Señalización de Glorietas

De Construpedia

Logo abenor.jpg Nota: Este artículo ha sido creado gracias a la ABENOR en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido está disponible en el sitio web de ABENOR

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derechos de Autor.


Contenido

Principios

Como en los demás tipos de nudo, la señalización vertical y las marcas viales deben formar parte del trazado desde su concepción, en vez de añadirse al final; pero en el caso de una glorieta, deben destacar su peculiar funcionamiento, basado en la prioridad de paso de los vehículos que circulan por la calzada anular frente a los que esperan entrar en ella.

Velocidad excesiva

El problema más frecuente es la velocidad excesiva, en la entrada y dentro de la calzada anular, a consecuencia de:

  • Mala percepción de la presencia de la glorieta, sobre todo de noche.
  • Calzada anular excesivamente ancha o larga (glorieta demasiado grande).
  • Inflexión inadecuada a la entrada.
  • Angulo de entrada demasiado pequeño, que anima a una rápida incorporación a la calzada anular.
  • Escasa visibilidad de la marca de “ceda el paso”.
  • Señalización de aviso y de dirección mal proyectada o mal situada.
  • Señales reductoras de velocidad ausentes o mal situadas.

La solución al problema de la velocidad puede tener que ser bastante drástica, llegando hasta la regulación por semáforo de las entradas problemáticas en las horas punta. En casos extremos la glorieta puede tener que ser convertida en una intersección anular o dotada de semáforos.

Caso de las glorietas existentes

Entre las medidas prácticas para reducir los accidentes en glorietas existentes pueden citarse:

  • La reposición o suplemento de las señales de aviso.
  • La colocación de señales de preaviso del tipo cartel-croquis.
  • Una mejor visibilidad de la marca de “ceda el paso”.
  • Un nivel adecuado de resistencia al deslizamiento, tanto en los accesos como en la calzada anular. Debe tenerse en cuenta que, a las velocidades de circulación en la calzada anular, la resistencia al deslizamiento depende de la textura superficial de los áridos que forman la superficie de rodadura (micro-textura); y que aunque no se requiera en la calzada anular la textura superficial profunda (macro-textura) necesaria para una buena resistencia al deslizamiento en carreteras de alta velocidad, sin embargo sí se requiere en los accesos si la velocidad de recorrido en ellos (percentil 85%) fuera mayor de 90 km/h.
  • La ausencia de peraltes excesivos o de brusca aparición en la entrada.
  • La reducción de una anchura excesiva en la entrada, por fraccionamiento o estrechamiento.
  • La colocación de señales reductoras de velocidad con paneles de distancia.

Si los problemas a la entrada estuvieran motivados por una escasa visibilidad hacia la izquierda, pueden obtenerse buenos resultados desplazando hacia adelante la marca de “ceda el paso” conjuntamente con un acortamiento de la isleta deflectora.

Señalización vertical

Previa

La presencia de una glorieta debe ser advertida en todos sus accesos, por medio de una señal de aviso P-4, situada a unos 150 m de la marca de “ceda el paso” fuera de poblado, y a distancias eventualmente menores en zona urbana o suburbana.

La señalización previa de los destinos a que conducen las salidas de la glorieta (al menos las principales, especialmente los que supongan continuidad de itinerarios de largo recorrido) debe hacerse por medio de carteles-croquis S-21 0, del tipo representado en la siguiente figura:

Señaliz1.png


Las reducciones de velocidad en cada acceso deben señalizarse igual que en los demás tipos de intersección en los que pueda ser necesario detenerse para ceder el paso a otros vehículos; debe considerarse la posibilidad de formación de colas de vehículos, que puedan adelantar el punto de detención.

Donde haya un carril segregado para giro a la derecha, los vehículos que vayan a emplearlo deben ser canalizados hacia él por medio de marcas viales (flechas) y señales verticales. Los demás carriles deberán también señalizarse, indicando cada destino.

A la entrada

La obligación de ceder el paso a los vehículos que circulan por la calzada anular debe señalizarse con una señal R-l en correspondencia con la marca vial de “ceda el paso”; para mejorar su percepción, se recomienda duplicarla sobre la isleta deflectora a la izquierda de la entrada. Eventualmente se puede implantar un preaviso.

No se deben colocar señales de dirección a la entrada, salvo que se trate de un carril segregado para giros a la derecha.

En la calzada anular

Para subrayar el sentido de circulación por la calzada anular, frente a cada entrada debe situarse una señal R-402 o mejor una flecha R-400 o S-12 en la isleta central. No se deben poner limitaciones de velocidad en la calzada anular.

De salida

Sólo deben señalarse los destinos de salida -en las isletas perimetrales, pero nunca en la isleta central- por medio de señales. A fin de que éstas no obstaculicen la visión de los conductores que esperan entrar, deberá cuidarse su altura: o bien su borde superior no deberá estar a más de 1 m del suelo, o su borde inferior deberá estar a más de 1,5 m del suelo.

Más allá de la glorieta pueden colocarse señales de confirmación igual que en los demás tipos de nudo.

Marcas viales

En los accesos a una glorieta las marcas viales pueden servir, además de para canalizar la circulación, para diferenciar un carril segregado para giros a la derecha. En este caso, los vehículos que vayan a emplearlo deben ser canalizados hacia él por medio de marcas viales (flechas) y señales verticales.

La línea de “ceda el paso” debe tener una marca M-4.2. En la calzada anular es conveniente separar carriles poy medio de marcas M-l .3. No se recomienda reservar carriles, por medio de flechas y marcas viales, en la calzada anular.

Balizamiento

Se recomienda el empleo de captafaros en las narices de las isletas y eventualmente de balizas luminosas (especialmente en zona urbana).

Por el contrario, no deben emplearse paneles direccionales en la isleta central.

Defensas

No deben situarse obstáculos en las isletas (central o deflectoras), por lo que tampoco deben colocarse en ellas barreras de seguridad (que también constituyen un obstáculo).

En caso de fuertes desniveles o de presencia de obstáculos peligrosos podrá considerarse la instalación de barreras de seguridad en el margen exterior de la calzada anular o en los accesos a la glorieta.

Artículos Relacionados

Publicidad

NKE y Autodesk, BIM

Ayudamos a Arquitectos, Ingenieros, Constructoras y diseñadores a lograr mejores proyectos.



Publicidad
Publicidad
Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado. Cookies