Caer o no Caer. Ésta es la Cuestión

De Construpedia

Logo ASEPAL.gif Nota: Este artículo ha sido creado gracias a ASEPAL en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido está disponible en el sitio web de ASEPAL.

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derecho de Autor.


Aunque sea un tópico no podemos olvidar que los accidentes por caídas desde altura son desgraciadamente muy frecuentes y a menudo de consecuencias graves o de muerte. Es por lo tanto importante incidir en la necesidad de evaluar correctamente los riesgos que concurren en las tareas desarrolladas en el lugar de trabajo, implementar las medidas preventivas adecuadas de carácter colectivo e individual si no es posible eliminarlas y formar e informar al trabajador de la naturaleza de los riesgos presentes y el alcance de las medidas adoptadas, cumpliendo con ello la legislación vigente.

Contenido

Clasificación

La normativa ha sido elaborada por el Comité Técnico CEN/TC 160 "Protección contra Caídas de altura, incluidos los cinturones de trabajo", cuya secretaría es desempeñada por DIN. Constituido este CT en 1988 en menos de cuatro años desarrolló el programa encomendado por CEN publicando la estructura de normas que nos permitimos clasificar en los grupos siguientes:

  • Componentes prensores del cuerpo del Sistema contra caídas: cinturones, arneses contra caídas y de asiento.
  • Componentes auxiliares que precisan los Sistemas contra caídas para: anclaje, amarre, absorción de energía, dispositivos anticaídas, conexión y descenso.
  • Descripción y detalle de los distintos Sistemas contra caídas.
  • Métodos de ensayo estáticos y dinámicos, utilizados para componentes y Sistemas y que vienen reunidos en una sola Norma, lo cual unifica criterios y permite estandarizar las dotaciones de los Laboratorios.
  • Las instrucciones de Uso, Mantenimiento y Marcado vienen también establecidas en una sola Norma.
  • Cabe asimismo mencionar una serie de normas para Equipos de Salvamento, cuya aplicación viene limitada a casos especiales que no vamos a tratar.

La norma EN 1868:97 incluye un listado de términos equivalentes en los tres idiomas oficiales de la CEE (inglés, francés y alemán). AENOR ha publicado la correspondiente UNE, con lo cual disponemos de términos técnicos estándar en nuestro idioma que procuraremos emplear en el texto de este artículo.

Componentes prensores del cuerpo

Son aquellos dispositivos de prensión del cuerpo que, formando parte de un Sistema contra caídas, se suministran con embalaje, marcado e instrucciones de uso. Incluyen los cinturones y los arneses anticaídas y de asiento.

Requisitos comunes

Estos componentes tienen requisitos comunes a cumplir, respecto a los materiales, diseño y construcción, que a continuación se detallan:

  • Las bandas y los hilos deben estar fabricados con fibra sintética virgen, mono o multi- filamento, apropiadas para el uso previsto, debiendo acreditar una resistencia mínima a la rotura de 0,6 N/tex.
  • Los hilos empleados en las costuras deben ser físicamente compatibles con las bandas y sus calidades comparables a estas. Su color debe presentar contraste para facilitar el examen visual.
  • El diseño debe permitir al usuario efectuar su cometido sin molestias injustificables. Los elementos esenciales de ajuste y cierre deben permanecer accesibles para el usuario y funcionar de manera eficaz cuando se accionen y una vez ajustados correctamente no debe ser posible que se abran o aflojen de manera fortuita.
  • Debe ser posible efectuar un examen visual de todos los elementos incluso cuando el componente del Sistema esté integrado en un traje.
  • Las partes metálicas no deben presentar signos de corrosión que puedan afectar al funcionamiento, cuando se sometan al ensayo de niebla salina durante 24 horas.

Cinturones para sujeción y retención

Vienen definidos en la UNE EN 358:00 y son los componentes prensores de un Sistema destinado a mantener al usuario en posición de trabajo, con plena seguridad (sujeción) o impedir que alcance un punto desde donde pueda producirse una caída (retención). No está previsto para satisfacer los requisitos exigidos para parar una caída.

El diseño y construcción exige que la anchura de la banda no debe ser inferior a 43 mm y disponer , como mínimo, de un elemento de enganche, cuya función es soportar la carga y que sirve para conectar otros componentes. Si el cinturón no esta dotado de un apoyo dorsal, su anchura no debe ser inferior a 80 mm. En caso de disponer de apoyo dorsal , su longitud debe exceder 50 mm a la mitad del perímetro, su anchura mínima será de 60 mm y de 100 mm, en un tramo de 200 mm con centro en la columna vertebral.

En la norma se define y describe los otros componentes del Sistema: Banda de amarre de sujeción, que sirve para conectar el cinturón a un punto de anclaje o para rodear una estructura, de manera que constituya un soporte. Cuando su longitud es fija debe cumplir los requisitos de la UNE EN 354 y si es ajustable, mediante un elemento regulador, su longitud máxima será de 2 metros y puede ser un componente separable o incorporado permanentemente al cinturón por un extremo. Uno de los extremos o los dos dispondrá de Conectores conforme a UNE EN 362.

Los ensayos de comportamiento, para el cinturón y sus componentes son de tipo estático y dinámico y vienen descritos en la UNE EN 364:93.

Arneses Anticaídas

Vienen descritos en la UNE EN 351:02 y son los componentes prensores del cuerpo en un Sistema contra caídas, destinado a detenerlas.

Figura 1: Arnés anticaídas, con indicación de elementos principales.

El arnés anticaídas puede estar constituido por bandas, ajustadores, hebillas y otros elementos, dispuestos y acomodados de forma adecuada sobre el cuerpo de una persona para sostenerla durante una caída y después de la detención de esta. Las bandas principales (anchura mínima 40 mm) son las encargadas de cumplir esta misión, las otras bandas ( anchura mínima 20 mm) se denominan secundarias.

Los elementos de enganche del arnés anticaídas pueden estar situados de forma que, durante la utilización del equipo, se encuentren por encima del centro de gravedad del cuerpo, en el pecho y/o e la espalda y/o en ambos hombros del usuario.

Los otros componentes de los Sistemas contra caídas vienen especificados en la UNE EN 363:02

Arneses de Asiento

Se especifican en la UNE EN 813:97 y están destinados a ser utilizados en los Sistemas de sujeción y retención cuando se requiera un punto de enganche bajo. No deben ser utilizados para la detención de caídas.

El arnés de asiento esta constituido por un conjunto de bandas, hebillas u otros elementos que, formando un cinturón con un punto de enganche bajo, está unido a sendos soportes que rodean a cada pierna, permitiendo sostener el cuerpo de una persona consciente en posición sentada. Las partes del arnés destinadas a transmitir la carga deben tener una anchura de 43 mm (cinturón y casi la mitad trasera de las perneras) y debe tener al menos un elemento de enganche situado en el centro de la parte delantera, pudiendo opcionalmente disponer de enganches laterales según se indica en UNE EN 358:00.

Los ensayos de comportamiento dinámico y resistencia estática vienen descritos en la UNE EN 364:93.

Componentes auxiliares

Son aquellos dispositivos cuya asociación con un componente prensor del cuerpo, como los descritos anteriormente, configuran un Sistema de sujeción y/o retención o bien un Sistema contra caídas, como más adelante especificaremos.

Dispositivos de Anclaje

Se describen y especifican en la UNE EN 795:97 y están destinados exclusivamente a ser usados para sujetar los EPIs contra caídas de altura y se clasifican en:

  • Clase A1: que incluye los anclajes estructurales para fijar permanentemente sobre superficies verticales, horizontales e inclinadas.
  • Clase A2 los anclajes estructurales para ser fijados sobre tejados inclinados.
  • Clase B: que incluye los anclajes provisionales transportables.
  • Clase C: incluye los anclajes equipados con líneas de anclaje flexibles horizontales. Generalmente incorpora anclajes estructurales (A 1), terminales e intermedios y punto de anclaje móvil. Estos EPIs pueden esta afectados por otra formativa, como puede ser la de construcción.
Figura 2: Línea de anclaje deslizante para arnés anticaídas.


  • Clase D: Son aquellos anclajes equipados con rieles rígidos horizontales sobre los que desliza un punto de anclaje móvil.
  • Clase E: Incluye los anclajes de peso muerto utilizables sobre superficies horizontales Se trata de una norma muy detallada y compleja que incluye los requisitos de ensayo aplicables con las configuraciones incluidas en la UNE EN 364:93.

Conectores

Sus especificaciones forman parte de la UNE EN 362:92 y corresponden a elementos de conexión del tipo gancho, con un mecanismo de cierre automático y de bloqueo automático o manual y del tipo mosquetón que es una particularidad de gancho. Solo deben desengancharse mediante dos acciones manuales voluntarias y consecutivas, como mínimo.

Deben estar exentos de bordes afilados o rugosos que puedan desgastar por fricción o dañar de cualquier forma las cuerdas o bandas, o herir al usuario.

La norma incluye un listado de recubrimientos protectores mínimos para el hierro o acero al objeto de resistir el ensayo de corrosión en atmósfera salina por 24 horas. Además deben resistir el ensayo de resistencia estática de 15 KN, sin desgarramiento ni rotura (UNE EN 364:93).

Elementos de Amarre

Vienen descritos en la UNE EN 354:02, pudiendo ser de longitud fija o regulable, siendo su utilidad como componente o elemento de conexión en los Sistemas contra caídas y puede estar constituido por una cuerda de fibras sintéticas, un cable metálico, una banda o una cadena.

Las cuerdas de fibra y bandas así como los hilos de costura de los elementos de amarre, deben estar fabricados a partir de fibras sintéticas vírgenes mono o multi-filamento, adecuadas para el uso previsto, siendo la tenacidad a la rotura de las fibras, al menos, de 0,6 N/tex. Cuando se empleen gazas como terminales en cuerdas de alma y funda trenzada , la longitud mínima del empalme debe ser de 100 mm, sellándolas para que no se abran durante el uso. Si se usa en el elemento de amarre un dispositivo de regulación, los extremos deben disponer de un tope final.

Los cables metálicos para elementos de amarre deben de ser de acero, los casquillos embutidos de los terminales manufacturados deben ser de material metálico dúctil.

Las cadenas deben cumplir, como mínimo, los requisitos referidos a las cadenas de 6 mm, establecidos en la norma ISO 1835. Los eslabones finales con forma oval o similares, así como todos los eslabones de conexión, deben ser compatibles con la cadena en todos los aspectos.

La resistencia estática para los elementos de amarre con material textil se ensaya con una fuerza de 22 kN, mientras que los de tipo metálico deben resistir una fuerza de 15 kN, sin desgarramiento ni rotura de ninguna de sus partes (UNE EN 364:93).

Los conectores para los elementos de amarre deben cumplir con la UNE EN 362:92.

Absorbedores de energía

Se especifican en la UNE EN 355:02 y se utilizan como elementos o componentes, bien integrados a un elemento de amarre, una línea de anclaje o un arnés anticaídas o bien en combinación con alguno de ellos, constituyen un Sistema contra caídas. En todos los casos, están diseñados para disipar la energía cinética desarrollada durante una caída desde una altura determinada.

Cabe definir dos parámetros que afectan al ensayo para el comportamiento dinámico del absorbedor de energía: Fuerza máxima Fmax, expresada en kilonewtons, medida en el punto de anclaje o en la línea de anclaje durante la fase de frenado y la distancia de parada H, expresada en metros, comprendida entre la posición inicial y la posición final del punto móvil del subsistema de conexión que soporta la carga. Ensayos conforme a UNE EN 364:93.

Dispositivo Anticaídas deslizante sobre línea de anclaje Rígida

Es conforme con la UNE EN 353-1:02 y generalmente incorporado o integrado a escaleras o peldaños adecuadamente fijados a las estructuras apropiadas. Son subsistemas que, cuando se combinan con un arnés anticaídas, dotado de un punto de enganche frontal, constituyen un Sistema contra caídas.

La línea de anclaje rígida puede estar constituida por un riel o por un cable metálico (diámetro mínimo 8 mm) y está prevista para ser fijada a una estructura a intervalos establecidos, para evitar movimientos laterales y diseñada para solo permitir el movimiento del dispositivo deslizante en las direcciones especificadas impidiendo su separación involuntaria. Todos los puntos de enganche y desenganche estarán equipados de un tope final.

El dispositivo anticaídas deslizante incorpora una función de bloqueo automático y un mecanismo de guía y se desplaza a lo largo de la línea de anclaje acompañando al usuario, sin requerir intervención manual, durante los cambios de posición hacia arriba o hacia abajo y se bloquea automáticamente sobre la línea de anclaje cuando se produce una caída. Debe estar dotado de un conector o de un elemento de amarre terminado en un conector, ambos conforme a normas EN.

Los parámetros para el ensayo de comportamiento dinámico son: Fuerza de frenado Fmax < 6 kN y la distancia de parada H < 1 metro. El protocolo de ensayo se describe en UNE EN 364:93.

Dispositivo Anticaídas deslizante sobre línea de anclaje Flexible

Viene especificado en la UNE EN 353-2:02, siendo un subsistema semejante al descrito anteriormente, salvo que la línea de anclaje es flexible y puede estar constituida por una cuerda de fibras sintéticas o por un cable metálico y está prevista para ser fijada en un punto de anclaje superior y debe dotarse de un tope final, o ser capaz de ajustarse a un tope final, para evitar que el dispositivo anticaídas deslizante se separe involuntariamente.

Figura 3: Sistema contra caídas mediante dispositivo deslizante sobre línea de anclaje flexible (cuerda textil).

Por lo demás el funcionamiento es idéntico al caso anterior e incluso los parámetros para el ensayo de comportamiento dinámico son los mismos.

Dispositivo Anticaídas Retráctil

Viene descrito en la UNE EN 360:02, siendo un subsistema que, combinado con un arnés anticaídas, constituyen un Sistema contra caídas. Incorporan una función de bloqueo automático y un mecanismo de tensión y retroceso del elemento de amarre, es decir, un elemento de amarre retráctil. El propio dispositivo puede integrar un medio de disipación de energía o bien incorporar un absorbedor de energía en el elemento de amarre retráctil, que puede estar constituido por un cable metálico, una banda o una cuerda de fibras sintéticas, y puede tener una longitud superior a 2 metros. En la Figura 2, el operario en primer plano utiliza este tipo de dispositivo anticaídas.

El funcionamiento es similar a los dos casos anteriores y los parámetros para el ensayo de comportamiento dinámico son idénticos a los reseñados.

Dispositivos de Descenso

Se especifican en la UNE EN 341:1992, que no se ha revisado y se usan como equipos de evacuación o rescate junto con un arnés antiácidas, permitiendo descender a una persona descender a una cota más baja. Según la energía de descenso se clasifican A, B, C y E y pueden ser con mando manual (velocidad < 2 m/s) y automáticos. No vamos ha describir estos dispositivos.

Sistema contra caídas

La norma UNE EN 363:02 especifica la terminología y los requisitos generales referidos a los Sistemas anticaídas utilizados como EPIs contra las caídas de altura y describe, mediante ejemplos, el modo en que los componentes o conjuntos de componentes pueden asociarse para formar un Sistema anticaídas.

En la siguiente tabla (Tabla A) se indican los ejemplos de asociación de los componentes que desarrolla la EN.

Sistema contra caídas Puntos de anclaje Dispositivo anti caídas Elemento de amarre Absorbedor de energía Arnés anti caídas
Con dispositivo retráctil Tipos según UNE EN 795:97 Conforme a UNE EN 360:02 Incorporado en anticaídas Cuando no lo incorpora el anticaídas Conforme a UNE EN 351:02
Con línea de anclaje rígida Tipos según UNE EN 795:97 Conforme a UNE EN 353-1:02 Conforme a UNE EN 354:02 Conforme a UNE EN 355:02 Conforme a UNE EN 351:02
Con línea de anclaje flexible Tipos según UNE EN 795:97 Conforme a UNE EN 353-2:02 Conforme a UNE EN 354:02 Conforme a UNE EN 355:02 Conforme a UNE EN 351:02
Con absorbedor de energía Tipos según UNE EN 795:97 No aplicable Conforme a UNE EN 354:02 Conforme a UNE EN 355:02 Conforme a UNE EN 351:02

NOTA: Se usan Conectores (UNE EN 362:92) entre componentes del Sistema contra caídas


Los Sistemas contra caídas deben diseñarse y fabricarse de forma tal que, en las condiciones de utilización previsibles para las que estén destinados, el usuario pueda desarrollar normalmente la actividad que le expone a riesgos sin generar otros factores de molestia, disponiendo de una protección adecuada a un nivel tan alto como sea posible y sean ligeros, sin perjuicio de la solidez en su construcción ni de su eficacia.

Asimismo, que el usuario pueda colocárselos lo más fácilmente posible en la posición adecuada y mantenerlo en ella durante el tiempo de utilización previsto, teniendo en cuenta los factores ambientales, los movimientos a realizar y las posturas a adoptar. Para ello, debe ser posible optimizar la adaptación de un arnés anticaídas a la morfología del usuario mediante cualquier medio adecuado, como elementos de ajuste o una variedad suficiente de tallas.

Cuando los Sistemas contra caídas, se utilicen en las condiciones previstas, la distancia de caída vertical del usuario será la menor posible y libre de obstáculos, sin alcanzar la fuerza de frenado el umbral de aparición de lesiones corporales, ni el desgarro o rotura de cualquier componente. Después de la detención, debe asegurar una posición correcta del usuario en la que pueda, dado el caso, esperar ayuda.

Métodos de ensayo

La norma UNE EN 364:92 especifica los métodos de ensayo aplicables a materiales, componentes y Sistemas que constituyen los equipos de protección contra caídas de altura. Incluye los requisitos que deben reunir las máquinas para el ensayo estático, las características del maniquí, los pesos y las masas rígidas de acero, a utilizar en los ensayos estático y dinámico, así como el equipo para el ensayo dinámico.

Incorpora también la norma detalles de los equipos para acondicionamiento de los dispositivos anticaídas al Calor (50ºC +/-2 y RH 85 +/-5%); Frío (-30 ºC +/-2); Humedad por pulverización de agua y resista opcionalmente al Polvo en cámara con agitación por corriente de aire a presión de 6 bar. Queda asimismo definido el equipo para el ensayo de resistencia a la corrosión de los metales por niebla salina conforme a ISO 9227:90.

Esta norma no ha sufrido revisiones desde su publicación en 1992 y ha permitido que todos los Organismos Notificados de Europa dispongan de equipos de ensayo y protocolos de prueba iguales, con lo cual los resultados son equivalentes. Se ha publicado en 1993 un erratum de la norma que modifica detalles constructivos del maniquí usado en los ensayos (Ver Figura 4).


Figura 4. Características del maniquí usado en los ensayos estáticos y dinámicos para componentes y sistemas contra caídas. La superficie debe ser lisa y si es de madera se laca y barniza.


En la Tabla B se indican los datos más significativos de los diversos ensayos. En las normas que especifican los componentes se señala las resistencias a soportar y los comportamientos que se requieren en cada caso.

Los dispositivos anticaídas deslizantes y retráctiles deben acondicionarse al calor, al frío y a la humedad, estando estos últimos con su elemento de amarre retráctil totalmente desenrollado antes de efectuar el ensayo de bloqueo.

Se exige un ensayo de fatiga para los dispositivos anticaídas retráctiles, con una masa mínima de 5Kg y efectuando un total de 1000 desplazamientos relativos para verificar que se bloquea en cada operación.

Caer5.png

Instrucciones de uso y marcado

La UNE EN 365:92 especifica los requisitos generales a tener en cuenta para los equipos de protección individual contra caídas de altura.

Deben proporcionarse con cada sistema o cada componente instrucciones escritas, siempre en el idioma del país de utilización, conteniendo detalles que aseguren el uso correcto. Cada norma EN de las reseñadas establece indicaciones y recomendaciones que deben incluirse en las respectivas instrucciones de uso del EPI, entre las cuales cabe reseñar las siguientes:

  • El disponer de una documentación actualizada con cada sistema o componente, conteniendo las fichas los datos sobre la identificación, fabricante, número de serie y año de fabricación, así como anotar las inspecciones y el mantenimiento realizado.
  • Instrucciones específicas para que el usuario proceda a una inspección del EPI, antes del uso y asegurarse que los componentes del Sistema sean compatibles y que deben sustituirse si se duda de su seguridad
  • Exigencia explícita, cuando el sistema o componente se ha utilizado para parar una caída, de no volverlo a usar sin una inspección completa por el fabricante o taller competente.
  • Instrucciones precisas para la limpieza, en particular los componentes textiles, inspección y almacenamiento.


Cada componente separado del Sistema estará marcado de forma clara, indeleble y permanente que identifican el EPI, con la norma de referencia, año de fabricación, número de serie y otros detalles tal como exige cada EN.

Debemos recordar que estos EPI son de Categoría III, es decir que el fabricante debe proporcionar en la Declaración de Conformidad CE, el nombre de las ON que han certificado el equipo y el proceso de fabricación o el producto final.

Conclusiones

Como se puede apreciar el TC 160 del CEN supo estructurar, desde el inicio, el estándar técnico para los EPI de protección contra caídas de altura y ha mantenido al día las que afectaban a elementos y componentes.

Consideramos imprescindible que los responsables de definir la configuración de Sistemas contra caídas, a utilizar en cada aplicación , el personal encargado del montaje y del mantenimiento asistan a cursos específicos sobre la correcta selección, acoplamiento, limitaciones de uso, montaje, inspección y mantenimiento del EPI.

El personal que utiliza los Sistemas contra caídas deben estar debidamente instruidos sobre la colocación, ajuste y correcto uso del EPI, así como de los riesgos que comporta la tarea que requiere su utilización.

No podemos olvidar la importancia de disponer con planes detallados de rescate inmediato y eficaz en caso de caída, para evitar el conocido trauma de suspensión, debido a intolerancia ortoestática que se define como los síntomas desarrollados en la persona (pérdida de concentración, fatiga, nauseas, sudor, debilidad o desmayo y si se prolonga, la muerte), durante la fase de suspensión por el arnés después de la caída.

Artículos Relacionados

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado. Cookies