Tecnología de la Construcción. Cubiertas: Clasificación de las Cubiertas

De Construpedia

LogoFLC.PNG Nota: Este artículo ha sido creado gracias a la Fundación Laboral de la Construcción en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido pertenece a la publicación Encargado de Obra: Calidad y Medio Ambiente disponible en el sitio web Fundación Laboral de la Construcción

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derecho de Autor. © Fundación Laboral de la Construcción.



Contenido

Clasificación de las cubiertas

Observarás que en un apartado anterior, al hacer una breve referencia histórica a las cubiertas, se hizo mención a dos tipologías claramente diferenciadas: la cubierta plana y la cubierta inclinada.

Pues bien, esta diferenciación entre cubiertas planas e inclinadas constituye la clasificación fundamental que puede realizarse al estudiar las cubiertas.

No obstante, como verás en este apartado y se refleja en la Figura "Clasificación de las Cubiertas", hay otra posibilidad de estudiar las cubiertas a partir de dos grandes grupos: cubiertas frías y calientes, en función del orden en que se disponen los elementos de impermeabilización y aislamiento térmico de la cubierta.

Cubiertas planas y cubiertas inclinadas

El estudio de las cubiertas suele hacerse a partir de dos grandes grupos:

a. Cubiertas planas

Son aquellas cubiertas que son prácticamente planas y sólo presentan una ligera pendiente para evitar que el agua se estanque en su superficie.

La impermeabilización de este tipo de cubiertas se confía a una lámina continua de material impermeable.

Si bien esta capa de material im-per-me-a-ble debe garantizar la impermeabilización del espacio interior, las cubiertas planas se construyen con una ligera pendiente para evitar que se acumule el agua, pues en caso contrario ésta podría sobrepasar el nivel de la impermeabilización y penetrar a través de ella.

Además, la acumulación de agua en una cubierta debe evitarse también, ya que comporta importantes aumentos de la carga que debe soportar el forjado superior del edificio.

Las cubiertas planas son, por lo general, cubiertas accesibles.

Cuando son transitables disponen de un acabado de pavimentación que permite el paso habitual de personas. Reciben, por lo general, la denominación de azoteas.

Cubierta plana transitable

Si por el contrario, son no transitables disponen de un acabado de su superficie que las hace sólo accesibles para trabajos de mantenimiento.

La impermeabilización de las cubiertas planas se confía a una lámina continua de material impermeable.

b. Cubiertas inclinadas

Reciben este nombre aquellas cubiertas que tienen una fuerte pendiente, pensada principalmente para evacuar con facilidad el agua, y a las que no se puede acceder, a no ser para trabajos de mantenimiento y, aun en este caso, con cierta dificultad.

Están construidas a base de superponer muchos elementos, que presentan unas características de relativa impermeabilidad (como, por ejemplo, las tejas cerámicas, la pizarra, las placas de fibrocemento o las planchas metálicas, etc.) y dispuestos de tal forma que cada uno de ellos conduce el agua hacia el situado por debajo de él, y así sucesivamente hasta evacuar el agua fuera de la cubierta.

La impermeabilidad se garantiza solapando adecuadamente cada una de las piezas que componen la cubierta y dándole la pendiente necesaria, en función de la intensidad de las lluvias previsibles.

Cubiertas inclinadas

Dado que las piezas que componen la cubierta no conforman una superficie impermeable continua, es conveniente aseguar en este tipo de cubiertas que no se produzcan retenciones de agua provocadas por obstáculos que se depositen sobre ellas y que no permitan su adecuada evacuación, pues en ese caso pueden producirse filtraciones en estas cubiertas.

Retención de agua por un obstáculo en una cubierta inclinada

De ahí que observarás que en zonas climáticas de fuertes lluvias la pendiente de las cubiertas es mucho más inclinada.

Las cubiertas inclinadas reciben comúnmente el nombre de tejados, aun cuando no siempre están realizadas con tejas.

Las cubiertas inclinadas están construidas a base de superponer muchos elementos, que presentan unas características de relativa impermeabilidad y dispuestos de tal forma que cada uno de ellos conduce el agua hacia el situado por debajo de él.

Cubiertas frías y Cubiertas calientes

Pese a la clasificación señalada en el apartado anterior, también suele ser común diferenciar las cubiertas en función de la disposición de la capa impermeable con respecto a la capa que tiene la función de aislamiento térmico.

En este sentido pueden distinguirse:

a. Cubiertas frías

Son aquellas cubiertas que están formadas por dos partes, separadas por una cámara de aire.

En esta solución de cubierta, la parte superior tiene la función de impermeabilización, mientras que la parte inferior es la que tiene la misión de proporcionar el adecuado aislamiento térmico.

Reciben también la denominación de cubiertas ventiladas.

La solución más común en este tipo de cubiertas consiste en situar la parte de la cubierta que tiene la misión de aislamiento directamente sobre el forjado y la parte o capa destinada a cumplir la función de impermabilización separada del forjado mediante una solera, que se construye levantándola del forjado con unos tabiquillos y, por tanto, creándose entre ambas partes una cámara de aire.

Se trata de una solución cuyo objetivo es que la cámara acumule el calor que recibe la cubierta, de tal modo que aquél no llegue al elemento estructural, es decir, el forjado que está en contacto con la vivienda, evitándose así que ésta reciba un calor excesivo.

Para que funcione correctamente es indispensable que la cámara de aire esté perfectamente ventilada.

Se trata de una solución pensada especialmente para zonas climáticas cálidas, pues resuelve muy adecuadamente los problemas que causa una importante incidencia del sol sobre la cubierta.

Al estudiar en próximas Unidades Didácticas los diferentes tipos de cubiertas se podrán ver las distintas soluciones que conforman este tipo de cubierta fría.

Sección esquemática de una cubierta fría

Las cubiertas frías están formadas por dos partes, separadas por una cámara de aire, de tal forma que la parte superior está destinada a cumplir la función de impermeabilización y la parte inferior tiene la misión de proporcionar el adecuado aislamiento térmico.

b. Cubiertas calientes

Se trata de una solución de cubierta en la que las distintas partes o capas están dispuestas en forma continua, es decir, entre la capa de impermeabilización y la de aislamiento no existe ninguna cámara de aire.

Este tipo de cubiertas recibe también la denominación de cubiertas no ventiladas.

Con esta solución el calor se acumula en las diferentes capas que componen la cubierta. Por ello, se trata de una solución pensada inicialmente para zonas climáticas con bajas temperaturas, donde es interesante esta acumulación de calor en la cubierta.

No obstante, como esta solución se ha ido extendiendo y se ha convertido en una solución habitual en cualquier clima, cuando se emplea en zonas cálidas debe darse mayor importancia a los materiales de aislamiento, a fin de evitar el paso del calor al interior de la vivienda.

Como se puede observar en la figura siguiente, las distintas capas se sitúan superpuestas, colocándose por regla general el aislamiento debajo de la impermeabilización (aun cuando hoy día también es común invertir esta disposición, como se estudiará en próximas Unidades).

Sección esquemática de una cubierta caliente

En las cubiertas calientes, las diversas partes o capas están dispuestas en forma continua, es decir, entre la capa de impermeabilización y la de aislamiento no existe ninguna cámara de aire.

Como se verá a lo largo de las próximas Unidades Didácticas, la mejora en la calidad y la aparición de nuevos materiales de aislamiento térmico y de impermeabilización ha propiciado que en la construcción actual de cubiertas planas, adquieran cada vez mayor auge las soluciones de cubiertas calientes, es decir, las no ventiladas, ya que su ejecución constructiva es más fácil que la de las cubiertas frías y, por tanto, suele ser más económica.

Por el contrario, en las cubiertas inclinadas, al tener que darles una determinada inclinación, esto propicia que se cree un espacio o cámara de aire entre la propia cubierta y el elemento de soporte, habitualmente el forjado.

Por ello, en este tipo de cubiertas sí que aparece una cámara de aire, por lo que en la mayoría de ocasiones estas cubiertas inclinadas responden a la tipología mencionada de cubiertas frías o ventiladas.

Hay dos grandes tipos de cubiertas:

- cubiertas planas;
- cubiertas inclinadas.

También pueden clasificarse las cubiertas como:

- cubiertas frías o ventiladas;
- cubiertas calientes o no ventiladas.

Artículos Relacionados

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado. Cookies