Encargado de Obra de Edificación - Mediciones: Descomposición de los Elementos de Obra en Unidades de Obra

De Construpedia

LogoFLC.PNG Nota: Este artículo ha sido creado gracias a la Fundación Laboral de la Construcción en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido pertenece a la publicación Encargado de obra de edificación. Mediciones disponible en el sitio web Fundación Laboral de la Construcción

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derecho de Autor. © Fundación Laboral de la Construcción.


Contenido

Descomposición de los elementos de la obra en unidades de obra

En un proceso constructivo surge la necesidad de valorar el proceso constructivo en sí mismo. De esta necesidad surge lo que denominamos en un proyecto las mediciones y el presupuesto.

En esta unidad didáctica, se va a analizar el procedimiento que se emplea para llegar a esas mediciones y presupuesto.

Es muy difícil establecer un presupuesto de una obra dando un valor absoluto de la misma, pero, no obstante, es muy importante llegar a valorar esa obra de la forma más aproximada posible.

Para poder determinar el valor de una obra de una forma matemática, vamos a realizar un procedimiento que simplifique dicho trabajo.

Este procedimiento consiste en descomponer la obra en fragmentos pequeños, fácilmente descriptibles, fáciles de medir y fáciles de valorar, a los que vamos a denominar unidad o partida de obra.

Unidad o Partida de obra

Una unidad es un sistema constructivo perfectamente definido, que forma parte de una construcción, de tal forma que, sumada a otras unidades o partidas, nos da el total de la obra que tratemos o la edificación completa.

Por ejemplo, una unidad de obra de levantamiento de tabiques se describe:

-m2 LEVANT.CARP.EN TABIQUES MANO
-Levantado de carpintería de cualquier tipo en tabiques, incluidos cercos, hojas y accesorios, por medios manuales, incluso limpieza y retirada de escombros a pie de carga, sin transporte a vertedero y con p.p. de medios auxiliares, sin medidas de protección colectivas.

Dicho de otro modo, una unidad de obra es una descripción completa y pormenorizada de los trabajos así como los medios que pueden intervenir.

Unidades de obra redactadas y recopiladas en una base de datos

Como ejemplo de estos fragmentos en una construcción, podemos establecer lo siguiente:

- Excavación de zanjas
- Cimentación de hormigón armado
- Acero en estructura metálica
- Forjado de viguetas y bovedillas
- Etc.

Capítulos de obra

Una vez que hemos generado los fragmentos en que hemos dividido nuestro edificio, tenemos que agruparlos para poder medir y valorar la obra.

Lógicamente estos fragmentos no pueden estar colocados de forma arbitraria, sino que los vamos a agrupar en un orden. Esta agrupación es lo que vamos a denominar capítulo de obra.

La forma de medir y valorar una obra es decomponer la misma en unidades de obra para luego agruparlas en capítulos de obra.

Los capítulos de obra los creamos normalmente según el criterio de oficios que los desarrollan, o bien según el orden de ejecución.

Este último criterio suele ser el más común, estableciéndose las siguientes fases de obra, por lo tanto capítulos.

Agrupación de la obra en capítulos de obra en función de los distintos oficios que intervienen

Además de estos capítulos, existen otros capítulos denominados "varios" o "Anexo", en los que se incluyen unidades de obra que no tienen cabida en los capítulos anteriormente descritos.

El capítulo de instalaciones lógicamente lo podemos dividir en capítulos más específicos, según el oficio que realiza la instalación o el tipo de instalación. Así, podemos establecer el capítulo de instalación eléctrica, de fontanería, de aire acondicionado, de calefacción etc.

Descripción correcta de la obra a través de las unidades y capítulos de obra

Es muy importante descomponer la obra en los fragmentos adecuados.

Esto no significa que los fragmentos sean muchos o pocos numéricamente, sino que deben recoger la totalidad de los trabajos necesarios para completar la obra.

Si los fragmentos en que hemos descompuesto esa obra no completan la totalidad de los trabajos necesarios para terminar la obra, la obra no estará definida en su totalidad y, por lo tanto, al valorarla lo haremos por debajo de su valor total, con lo que nuestro trabajo no estará correctamente realizado.

También cometeremos un error si los fragmentos suman más de la totalidad de la obra, ya que la valoración se nos quedará por encima de su valor real.

Las definiciones de las unidades de obra serán completas y exactas, de tal forma que la suma de todas ellas sean la totalidad de los trabajos que conlleva la obra.

Para ello, debemos conocer de forma pormenorizada la obra y analizar toda la información documentada que dispongamos de ella y del entorno en que se va a realizar.

Esta documentación suele ser:

- Los planos del proyecto de obra.
- La memoria descriptiva del proyecto.
- Documentación técnica complementaria, como información topográfica y geotécnica.

Esta información nos dará todas las claves para proceder a la descripción correcta y completa de los trabajos que conllevan los diferentes fragmentos en que hemos descompuesto la obra. De este modo, al unir dichos fragmentos, habremos realizado las mediciones de la totalidad de la obra, que podremos presupuestar a partir de la suma de los precios de las unidades de obra y, posteriormente, de los capítulos.

Las unidades de obra se definirán según los datos de proyecto e información complementaria.

Artículos Relacionados

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado. Cookies