Espacios del Equipo Sanitario. Composición de la Vivienda

De Construpedia


La vivienda contemporánea ITeC.jpg
Nota: Este artículo ha sido creado gracias al Instituto de Tecnología de la Construcción de Cataluña (ITeC) en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido pertenece a la publicación "La vivienda contemporánea". Ver todos los artículos de "La vivienda contemporánea" en la Construpedia.

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derecho de Autor. © ITeC.

Tienda ITeC


Contenido

Higiene y cambios en los espacios y equipos sanitarios

Distribución típica de una vivienda en Barcelona publicada en un anuncio de prensa

Los hábitos relativos a la higiene son los que más han cambiado con el paso de una generación.

Del baño semanal, como norma, se ha pasado a la ducha diaria. La demanda de mejora de la higiene se soluciona frecuentemente con la duplicación completa de los equipos sanitarios. Pero es una solución cara y que, por falta de espacio, conduce a formalizar piezas oscuras muy pequeñas, por ello solamente parece razonable para viviendas de nivel alto.

Teniendo en cuenta que:

a) Un water puede dar un servicio aceptable en la mayoría de las viviendas a todos sus ocupantes,

b) Actualmente la ducha y el lavabo son los aparatos críticos, tanto por su duración como la coincidencia de uso

c) El equipo sanitario es caro, comparado con otros componentes de la vivienda

d) El cuidado y el culto del cuerpo son una preocupación creciente en nuestra sociedad

Deducimos que en lugar de realizar una duplicación sistemática de espacios con equipos sanitarios completos, es más razonable la distribución de los aparatos sanitarios en espacios diferentes.

Vivienda en Villejuif, Francia (Y Lion, 1986-92)

Si debido a la intensidad de uso fuera necesario duplicar algún aparato, posiblemente esta duplicación debería limitarse al lavabo y a la ducha.

La división más razonable del equipo sanitario, y que se realiza con mayor frecuencia en los países europeos, es la que consiste en la segregación, por una parte, del equipo destinado a funciones evacuatorias, compuesto básicamente por un inodoro acompañado de un lavamanos, y, por otra, del equipo destinado al aseo y cuidado del cuerpo, compuesto básicamente por el lavabo, y la ducha o la bañera.

Bañera y bidé

En cuanto al tipo de aparatos que componen el equipo higiénico, es necesario hacer unas puntualizaciones sobre la vigencia actual de la bañera y del bidé.

En las prácticas de higiene, el baño ha quedado mayoritariamente sustituido por la ducha. Generalmente los baños se toman más por motivos de relajación que de limpieza. Parece, por lo tanto, que es más razonable que la instalación de duchas sea preferente a la de bañeras, al menos a partir de una segunda instalación de este tipo de aparatos, ya que la bañera también puede cumplir la función de ducha.

El bidé es un aparato que no usado en muchos países de nuestro ámbito cultural o bien tiene un uso muy limitado. En cambio, en nuestro país, el bidé está presente en prácticamente todos los baños de las viviendas que se construyen actualmente, incluso en los más sencillos. Posiblemente la dotación de varios bidés en una vivienda se debe, muchas veces, más a criterios de ostentación y de valoración inmobiliaria que a necesidades reales, sobre todo si se tiene en cuenta que las viviendas suelen estar dotadas siempre con una ducha extensible.

Es necesario poner en duda el criterio de equipar sistemáticamente todas las viviendas con bidé.

Características del espacio del equipo sanitario

Jarra y jofaina en una habitación decimonónica. Imagen X. Miserachs. Cent anys de vida quotidiana

Debido al incremento de las prácticas relacionadas con el culto del cuerpo, es razonable que haya partidarios de que deje de ser una pieza pequeña y oscura para pasar a ser una pieza más espaciosa y alegre, con unas condiciones de habitabilidad parecidas a la de las habitaciones. La contrapartida de esta solución es la necesidad de aumentar la longitud de la fachada de la vivienda con el consiguiente encarecimiento de la construcción.

Pero este encarecimiento se podría compensar con el abaratamiento logrado si dejaran de ventilar a fachada otras piezas, como la escalera de vecinos del edificio o la teórica cuarta habitación con que se dota muchas veces a la vivienda y que, en la práctica, se destina muchas veces a cuarto de armarios. Así como el equipo de evacuación ha de incluirse forzosamente en un espacio cerrado y estrictamente sanitario, el equipo de cuidado exterior del cuerpo puede descentralizarse e integrarse en las habitaciones.

La mejora en la calidad de servicio capaz de proporcionar la descentralización e individualización de esta parte del equipo sanitario, puede compensar el encarecimiento originado por la pérdida de concentración de dicho equipo.

Ésta es una solución muy antigua, que consistía en la dotación de una jarra y una jofaina a cada habitación y que luego se concretó con la incorporación de un lavabo con agua corriente.

Hoy día este planteo vuelve a ser válido. No existe ninguna dificultad técnica. La única diferencia es que, de acuerdo con los hábitos higiénicos actuales, se debería añadir una ducha al lavabo como equipo sanitario individual. Para hacer más económica esta solución, se puede limitar la dotación individual al lavabo y dejar que la ducha sea compartida por dos habitaciones.

Artículos Relacionados

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado. Cookies