Estás en Construmática » Construpedia

Restauración y Rehabilitación. Fundamentos de la Rehabilitación: Introducción

De Construpedia

LogoFLC.PNG Nota: Este artículo ha sido creado gracias a la Fundación Laboral de la Construcción en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido pertenece a la publicación Encargado de Obra: Calidad y Medio Ambiente disponible en el sitio web Fundación Laboral de la Construcción

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derecho de Autor. © Fundación Laboral de la Construcción.


Introducción

Se considera que la vida útil de un edificio es de unos 80 años, a partir de los cuales hay que realizar importantes reparaciones o actuaciones integrales de rehabilitación ya que, en caso contrario, se produciría la ruina del mismo.

Durante este periodo, hay una serie de factores que influyen directamente en la conservación del edificio. Éstos son los siguientes:

- el paso del tiempo,
- el uso del propio edificio,
- agentes externos, como pueden ser los meteorológicos: agua, lluvia, viento, etc.,
- accidentes ocasionales, por ejemplo: golpes en las fachadas, actos de vandalismo, etc.

Dichos factores aumentan aun más el deterioro, de forma que es necesario realizar intervenciones o actuaciones que disminuyan los efectos negativos que se producen y que acortan la vida del edificio.

Cuando hablamos de mantenimiento, nos referimos a un conjunto de operaciones que nos permitirán el buen uso del edificio, y que tienen las siguientes características:

- garantizan las condiciones de habitabilidad y confortabilidad;
- evitan los posibles riesgos que puedan afectar a la seguridad del edificio;
- aseguran el buen funcionamiento de las instalaciones, evitando los derroches energéticos que elevan los gastos en combustibles.

A pesar de la importancia que tienen el mantenimiento y la conservación de edificios, es un tema al que no se le ha concedido, hasta ahora, la importancia necesaria, pues se piensa erróneamente que la duración de los edificios está garantizada para siempre. Esta idea puede deberse a la falta de información y de sensibilización en este sentido.

Ejemplo: Pensemos en nuestro coche. Sabemos perfectamente que nos exige un mantenimiento: cambio de aceite, reposición de agua, comprobación de presión de neumáticos, etc., y el gasto que ello supone lo tenemos asumido. Sin embargo, cuando en el edificio en el que vivimos hay que reparar las cubiertas o las fachadas, hacemos comentarios acerca de lo mal que se construye y no lo sabemos relacionar con el mantenimiento de dicho edificio.

La ausencia de un mantenimiento adecuado o la ineficacia del mismo suponen una reducción importante de la vida útil del edificio y el incremento del coste de las reparaciones, tanto en sus elementos constructivos como en las instalaciones.

Esta carencia del mantenimiento adecuado es responsable de las costosas y complejas rehabilitaciones integrales que se están llevando a cabo en nuestras ciudades.

En esta unidad didáctica vamos a aclarar, en primer lugar, el concepto de rehabilitación, haciendo un estudio de su importancia en el mundo de la construcción y, a continuación, estudiaremos distintos aspectos del mantenimiento de edificios.

Artículos Relacionados

¡Pide tu presupuesto Gratis!