Grúa Móvil

De Construpedia

Grúa Móvil.jpg

Se denomina Grúa Móvil a todo conjunto formado por un vehículo portante, sobre ruedas o sobre orugas, dotado de sistemas de propulsión y dirección propios sobre cuyo chasis se acopla un aparato de elevación tipo pluma.

Posee gatos hidráulicos o estabilizadores que evitan el vuelco. La Grúa Móvil funciona a través de un brazo telescópico que se despliega hidráulicamente y un sistema de cables y cabrestante accionado por un motor para el movimiento de elevación de cargas. Se utiliza habitualmente para el montaje de Grúas Torre.

Contenido

Riesgos Asociados

  • Caída de personas.
  • Caída de objetos por desplomes, manipulación o desprendimientos.
  • Golpes y contactos contra objetos inmóviles o móviles de la máquina.
  • Atrapamientos por o entre objetos, o por vuelco de máquinas.
  • Contactos térmicos y/o eléctricos.
  • Explosiones.
  • Incendios.
  • Atropellos, golpes y choques con o contra vehículos.
  • Riesgo de daños a la salud derivados de la exposición a agentes físicos: ruidos y vibraciones.
  • Otros: caída de rayos sobre la grúa.
  • Agotamiento de la capacidad mecánica de componentes de la grúa.

Prevención de Riesgos

Recomendaciones Particulares

  • Controlar la máquina únicamente desde el asiento del conductor.
  • No permitir la presencia de trabajadores o terceros en el radio de acción de la máquina.
  • No permitir el transporte de personas ajenas a la actividad.
  • No subir ni bajar con la grúa autopropulsada en movimiento.
  • Durante la conducción, utilizar siempre un sistema de retención (cabina, cinturón de seguridad o similar). Fuera de la obra, hay que utilizar el cinturón de seguridad obligatoriamente. Comprobar el funcionamiento de los frenos.
  • Al reiniciar una actividad tras producirse lluvias importantes, hay que tener presente que las condiciones del terreno pueden haber cambiado.
  • En operaciones en zonas próximas a cables eléctricos hay que verificar la tensión de los mismos para identificar la distancia mínima de trabajo.
  • Detener el trabajo si la visibilidad disminuye por debajo de los límites de seguridad (lluvia, niebla,...) hasta que las condiciones mejoren. Se debe aparcar la máquina en un lugar seguro.
  • Está prohibido bajar pendientes con el motor parado o en punto muerto.
  • Realizar las entradas o salidas del solar de la obra con precaución y, si fuese necesario, con el apoyo de un señalista.
  • Cuando las operaciones comporten maniobras complejas o peligrosas, el maquinista tiene que disponer de un señalista experto que lo guíe.
  • Mantener el contacto visual permanente con los equipos de obra que estén en movimiento y los trabajadores del puesto de trabajo.
  • Respetar la señalización interna de la obra.
  • Evitar desplazamientos de la grúa autopropulsada en zonas a menos de 2 m del borde de coronación de taludes.
  • Comprobar la existencia de placas informativas instaladas en un lugar visible.
  • Asegurarse de que el gancho de la grúa dispone de pestillo de seguridad y las eslingas están bien colocadas.
  • Revisar el buen estado de los elementos de seguridad: limitadores de recorrido y de esfuerzo.
  • Respetar las limitaciones de carga indicadas por el fabricante.
  • No abandonar el puesto de trabajo con la grúa con cargas suspendidas.
  • No utilizar grúas de oruga como medio de transporte de carga.
  • Comprobar la correcta colocación de los mecanismos estabilizadores antes de entrar en servicio la grúa.
  • Realizar las operaciones de carga y descarga con el apoyo de operarios especializados.
  • Si se tiene que apoyar sobre terrenos blandos, se ha de disponer de tablones para que puedan ser utilizados como plataformas.
  • Prohibir transportar cargas por encima del personal.
  • Los giros de la grúa sobre las orugas no se deben realizar con cargas mayores suspendidas.
  • Mantener siempre que sea posible la carga a la vista.
  • Prohibir arrastrar las cargas.
  • Durante las operaciones de mantenimiento o reparación, no utilizar ropa holgada, ni joyas, y utilizar los equipos de protección adecuados.
  • Los residuos generados como consecuencia de una avería o de su resolución hay que segregarlos en contenedores.
  • Estacionar la grúa autopropulsada en zonas adecuadas, de terreno llano y firme, sin riesgos de desplomes, desprendimientos o inundaciones (como mínimo a 2 m de los bordes de coronación). Hay que poner los frenos, sacar las llaves del contacto, cerrar el interruptor de la batería y el compartimento del motor y, si hay pendiente, calzar la máquina.

Enlaces Externos

Artículos Relacionados

Publicidad

AENOR



Publicidad
Publicidad
Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado. Cookies