Estás en Construmática » Construpedia

Trabajos en los que se Podría Encontrar Amianto

-

De Construpedia


ANED.JPG Nota: Este artículo ha sido creado gracias a la ANED y el SLIC en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido está disponible en el sitio web de ANED
¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derecho de Autor.


Los profesionales que pueden encontrar inesperadamente materiales que contienen amianto y perturbarlos pueden pertenecer a distintos gremios, entre las que se encuentran: el de los carpinteros, los instaladores de espacios comerciales, los fontaneros, los técnicos instaladores del gas, los electricistas, los instaladores del cableado informático, los conserjes y los técnicos de albañilería o carpintería que trabajan por encargo de particulares. Asimismo, cabe mencionar a los albañiles dedicados a las obras de demolición, a los trabajadores que se encargan del desguace y la reparación de buques, y a los mecánicos de vehículos.

Antes de iniciar los trabajos, se debe informar a estos profesionales sobre la ubicación de cualquier material que contenga amianto y hacer todo lo posible por evitar situaciones de peligro.

Sin embargo, se ha de estar preparado para la eventualidad de encontrar materiales que contengan amianto inesperadamente, pues siempre existe el riesgo de que la información sobre la ubicación del amianto pueda estar incompleta por cualquier motivo. En Principios Generales para Minimizar la Exposición se esbozó el planteamiento general aplicable a todos los trabajos en los que estuviese presente el amianto.

Este capítulo se centra específicamente en los trabajos de mantenimiento o revisión en los que exista el riesgo de encontrar amianto. En el caso de que se encuentren inesperadamente materiales que contengan amianto, lo prioritario será interrumpir inmediatamente los trabajos, impedir que terceras personas queden expuestas y evitar la dispersión de la contaminación por amianto.

Si usted emplea a profesionales (como los enumerados anteriormente) cuya actividad esté relacionada con las estructuras o los equipamientos de un edificio en el que pueda haber materiales que contengan amianto, o supervisa el trabajo de estas personas, debe:

  • asegurarse de que reciban la formación adecuada para reconocer los materiales que puedan contener amianto;
  • investigar a fondo la presencia de amianto antes de iniciar cualquier trabajo;
  • evaluar el riesgo de exposición al amianto;
  • facilitar a los trabajadores instrucciones por escrito sobre lo que deben hacer si inesperadamente encuentran o dañan material sospechoso de contener amianto (detener los trabajos inmediatamente, evitar que otras personas queden expuestas al amianto, impedir la dispersión de la contaminación);
  • en tal eventualidad, encargarse de que se analice una muestra del material sospechoso o dar por sentado que el material en cuestión contiene amianto y obrar en consecuencia.

En el caso de que se confirme la presencia de amianto, debe:

  • determinar si los trabajos de limpieza pueden entrañar únicamente una exposición esporádica y de baja intensidad para los trabajadores (véanse los ejemplos que figuran en el apartado 11.1);

o si es así, es posible que los trabajos estén exentos del requisito de notificación a la autoridad responsable del Estado miembro en cuestión (y se debe proceder como se especifica en el capítulo 11);

o en caso contrario, será preciso considerar los trabajos como trabajos de notificación obligatoria (véase el capítulo 12);

o independientemente de si los trabajos son o no de notificación obligatoria, será necesario elaborar y poner a disposición una evaluación del riesgo por escrito;

  • decidir si necesita contratar a una empresa especializada (véase el capítulo 6), de acuerdo con lo dispuesto en los reglamentos nacionales;
  • notificar el incidente a la autoridad encargada de velar por el cumplimiento de la legislación (si procede);
  • conservar un registro de las pruebas (análisis de laboratorio de las muestras) y las razones en las que haya basado sus decisiones;
  • revisar el incidente y adoptar las medidas necesarias para evitar que en el futuro puedan repetirse incidentes similares;
  • en caso necesario, registrar la exposición de los trabajadores al amianto y facilitarles la información necesaria para su historial médico (véase el capítulo 19);
  • una buena práctica consiste en mantener diversos registros (en los que quede constancia, por ejemplo, de la formación impartida, las evaluaciones del riesgo, las instrucciones de trabajo por escrito todos los análisis de laboratorio y las notas sobre cualquier incidente).

Si usted va a realizar trabajos (en un edificio, en una instalación o en un vehículo) en los que exista la posibilidad de encontrar amianto o de dañar materiales que contengan amianto, debe:

  • saber qué hacer si inesperadamente encuentra materiales sospechosos de contener amianto o daña ccidentalmente materiales que contengan amianto en el transcurso de su trabajo;
  • si encuentra amianto inesperadamente:

o debe interrumpir inmediatamente su actividad y notificar el hallazgo a su supervisor;

o debe organizar (o pedir a su supervisor que organice) la recogida de una muestra del material sospechoso para su análisis o dar por sentado que el material en cuestión contiene amianto y obrar en consecuencia.

Si daña accidentalmente materiales que contengan amianto, debe:

  • interrumpir su actividad inmediatamente;
  • impedir que cualquier otra persona se aproxime a la zona de trabajo;
  • comprobar si su ropa se ha manchado de polvo o escombros y, si es así, quitarse la ropa contaminada e introducirla en una bolsa de plástico; ducharse (si es posible) o lavarse a fondo y limpiar con agua el polvo que haya podido quedar en las instalaciones de lavado.

Si es usted inspector de trabajo, debe:

  • tratar de encontrar pruebas que demuestren que las recomendaciones dadas anteriormente se han aplicado —de lo que debe dar fe la disponibilidad de las instrucciones escritas, el contenido de dichas instrucciones y la concienciación de los trabajadores con respecto a su contenido— y verificar si se han ejecutado los

procedimientos;

  • comprobar que en la evaluación del riesgo éste se evalúa adecuadamente (para los trabajadores y para otras personas);
  • comprobar que se han establecido y adoptado las precauciones adecuadas (por ejemplo, en el plan de trabajo y en la práctica durante los trabajos);
  • fomentar el estudio crítico de los procedimientos de gestión para la prevención de incidentes futuros;
  • en el caso de que se haya producido un incidente:

o comprobar que las medidas adoptadas son proporcionales al riesgo para la salud;

o prestar asesoramiento sobre el riesgo para la salud de una manera fáctica y tranquilizadora;

o asegurarse de que se registre el incidente (para mejorar las directrices generales o para el procedimiento judicial);

  • verificar el cumplimiento de los reglamentos nacionales sobre estas cuestiones.

Traje y equipo respiratorio desechable

Traje y equipo respiratorio desechable

Artículos Relacionados

Enlaces Externos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
En cumplimiento de lo establecido en el RDL 13/2012, de 30 de marzo, Construmatica.com solicita su consentimiento para obtener datos anónimos de carácter estadístico sobre su navegación en nuestro sitio Web. Si Ud. continua navegando por el mismo entenderemos que acepta expresamente que instalemos cookies en su navegador.