Estás en Construmática » Construpedia

Proyecto Constructivo en la Cooperación por el Desarrollo

De Construpedia

Uoc.jpg ESF.jpg ACCD.jpg Nota: Este artículo ha sido creado gracias a Ingeniería Sin Fronteras en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido pertenece a la publicación Tecnologías y Materiales de Construcción Para el Desarrollo (Cladera, A., Etxeberria, M., Schiess, I., Pérez, A.).

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derecho de Autor.


Actores en un proyecto constructivo.

La fase previa a la ejecución de cualquier construcción debe ser la elaboración de un Proyecto Constructivo. Este proyecto es específico para definir la construcción y, por tanto, es diferente al Proyecto de Cooperación al Desarrollo por el cual se solicita la financiación.

Debido al carácter informal de gran parte del sector de la construcción en países en vías al desarrollo, es muy frecuente que muchas de las construcciones se desarrollen sin proyecto constructivo o con un proyecto por debajo de los mínimos de calidad que resultarían aceptables. En cualquier caso, toda infraestructura a ejecutar dentro de un proyecto de cooperación deberá constar de un proyecto constructivo ya que esta es la mejor forma de garantizar la calidad final y la durabilidad. La extensión del proyecto constructivo dependerá, lógicamente, de la magnitud del proyecto. Desafortunadamente, es todavía muy frecuente contemplar construcciones financiadas por proyectos de cooperación que no se han basado en un proyecto constructivo serio.

El proyecto deberá ser redactado preferentemente por un técnico local competente, en equipo con otros técnicos si se considera necesario. En cualquier caso, si la obra va a ser ejecutada por una empresa local de construcción, la empresa no debería ser la responsable de la redacción del proyecto. De hecho, la existencia de un proyecto previo a la licitación de la obra será el mejor contrato entre la empresa constructora y la ONG responsable del proyecto de cooperación, ya sea la ONG del Sur o la del Norte.

A continuación se define cómo se debería realizar un proyecto constructivo y cuales son los documentos que son necesarios.

Contenido

Definición y Tipologías de Proyectos Constructivos. Partes que lo Componen y Análisis de Alternativas

Definición y tipologías

Un Proyecto Constructivo incluye un conjunto de estudios que permiten establecer los documentos escritos, cálculos y dibujos que definen cómo se debe realizar una obra de arquitectura o ingeniería. El proyecto debe abarcar tanto los aspectos globales cómo los más detallados. Todo proyecto debe tener al final una valoración y debe ser claro a la hora de interpretarlo, ya que un facultativo distinto al autor puede llevar a cabo la ejecución de dicho proyecto.

En general, los proyectos se suelen diferenciar en tres tipologías, en función del grado de detalle:

- Proyecto Preliminar: En esta fase se estudian en grandes líneas las posibles soluciones al problema que se quiere afrontar. Los diseños son aproximados, se trabaja básicamente con información secundaria, y los costos se determinan con base en costos conocidos en el mercado local. En este nivel de estudio, pueden considerarse varias soluciones, uno de los aspectos relevantes que debe considerarse en esta fase es el potencial impacto ambiental de cada una de las soluciones.
- Proyecto Básico: Para una o dos soluciones que aparecen como más convenientes en la fase anterior se detalla el diseño, si es necesario con estudios de campo, sobretodo de carácter topográfico, geológico, geotécnico, hidrológico e hidráulicos. Se detallan los costos unitarios de los materiales y de las diversas fases de la construcción. Todo este proceso permite disponer de un costo de la obra más cercano a la realidad. Tomando este costo como base se procede al estudio de carácter económico y se estudian las diversas posibilidades de financiamiento para la obra. Paralelamente de detalla también el estudio de los posibles impactos ambientales y se elaboran planes de mitigación, cuyo costo debe ser incluido en el costo general de la obra a ser financiada.
- Proyecto Constructivo o Ejecutivo: El énfasis de esta fase del diseño está en los detalles constructivos, tanto de las partes civiles de la obra como en las partes de instalaciones si las hubiera.

En proyectos de cooperación al desarrollo el grado de detalle irá muy ligado al volumen de la infraestructura. No existe una metodología estricta de cómo debería realizarse, pero resulta evidente que no será necesario realizar los mismos pasos para la construcción de un hospital de unos cuantos millones de euros que para la construcción de una pequeña escuela rural. Para un proyecto de cooperación de pequeño, habitualmente el proyecto se realizará en dos fases. Un proyecto preliminar resulta necesario para la formulación de la demanda al donante y, posteriormente, se realiza un proyecto constructivo para su ejecución. En este caso, el proyecto constructivo incluiría algunas informaciones propias de los proyectos básicos, como un estudio de diversas alternativas si las hubiera.

Sin embargo, para un gran proyecto de cooperación al desarrollo, la demanda al donante debería surgir tras la elaboración de un estudio preliminar y un proyecto básico. El proyecto ejecutivo se realizaría una vez aprobada la financiación del proyecto de cooperación.

Existen también diferentes tipologías de proyecto en función de que definan obras de primer establecimiento, obras de reforma consistentes en mejorar un bien ya existente, y obras de gran reparación, en caso de que el bien haya sufrido un gran deterioro.

Finalmente, se debe mencionar que los proyectos también se pueden diferenciar en función del tipo de infraestructura que se pretende construir, ya que no será exactamente igual el proyecto de una vivienda, un puente, una red de abastecimiento de agua o un proyecto medioambiental para el encauzamiento de un río. En cualquier caso, todos estos proyectos tendrán aspectos comunes, qué son los que se comentan en este apartado y los siguientes.

Partes de un Proyecto

Un proyecto de construcción acostumbra a tener los mismos documentos:

  • Memoria: La memoria es el documento que describe el proyecto. Debe hacer constar claramente las motivaciones y los condicionantes del proyecto. Debe contemplar las alternativas que se han manejado y las razones por las que se llega a una elección determinada. En la memoria no debe haber cálculos técnicos, sino sólo resultados. Los cálculos se dispondrán en los anejos. En general la memoria es el último documento que se elabora en un proyecto y constituye el resumen.
En la memoria deberá constar que ONG promueve la obra, su historia y las acciones que desarrolla. Igualmente, se deberá prestar especial importancia al país en el que proyecto se desarrolla: población, cultura y costumbres, situación política, social y económica, étnica, religiosa y también el clima, las estaciones seca y de lluvia...
  • Anejos a la memoria: Los anejos a la memoria tienen la misión de recoger toda la información técnica y las explicaciones más profundas que justifican la selección de una u otra alternativa. Constituyen una justificación de las decisiones del proyectista, pero en general son informaciones que no es necesario consultar con frecuencia para ejecutar el proyecto. Dentro de los anejos se incluiría el estudio geotécnico, los cálculos estructurales, los cálculos hidráulicos si los hubiere….
  • Planos: expresan de una forma gráfica las transformaciones que se pretenden realizar en el proyecto. Deben contener información suficiente como para poder ejecutar el proyecto sólo con ellos. Los planos deben servir para que:
- Cualquier técnico pueda comprender la transformación que se proyecta.
- El contratista o la comunidad puedan realizar su trabajo (con supervisión)
- Se puedan medir y presupuestar las distintas unidades de obra que componen el proyecto para calcular el presupuesto.
- Queden como documentos representativos de las obras e instalaciones realizadas tanto en sus elementos vistos como ocultos, con el fin de conservar y mantener esos elementos, y conocer también su ubicación para posibles ampliaciones. En algunos casos, si se modifica el proyecto durante la fase de construcción, se realizan planos “as built”, que indican claramente las disposiciones finales adoptadas.
  • Pliego de condiciones: es un documento contractual, formado por un conjunto de artículos o cláusulas, que regulan los derechos, las obligaciones y las garantías mutuas entre las partes que intervienen en el desarrollo y la ejecución del proyecto. El pliego no puede contradecir ninguna ley ni ordenanza nacional o local, sino que puede complementarlas, por lo que la intervención de un técnico local es totalmente necesaria. Tiene que ser conciso y claro, sin dar lugar a posibles dobles lecturas. Además, la información de los planos y el pliego debe ser complementaria y no puede contradecirse.
  • Presupuesto: es el documento en el que se cuantifican y valoran las unidades de obra para la realización del proyecto. Debe constar de varios documentos con el objetivo de que no hayan dudas sobre los precios de las distintas unidades. Es muy importante que todas estén presupuestadas, ya que en caso contrario podrían haber cambios importantes en el coste final de la obra.
  • Estudio de seguridad y salud: tradicionalmente el estudio de seguridad y salud en el trabajo se dispone como un anejo a la memoria (aunque muchas veces se encuaderna de forma independiente), pero por su gran importancia se comenta aquí de forma separada. El objetivo de este documento es indicar los riesgos laborables previsibles durante la realización del proyecto y establecer las medidas correctoras para evitarlos.
La seguridad en la construcción es un tema muy olvidado en los países en vías al desarrollo, aunque como ONG debemos considerarlo. Probablemente, las medidas a considerar no serán equivalentes a las que se aplican en los países del norte que tienen regulaciones exigentes al respecto, pero sí que será necesario considerar un mínimo. Además, debemos considerar que la seguridad tiene un precio, y por tanto todos los elementos que consideremos deberán incluirse en el presupuesto. En este módulo, los aspectos más importantes relativos a la seguridad en la construcción se verán en el apartado del proceso constructivo.
  • Estudio de impacto ambiental: en todo proceso constructivo es preciso considerar sus impactos sobre el medio ambiente. Se justificarán los posibles impactos positivos y negativos. En caso de que se prevean impactos negativos importantes, se propondrán medidas correctoras. Al igual que el estudio de seguridad y salud, este apartado forma parte de los anejos a la memoria, aunque por su importancia también se puede encuadernar por separado.

Análisis de Alternativas

Para cualquier proyecto constructivo es necesario considerar las distintas alternativas existentes para su proyecto y construcción. Este aspecto requiere especial importancia en los proyectos constructivos realizados en el marco de proyectos de cooperación al desarrollo, ya que las variables a analizar son múltiples. Además, es preciso siempre considerar la evolución de la demanda que tendrá la infraestructura proyectada. En muchos países en vías al desarrollo, el crecimiento vegetativo de la población es muy elevado, lo que puede implicar doblar la población cada 20 – 30 años. En caso de no tener en cuenta este condicionante esencial en el análisis previo de alternativas, la vida útil de la infraestructura podría ser muy corta.

El análisis también debería contemplar los resultados obtenidos con anterioridad mediante procesos participativos, por ejemplo:

  • Distintas alternativas a la ubicación al proyecto.
  • Tipología de la construcción teniendo en cuenta las costumbres locales.
  • Dimensión de la infraestructura.
  • El proceso constructivo: la comunidad, una empresa constructora o soluciones mixtas.

Además, otras alternativas desde el punto de vista técnico también deben ser consideradas:

  • Alternativas en los materiales a utilizar. Materiales de origen local, regional o nacional.
  • Alternativas en procesos constructivos. Maximización de la mano de obra o empleo de tecnologías que disminuyen el trabajo manual.

Memoria y Anejos

La memoria es el primer documento del proyecto y está formada por la memoria propiamente dicha, y los anejos a la memoria.

La Memoria

La memoria debe ser clara y escueta, evitando extenderse en consideraciones técnicas que sean conocidas por cualquier profesional. Debe tratar todos los puntos importantes del proyecto, pero sin entrar en los cálculos propiamente dichos. En la memoria hay que explicar las posibles soluciones alternativas y el porqué de la elección tomada, pero sin explicarlo exhaustivamente, ya que cuando sea necesario la memoria debe remitirse al anejo correspondiente.

Debe tener ciertas características:

  • Claridad de exposición.
  • Concisión y extensión reducida.
  • Completa, incluyendo un resumen de todo lo tratado en el proyecto.
  • Veracidad: no se deben encontrar datos diferentes entre la memoria y los demás documentos del proyecto (anejos, planos, pliegos y presupuesto).
  • Debe estar bien estructurada.

La memoria se desarrollará en diferentes apartados y epígrafes. Algunos de ellos deberían tener carácter prácticamente obligatorio:

  • Antecedentes del proyecto. Todo lo que nos llevó a este proyecto. Las necesidades se deberían haber preestablecido mediante un proceso participativo. También se incluye en este apartado un inventario de los estudios y trabajos previos ya existentes
  • Directrices del proyecto: finalidades perseguidas y condicionantes impuestos por los beneficiarios, el promotor (la ONG) o la administración.
  • Situación actual.
  • Estudio de alternativas al proyecto: generalmente un resumen del estudio realizado con anterioridad.
  • Ingeniería del proyecto: se disponen los aspectos más técnicos ligados al proyecto. Por ejemplo, los principios del cálculo de estructuras o los principios para el establecimiento del trazado en una obra lineal.
  • Programación de la ejecución: Hay que hacer un cálculo del tiempo que lleva realizar el proyecto, así como el de cada una de sus actividades.
  • Presupuesto del proyecto constructivo: se presenta el resumen del presupuesto, con las partidas agrupadas en conceptos de carácter más general.

Existen muchos otros apartados que podrían formar parte de cada proyecto constructivo concreto aunque los anteriores deberían ser prácticamente obligatorios.

Los Anejos a la Memoria

En los anejos se justifican las decisiones reflejadas en la memoria. Según el tipo y la importancia del proyecto se disponen de más o menos anejos. El objetivo global es recoger, de forma ordenada, la información numérica y los cálculos precisos necesarios para la justificación de las decisiones tomadas. Su existencia facilita la compresión de la memoria: al tener alguna duda se va a los anejos para comprobar. En general, los anejos los leen personas de titulación similar que el proyectista, por los que se acostumbran a escribir en lenguaje técnico.

Frecuentemente los anejos siguen el mismo índice que la memoria, ya que al fin y al cabo suponen una aclaración de los epígrafes expuestos en esta memoria. La lista de anejos puede ser muy amplia, a continuación se exponen los más usuales:

  • Anejo de replanteo. Se sitúa la obra a ejecutar en el punto exacto de su ejecución. Para ello hay que hacer un levantamiento topográfico y se dejaran en el terreno señales fijas, llamadas bases de replanteo.
  • Anejo de geología y geotecnia. Se analizara el terreno desde el punto de vista geológico y resistente a fin de que sean viables las obras que sobre el se proyectan.
  • Anejo de topografía. Detallará las distintas curvas de nivel que nos indican los accidentes que hay en el terreno.
  • Anejo de climatología e hidrología. Aquí vendrán especificadas las precipitaciones medias, precipitaciones máximas, días de lluvia, cuadro hidrológico. Resulta fundamental para obras hidráulicas.
  • Anejo de drenaje. Cálculo de los drenes si nuestra obra interfiere con la evacuación natural de una cuenca o se encuentra en una zona inundable.
  • Anejo de estructuras. Métodos de cálculo utilizados, acciones, justificación sismorresistente, cálculos, etc.
  • Anejo de servicios afectados. Reposición de los servicios que se pueden afectar durante el desarrollo de las obras: canales de regadío, líneas de alta o baja tensión, telefonía, etc. En el presupuesto del proyecto se deberá reflejar el coste del desvío o reforma de los servicios afectados.
  • Anejo de plan de obras. Duración estimada, certificaciones, mensualidades y anualidades previstas.
  • Anejo de control de calidad. Definición de los elementos a controlar su calidad mediante ensayos específicos si los hubiere.
  • Anejo de impacto medioambiental. Se justifican tanto los impactos positivos y negativos y se proponen, si cabe, medidas correctoras.
  • Anejo de seguridad y salud. Imprescindible considerar estos aspectos en todos los proyectos.

Planos y Pliego de Condiciones

Los planos y el pliego de condiciones constituyen la documentación contractual de toda obra de ingeniería y arquitectura entre el promotor (la ONG) y el contratista o los responsables de la construcción. Por este motivo deben ser elaborados de manera cuidadosa, ya que todo error u omisión podría conllevar a una disminución de la calidad o a un aumento del precio establecido y pactado con el constructor.

Los Planos

Los planos expresan de una forma gráfica las transformaciones que se pretenden realizar en el proyecto. De forma resumida, las misiones de los planos son:

  • Recoger los antecedentes que existan antes de realizar el proyecto.
  • Definir de manera exacta y completa todas y cada unas de las transformaciones.
  • Representar el funcionalismo de los elementos, tanto en particular como en el conjunto.
  • Indicar la flexibilidad de las soluciones que se han adoptado y las posibilidades de la ampliación.
  • Reflejar la influencia de la modificación en el entorno donde se coloca.

Otras funciones más específicas son:

  • Cualquier técnico debe ser capaz de interpretar los planos.
  • Que los contratistas, o los responsables de la ejecución, puedan hacer su trabajo sin necesidad de aclaraciones.
  • Que queden definidas sin ambigüedades las características de la transformación.
  • Deben permitir planificar la obra, en su ejecución y su funcionamiento.
  • Que puedan medirse y presupuestarse las distintas unidades de obra.
  • Que puedan realizarse los controles de calidad de la obra y los avances en la misma.

En general, los planos se agrupan en 3 tipologías:

  • Plano de situación: Su objeto es definir el solar o el área sobre la que va a realizarse el proyecto.
  • Planos descriptivos de la situación actual: Deberán incluir la situación del solar o solares afectados y todos los factores a reseñar.
  • Planos que definen la transformación: Definen a través de perspectivas, plantas, alzados, secciones y detalles todas las obras y transformaciones que hay que realizar para ejecutar el proyecto. Los planos a incluir en cada proyecto varían en función de la naturaleza de la construcción y del contexto. En general, y a modo de ejemplo, los planos que deben formar parte de un proyecto para la construcción de un edificio son:
- Planos de alzados.
- Planta de distribución.
- Plano de cimentación y de estructura.
- Secciones y detalles de albañilería.
- Plano de instalaciones: instalación eléctrica, abastecimiento de agua, saneamiento, etc.

Se recomienda que en los planos, tanto en los de cimentación y estructura, la albañilería y las instalaciones, queden perfectamente definidos los materiales a utilizar y sus calidades. En caso de que los materiales no se definan en los planos y sea necesario recurrir al pliego de condiciones, es muy frecuente que el contratista intente utilizar materiales de inferior calidad alegando que no estaban definidos en los planos. Por ejemplo, para el caso de un hormigón que va a ser ejecutado a pie de obra, se recomienda que en los planos conste la dosificación de ingredientes a utilizar.

El Pliego de Condiciones

El pliego de condiciones está formado por un conjunto de artículos o cláusulas que regulan los derechos, las obligaciones y las garantías mutuas entre las partes que intervienen en la ejecución del proyecto, es decir, en la obra. Se divide en cuatro partes:

  • Pliego de condiciones de índole técnica. Regula, por ejemplo, el tipo de materiales a utilizar y sus especificaciones técnicas.
  • Pliego de condiciones de índole facultativa. Regula las relaciones entre la dirección de la ejecución (dirección de obra) y el contratista o la comunidad ejecutora.
  • Pliego de condiciones de índole económica: complementa al anterior con las garantías de cumplimiento, abono de los trabajos, indemnizaciones, etc.
  • Pliego de condiciones de índole legal. Regula la personalidad de los contratos, la forma de hacer el contrato y la rescisión del mismo.

La mayoría de los países cuentan con una amplia legislación relacionada con la construcción y, en especial, ligada a los procesos de licitación de las obras en función de la cuantía de su presupuesto. Será necesario estudiar las leyes al respecto, por lo que la participación de técnicos locales resulta, otra vez, imprescindible. El pliego de condiciones no puede contravenir ninguna de las leyes en vigor en el país o la región.

Además, en proyectos de cooperación al desarrollo, es habitual que intervenga un constructor pero que también exista un trabajo de aportación local de los beneficiarios. La relación entre ambos grupos y los mecanismos de coordinación deberían estar definidos en el pliego.

Presupuesto

El Presupuesto es un documento de naturaleza económica que cuantifica y valora la construcción y fija la cuantía que se está dispuesto a pagar para realizarlo. Por tanto, hay que usar tarifas actualizadas y reales. Únicamente un técnico local con amplia experiencia puede conocer estos precios.

El presupuesto es de suma importancia dentro del proyecto ya que establece las cuantías de pago. Debe ser estudiado para cada proyecto de forma exhaustiva y actualizada. Además, sirve para que los contratistas o los responsables de la ejecución conozcan las distintas unidades de obra.

Si la obra sale a concurso público (obligatorio en muchos países en función de la cuantía total ya sea a nivel local, regional o nacional) el presupuesto del proyecto sirve de base para que los contratistas puedan presentar sus ofertas. Es decir, el presupuesto del proyecto no define los precios de la ejecución real del proyecto, sino que son una aproximación. De hecho, los costes reales de cada unidad de obra podrán variar entre distintos contratistas en función de su experiencia y de los medios técnicos de que disponga.

Un presupuesto bien realizado consta de 4 documentos: mediciones, cuadro de precios número 1, cuadro de precios número 2 y presupuesto general.

Mediciones

En las mediciones se cuantifican todas las unidades de obra a través de los planos y el pliego de condiciones. Por ejemplo, debe determinar los m3 de hormigón a verter en la cimentación, los m2 de pintura para los interiores y los metros lineales de tuberías. Es muy importante, para evitar dudas, que para cada unidad de obra se definan las unidades de medición (m3, m2, m, unidad, kg…).

En ocasiones, es muy difícil determinar a nivel de proyecto ciertas mediciones de algunas unidades de obra. En ese caso se disponen en forma de partida alzada a justificar en el proyecto. Por ejemplo, este es con frecuencia es el caso de los servicios afectados.

Cuadros de Precios

Los cuadros de precios son una lista de todas las unidades de obra del proyecto con el precio fijado.

Los proyectos deberían constar de dos cuadros de precios: el número 1, con todas las unidades de obra (por ejemplo, m3 de hormigón con dosificación de 300 kg de cemento para vigas. Vertido en obra, vibrado y curado); y el cuadro de precios número 2 en el que aparecen los precios descompuestos (grava, arena, cemento, hora de mano de obra para colocación, hora para curado, etc). En el cuadro de precios número 1 se dispondrá también un precio para las partidas alzadas a justificar.

En la práctica, el cuadro de precios número 2 en países en vías al desarrollo es difícil de elaborar, ya que no se disponen de las potentes herramientas que se utilizan en los países del norte para preparar los presupuestos. El cuadro de precios número 1 sí que debe constar siempre.

El cálculo de los precios de las distintas unidades de obra se basa en la determinación de los costes directos e indirectos precisos para su ejecución, sin incorporar en ningún caso los impuestos sobre transacción de bienes (IVA). Se consideran costes directos:

  • La mano de obra, con sus pluses, cargas y seguros socia¬les, que interviene directamente en la ejecución de la unidad de obra.
  • Los materiales, a los precios resultantes a pie de obra, que queden integrados en la unidad de que se trate o que sean necesarios para su ejecución.
  • Los gastos de personal, combustible, energía, etc. que tengan lugar por el accionamiento o funcionamiento de la maquinaria e instalaciones utilizadas en la ejecución de la unidad de obra.
  • Los gastos de amortización y conservación de la maquinaria e instalaciones anteriormente citadas.

Se considerarán costes indirectos: los gastos de instalación de oficinas a pie de obra, comunicaciones, pabellones temporales, los del personal técnico y administrativo adscrito exclusivamente a la obra y los imprevistos. Todos estos gastos, excepto aquellos que figuran en el Presupuesto valorados en unidades de obra, se cifrarán en un porcentaje de los costes directos, igual para todas las unidades de obra, que adoptará, en cada caso, el técnico Autor del Proyecto.

Presupuesto

Se denominará Presupuesto de Ejecución Material el resultado obtenido por la suma de los productos de la medición de cada unidad de obra por su precio unitario, y de las partidas alzadas. Generalmente, al total obtenido, se le añade los impuestos correspondientes.

A modo de ejemplo se presenta el presupuesto del anteproyecto del dispensario médico que se ha presentado en el subapartado de los planos.

En determinados países, en función de las leyes, será necesario añadir el presupuesto de ejecución por contrata, en el que se añade unos porcentajes en concepto de beneficio industrial y otras cargas.

Artículos Relacionados

Publicidad
Publicidad
Publicidad
¡Pide tu presupuesto Gratis!