disminuyen, los residuos de la madera son más difícilmente reciclables porque resulta excesivamente caro extraer esas piezas.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado. Cookies