Condiciones Previas que Han de Cumplirse Antes de su Realización. Paramento

De Construpedia


Logo afam.JPG Nota: Este artículo ha sido creado gracias a la AFAM en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido está disponible en el sitio web de afam

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derecho de Autor.


Evaluación del Paramento

Antes de la aplicación se comprobarán las siguientes características de la superficie donde se aplicará el mortero:

- Resistencia:

El paramento debe ser duro. Puede comprobarse rayando la superficie con un objeto punzante.

Si la incisión es profunda, el paramento no es resistente. En ese caso, se corrige eliminando el paramento hasta llegar a uno consistente. Si la superficie está pulverulenta se debe aplicar una imprimación para consolidarla, tras eliminar la parte no consistente.

- Limpieza:

El paramento debe estar totalmente limpio. En caso contrario, eliminar cualquier resto que pueda tener (ceras, aceites, detergentes, polvo, pinturas, etc.).

- Planeidad:

Viene determinada por el CTE DB SE-F, Tabla 8.2.

La planeidad se mide apoyando una regla de 1 m sobre el paramento para comprobar que la separación no supera los 5 mm. En una superficie de 10 m, la desviación máxima admitida es de 20 mm.

El desplome máximo admitido es de 20 mm en la altura del piso y de 50 mm en la altura total del edificio.

Si la planeidad no es la adecuada, se creará una capa de regularización hasta conseguir la planeidad deseada; esta capa de regularización puede realizarse con el mismo mortero o con otro.

Si existen salientes o abultados excesivos, podrán eliminarse dando unos golpes con la alcotana (piqueta) o con el canto de la paleta, intentando obtener así una superficie del revestimiento lo más uniforme posible.

- Estabilidad:

Para obtener estabilidad ha de transcurrir un tiempo suficiente antes de revestir un paramento, dado que puede sufrir movimientos si su construcción es reciente, debido a retracciones, flechas transmitidas de elementos estructurales, etc.

- Grado de absorción:

Conviene regar el paramento mediante aspersión de agua, directamente de la red con una manguera o lanzándola con la mano desde un recipiente. El objetivo de esta acción es humedecer el soporte, especialmente si este es cerámico, para evitar que absorba parte del agua de la pasta de mortero. En soportes muy absorbentes puede aplicarse una imprimación reguladora de la absorción.

Si el soporte es muy poco absorbente, precisará tratamiento antes de la aplicación del mortero.

En caso de que la absorción sea desigual, hay que aplicar una capa de regularización o una imprimación adecuada.

- Humedad:

Para medir la humedad en el paramento puede utilizarse un higrómetro.

El paramento no debe presentar brillo superficial a causa del agua; pero se tendrá en cuenta (como se ha indicado anteriormente) que con tiempo muy caluroso o paramentos muy absorbentes debe regarse con agua y esperar a que desaparezca la humedad superficial antes de la aplicación del mortero. El paramento no debe presentar humedades motivadas por remontes capilares desde el subsuelo.

En cualquier caso, el paramento nunca debe estar empapado superficialmente.

- Adherencia:

Eliminar la pérdida y descamación de material hasta llegar a una base firme. El material eliminado debe ser reemplazado por nuevos ladrillos o mediante la aplicación de capas de mortero.

- Rugosidad:

La rugosidad en un paramento favorece la adherencia y puede aumentarse cepillando con un cepillo de púas metálicas, picando con un puntero, por chorreado de arena, o atacando la superficie con agua acidulada y eliminando los restos de ácido con agua abundante.

En el caso de superficies demasiado lisas debe asegurarse la adherencia picándola con martellina, chorreándolas con arena, salpicándolas con mortero de cemento (M-15), con una imprimación, un puente de unión o mediante cualquier otro procedimiento que mejore la adherencia entre el soporte y el revestimiento.

- Protección de los detalles arquitectónicos:

Antes del inicio de la aplicación deben estar ejecutados aquellos detalles que puedan afectar a la calidad del trabajo realizado (aleros, bordes, vierteaguas,…).

Aceptación o rechazo del paramento

Si el paramento reúne las características descritas en el punto anterior, se considera apto.

En caso contrario, previamente a la colocación del revestimiento, se corregirán los defectos encontrados.

Artículos Relacionados

  1. Condiciones Ambientales de Ejecución
  2. Amasado del Mortero. Tiempo de Reposo
  3. Aplicación del Mortero
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado. Cookies