Estás en Construmática » Construpedia

Seguridad y Salud. Nivel Básico de Prevención en la Construcción: El Trabajo y la Salud

De Construpedia

LogoFLC.PNG Nota: Este artículo ha sido creado gracias a la Fundación Laboral de la Construcción en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido pertenece a la publicación Seguridad y Salud. Nivel Básico de Prevención en la Construcción disponible en el sitio web Fundación Laboral de la Construcción

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derecho de Autor. © Fundación Laboral de la Construcción.



Éste es un extracto de la publicación original. Para mayor información consulte la Librería de la Fundación Laboral de la Construcción

Contenido

El Trabajo y la Salud

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el término “salud” como “el estado de completo bienestar físico, mental y social, y no sólo la ausencia de afecciones o enfermedades”.

La ausencia de enfermedad no es por sí sola un factor determinante de salud; para que un individuo disponga de salud es necesario que exista, además, un equilibrio entre su estado físico, psíquico y social.

Cuando se piensa en el trabajo se relaciona este concepto con la actividad a través de la cual se satisfacen las necesidades del individuo y se favorece su desarrollo personal.

Tomando como base esta primera aproximación, es evidente que el trabajo, a priori, influye de manera positiva en la salud de aquellos que, por medio de él, consiguen satisfacer sus necesidades y alcanzar dicho estado de bienestar.

No obstante, esta reflexión requiere un análisis más exhaustivo, puesto que la realidad, avalada por los elevados índices de siniestralidad laboral existentes, evidencia que el trabajo afecta también negativamente a la salud de los trabajadores. Si las condiciones en las que se lleva a cabo no son las adecuadas, existe riesgo de sufrir algún tipo de daño derivado de dicho trabajo.

Figura 1. Efectos del trabajo sobre la salud

Con objeto de clarificar la relación trabajo-salud se analizan a continuación algunos de los conceptos fundamentales que derivan de ésta.

Condiciones de trabajo

Se entiende por “condición de trabajo” cualquier característica del mismo que pueda tener una influencia significativa en la generación de riesgos para la seguridad y la salud del trabajador (Ley de Prevención de Riesgos Laborales).

En función de su naturaleza, dichas condiciones de trabajo se clasifican en:

- Materiales: equipos y útiles de trabajo, medios auxiliares, características de los lugares de trabajo (espacio, acabados, etc.) o instalaciones de suministro de energía empleados en la actividad laboral.

- Físicas: ruido, vibraciones, radiaciones, iluminación y condiciones termohigrométicas a los que el trabajador está expuesto en la ejecución de su trabajo.

- Químicas: elementos o compuestos químicos presentes en el trabajo y con los que el trabajador tiene o podría tener contacto, incluidos los procedimientos empleados para su utilización.

- Biológicas: agentes biológicos presentes en el trabajo (bacterias, hongos, virus, etc.) y productos derivados de los mismos a los que el trabajador está o podría estar expuesto.

- Relacionadas con las exigencias físicas: a las que se encuentra sometido el trabajador con ocasión de su trabajo.

- Mentales y de relaciones interpersonales: relacionadas con las exigencias mentales de la tarea (nivel de atención, ritmo y cantidad y complejidad de la tarea), así como con los aspectos organizativos y sociales del trabajo (consideración del puesto en la empresa, posibilidades de promoción, autonomía sobre la realización de su propio trabajo, horario, participación en la toma de decisiones, relaciones existentes con sus compañeros, etc.).

Cuando se produce un desequilibrio en algunas de las condiciones de trabajo y éste no se controla lo suficiente, existe la posibilidad de que tal circunstancia afecte negativamente a la salud del trabajador.

Así, la realización de un trabajo en unas condiciones materiales, físicas, químicas o biológicas inadecuadas podría perjudicar la salud física de dicho trabajador, mientras que su salud psíquica se vería afectada si las exigencias mentales de dicho trabajo superaran sus capacidades o si éste se realizara en unas condiciones organizativas que no satisficieran sus expectativas.

Las condiciones en las que se realiza el trabajo tienen la capacidad de influir de manera significativa en la generación de riesgos que, si no se controlan, pueden provocar un daño en la salud del trabajador.

De acuerdo con todo lo mencionado, es necesario estudiar y analizar las condiciones en las que se realiza el trabajo para poder detectar tanto los problemas como las necesidades y adoptar, en consecuencia, las soluciones más apropiadas. De esta forma se conseguirán unas condiciones de trabajo adecuadas para garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores.

Con objeto de que el análisis de las condiciones de trabajo sea lo más realista y práctico posible, se deben tener en cuenta las novedades que, como consecuencia de los desarrollos productivos y organizativos de las empresas, podrían dar lugar a la aparición de nuevos problemas.

Concepto de salud

Volviendo a la definición de salud formulada por la OMS, cabe hacer la siguiente reflexión:

¿Es este estado algo común para la generalidad de las personas o, por el contrario, existe un componente subjetivo al mismo tiempo que social o cultural?

En las mismas condiciones de trabajo, ¿pueden personas diferentes manifestar distintos estados de bienestar? ¿Puede la capacidad de respuesta de cada persona a las exigencias del trabajo influir en el concepto de salud anterior?

Las consideraciones precedentes pretenden únicamente destacar la dificultad de definir con exactitud el término “salud”, su carácter nada generalista y la importancia de que para lograr la salud del trabajador las exigencias propias del desempeño del trabajo nunca deberán superar su capacidad de adaptación.

Riesgo laboral. Factor de riesgo

Antes de abordar los términos de “riesgo” y “factor de riesgo” es conveniente aclarar otro concepto íntimamente ligado a ellos, el de “peligro”, considerado como “la fuente o situación con capacidad de causar daño en términos de lesiones, daños a la propiedad, daños al medio ambiente o una combinación de ellos”.

Ejemplo: Una máquina en movimiento constituye un peligro ya que tiene capacidad de ocasionar un daño.

Por otra parte, el término “riesgo laboral”, definido reglamentariamente como “la posibilidad de que un trabajador sufra un determinado daño derivado del trabajo” (Ley de Prevención de Riesgos Laborales), ha sustituido al concepto de “riesgo profesional”, por lo que a lo largo de la presente Unidad Didáctica se hará referencia únicamente al primero.

Ejemplo: El riesgo de corte, golpe o atrapamiento de alguna parte del cuerpo con una máquina en movimiento existe cuando se da la posibilidad de que el trabajador sufra un daño derivado del trabajo con dicha máquina.

Figura 2. Relación peligro-riesgo

Para poder evitar o reducir los riesgos laborales y garantizar así la seguridad y la salud del trabajador, es necesario desglosar en un grado más el término de riesgo, introduciendo el concepto de “factor de riesgo”, definido como “aquella condición de trabajo insuficientemente controlada que puede desencadenar un daño en la salud de los trabajadores”.

Ejemplo: Un trabajador sufre quemaduras en la mano derecha como consecuencia de un contacto eléctrico ocurrido durante la realización de las tareas de mantenimiento en una instalación eléctrica en tensión en las que reglamentariamente este trabajo debería realizarse sin tensión. La realización de los trabajos con la instalación eléctrica en tensión es un factor de riesgo.

En la práctica los factores de riesgo nunca se presentan aisladamente; en el entorno de trabajo están presentes varios factores de riesgo al mismo tiempo, de forma que cuando se produce una alteración en la salud de los trabajadores no se puede achacar a una sola causa, sino que son un conjunto de factores diferentes presentes en el ambiente laboral los que ocasionan esa alteración.

Ejemplo: Volviendo al ejemplo planteado anteriormente, la existencia de tensión en la instalación eléctrica sobre la que se llevan a cabo los trabajos de mantenimiento es un factor de riesgo que por sí solo no ha provocado los daños al trabajador; es necesario además, por ejemplo, que el citado trabajador no estuviera utilizando en ese momento guantes de protección aislantes adecuados.

Artículos Relacionados

Publicidad
Publicidad
Publicidad
¡Pide tu presupuesto Gratis!