Hay que hablar de Decrecimiento

[Obra ‘¿Estás seguro de verdad que el suelo no puede ser también el techo?’ de Bik van der Pol, un homenaje a la casa Fansworth del arquitecto Mies Van der Rohe. Foto: Enel Contemporanea – MACRO Museo Arte Contemporanea di Roma]

CAMBIO CLIMÁTICO Y COMPROMISO GLOBAL TRAS CANCUN 2010

En 2004 se constituyó el protocolo de Kioto, por el que los estados firmantes se comprometían a la reducción de gases de efecto invernadero, causantes del calentamiento global de la Tierra. En 2007 la comunidad científica reunida en Valencia afirmó globalmente que el cambio climático era una realidad, y no sólo teoría. Ese mismo año, la clase política reafirmó la posición de los científicos en la reunión mundial de Bali. En 2009, la reunión de Copenhague, protagonizada por los presidentes de la práctica totalidad del planeta, terminó en un sonoro fracaso que presagiaba lo peor para la reunión que se celebró hace unos días. En Cancún 2010 se han conseguido tímidos aunque importantes avances por parte de los ministros y representantes de medio ambiente de los países. No sólo se han establecido las bases para reeditar y ampliar el compromiso de Kioto, con un plazo que vence el año 2012, sino que, además, también se amplía el campo de actuación mediante la creación de un fondo mundial medioambiental con una dotación económica importante y se establecen los mecanismos de transferencia de tecnología a los países subdesarrollados para poder afrontar el calentamiento del planeta. También se plantea ir más lejos de los mercados de emisiones, y se busca la manera de capturar el exceso de CO2 emitido a la atmósfera.

Desde Ecópolis queremos seguir apoyando la creación de una industria para frenar el cambio climático en Cataluña, la revolución de las energías renovables y la disminución de la intensidad energética. Actualmente, las tendencias son positivas aunque lentas. Hay que buscar nuevos caminos que permitan crear nuevos mercados como el de los derechos de emisión, y buscar la gestión más adecuada de los recursos existentes y la implicación de las instituciones, las empresas y, evidentemente, el conjunto de la sociedad.

La fotografía que encabeza esta página hace referencia a una instalación que se expone en el museo Macro de Roma. Constituye una buena metáfora de la situación actual: busca que el visitante reflexione sobre el cambio climático y lo que pueden hacer las energías renovables para frenarlo. En el interior de la cápsula se puede ver un ecosistema tropical y húmedo y mariposas de diferentes especies, que son las criaturas más sensibles al calentamiento global. La previsión actual es que la Tierra se caliente dos grados durante los próximos años, lo que provocará la extinción del 30% de la biodiversidad actual. El reto es grande y sin duda apasionante, pero nos van la calidad de vida que tendremos en un corto plazo de tiempo y el mundo que heredará la siguiente generación.

[+INFO]

Deja un comentario

Top