Estás en Construmática » Construpedia

Tecnología de la Construcción - Terrenos, Hormigones y Cimentaciones: Clases de Terrenos

De Construpedia


LogoFLC.PNG Nota: Este artículo ha sido creado gracias a la Fundación Laboral de la Construcción en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido pertenece a la publicación Encargado de Obra: Calidad y Medio Ambiente disponible en el sitio web Fundación Laboral de la Construcción

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derecho de Autor. © Fundación Laboral de la Construcción.


Contenido

Clases de terrenos

Los distintos tipos de terrenos que van a servir de base de cimentación, podemos estudiarlos en los siguientes grupos:

Granulares o incoherentes

Los terrenos granulares son aquellos que están formados por granos sueltos, en los que las únicas fuerzas que actúan entre ellos son las de rozamiento.

Son conocidos también como incoherentes, al no disponer de cohesión entre los granos que los componen.

Son terrenos formados por gravas y arenas.

Constituyen una buena base de cimentación si se encuentran bien compactados y se presentan en estratos de altura suficiente.

Deben estar bien delimitados, de tal forma que no tengan posibilidad de desplazarse, al aplicarles una carga importante como, por ejemplo, el peso de un edificio.

Las características del material que compone este tipo de terrenos, es decir, las gravas y las arenas se explicaron en una Unidad Didáctica del nivel básico dedicada a los áridos.

La grava, al estar constituida por trozos de rocas disgregadas, suele ser un buen firme de cimentación cuando está compactada y no se halla sobre un estrato de terreno de mala calidad.

Por otro lado, las arenas, al tratarse de pequeñas partículas de material rocoso, para constituir un buen suelo de cimentación, deben hallarse en un recinto bien delimitado por estratos de otros terrenos suficientemente estables.

Como verás más adelante, el grado de humedad influye decisivamente en que las arenas tengan una determinada resistencia.

Los suelos granulares procedentes de la descomposición del granito suelen tener unas resistencias aceptables, pero tienen tendencia al deslizamiento

Los terrenos granulares están formados por granos sueltos en los que la única fuerza que actúa entre ellos es el rozamiento.

Son terrenos formados por gravas y arenas.

Suelos coherentes

Los suelos coherentes son aquellos que, además de la propia fuerza de rozamiento entre sus partículas, disponen de un elevado grado de cohesión debido al agua que envuelve dichas particulas.

Los suelos coherentes más característicos son las arcillas.

Han de tener un grado de humedad constante para conseguir cierta resistencia.

Por ello, debe evitarse, tanto que puedan captar agua como que se produzca una desecación excesiva del terreno.

Recuerda que, tal como se expuso en la Unidad Didáctica 8 del nivel básico destinada a los materiales cerámicos, los terrenos arcillosos suelen ser unas masas plásticas que, debido a su contenido de humedad, al secarse, sufren importantes contracciones de volumen y, por el contrario, al captar agua, de la que son muy ávidas, pueden sufrir importantes aumentos de volumen, es decir, hinchamientos.

Se trata, pues, de suelos bastante resistentes como firme de cimentación, pero teniendo la seguridad de que no puedan afectarle los cambios en cuanto a su grado de humedad, por lo que debe preverse la construcción de sistemas de drenaje.

Los suelos coherentes son aquellos que, además de la propia fuerza de rozamiento entre sus partículas, disponen de un elevado grado de cohesión debido al agua que envuelve dichas partículas.

El suelo más característico son las arcillas.

Artículos Relacionados

Enlaces Externos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
¡Pide tu presupuesto Gratis!