Estás en Construmática » Construpedia

Residuos Generados en las Obras de Construcción

De Construpedia

Itec.gif - Biodiversidad 150.gif - FSEuropeo 150.gif NOTA: Este artículo ha sido creado gracias al Instituto de Tecnología de la Construcción de Cataluña - ITeC en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. Pertenece a la publicación Buenas Prácticas Ambientales en las Obras de Construcción. Puedes descargar gratuitamente la publicación. ¡Atención! Este artículo está sujeto a Derechos de Autor. © ITeC.
<< Artículo Anterior Clasificación y Etiquetado de Productos Peligrosos Artículo Siguiente>> Frases de Riesgo y de Prudencia


Los residuos de construcción y demolición suponen uno de los impactos más significativos de las obras por su gran volumen y su heterogeneidad. La primera razón acelera el ritmo de colmatación de los vertederos y eleva el número de transportes por carretera; la segunda, dificulta enormemente las opciones de valorización del residuo (ya que se incrementa el coste posterior del reciclaje).

La solución a esta problemática, tal y como se ha comentado en el apartado Generación de residuos, se basa en las recomendaciones del principio de jerarquía que podríamos equipararlo a la regla de las 3 erres.

3R = Reducir + Reutilizar + Reciclar

Sin embargo, este principio sólo es viable si se realiza una separación y recogida selectiva. Veamos cuales son las ventajas de llevarla a cabo:

  • Mediante la separación y recogida selectiva se reduce el volumen aparente de los residuos generados al disminuir los espacios huecos del contenedor.
  • Se contribuye a dar una imagen de orden y de control general en la obra.
  • Solamente mediante la separación y recogida selectiva se puede llevar a cabo una gestión responsable de los residuos peligrosos. Recordemos que si un residuo peligroso contamina al resto de residuos, el conjunto debe gestionarse como peligroso.

Para fomentar el reciclado o reutilización de los materiales contenidos en los residuos, éstos tienen que estar separados. Técnicamente es imposible reciclar residuos mezclados, pues tienen propiedades físicas y químicas diferentes, e incluso puede verse afectada la maquinaria empleada en el proceso de valorización.

Podemos concluir, por tanto, que la gestión de los residuos en la obra debe empezar por su separación selectiva. No obstante, para realizar correctamente la clasificación será necesario conocer los diferentes tipos de residuos, que se dividen en:

Residuos inertes. Aquellos que no presentan ningún riesgo de polución de las aguas y de los suelos y que, en general, podríamos asimilar a los materiales pétreos.

Residuos no peligrosos. Son los que por su naturaleza pueden ser tratados o almacenados en las mismas instalaciones que los residuos domésticos.

Residuos peligrosos. Los formados por materiales que tienen determinadas características perjudiciales para la salud o el medio ambiente.

A continuación mostramos una tabla que resume y clasifica en estas tres categorías los residuos más habituales de las obras de construcción.

BuenasPracticas7.PNG

Contenido

La clasificación europea de residuos

La codificación, según el Catálogo o lista Europea de Residuos -CER-, se realiza de 41 acuerdo con la Orden MAM/304/2002, de 8 de febrero, por la que se publican las operaciones de valorización y eliminación de residuos y la lista europea de residuos.

En este catálogo se incluye una codificación que acompaña a los diferentes tipos de residuos, agrupados por capítulos según actividades industriales. Concretamente, la construcción tiene asignado el capítulo 17; no obstante, existe la opción de adoptar un código de otra categoría si se cumplen las pautas establecidas al respecto.La importancia de esta clasificación radica en dos aspectos que cabe destacar:

  • Nos avanza información sobre si un residuo se considera o no peligroso.
  • Nos ayuda a clasificar correctamente los residuos en función de sus posibilidades de valorización. Los distintos centros de gestión (vertederos y plantas de selección y transferencia, reciclaje, etc.) deben indicar el tipo de codificación que aceptan según los residuos admitidos en sus instalaciones.
  • Los gestores están obligados a darse de alta de los diferentes códigos de residuos que pueden gestionar.

Plan de gestión de residuos

El Plan de Gestión de Residuos -PGR- es una herramienta de fácil aplicación para contribuir a la correcta gestión de los residuos de construcción y demolición.

¿Qué información debe contener un PGR?

  • Las medidas de minimización de residuos y de prevención a tener en cuenta en la obra.
  • La estimación de la cantidad de residuos que se van a producir, clasificados según su naturaleza y tipología.
  • Las instalaciones previstas para el almacenamiento (ubicación y número de contenedores, etc.), manejo y demás operaciones de gestión.
  • Una valoración del coste previsto para la gestión correcta de los residuos de construcción.

¿Cuál es el papel del jefe de obra?

  • Ejercer de supervisor del correcto cumplimento de las acciones que se indican en el PGR.
  • Consultar a los diferentes valorizadores y gestores las condiciones de aceptación del residuo antes de realizar cualquier operación de clasificación.
  • Respetar el escenario de separación selectiva indicado en el Plan de Gestión de
  • Residuos. O bien, realizar una clasificación de residuos más exigente que la especificada en el documento anterior, siempre que existan opciones viables de reciclaje.
  • Señalizar convenientemente los contenedores para evitar confusiones en el tipo de residuo que pueden admitir.
  • Realizar un seguimiento cuantitativo y cualitativo (peligrosos o no) de los residuos que se van a generar para poder ajustar a la realidad las previsiones de estimación.
  • Realizar un seguimiento documental de albaranes, justificantes, etc., que permita la trazabilidad del residuo.
  • Contratar siempre con gestores y transportistas autorizados.
  • Respetar las medidas de protección y seguridad en la gestión de los residuos peligrosos.
¡Pide tu presupuesto Gratis!