Estás en Construmática » Construpedia

Propiedades de los Recubrimientos Obtenidos mediante Galvanización en Caliente sobre Productos o Construcciones de Acero

De Construpedia

Logo APTA.JPG Nota: Este artículo ha sido creado gracias a APTA en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido está disponible en el sitio web de APTA.

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derecho de Autor.


De estos recubrimientos de zinc obtenidos mediante galvanización en caliente ya descriptos, es importante destacar sus propiedades más relevantes, que los constituyen como eficaz protección de los elementos de acero.

Entre las propiedades más significativas se encuentran las siguientes:

  • La buena adherencia de estos recubrimientos al acero de base.
  • Su capacidad de recubrimiento integral de las piezas (incluyendo partes huecas).
  • Su larga durabilidad sin necesidad de mantenimiento.

En cuanto a las dos primeras, nos referimos nuevamente a las micrografías de los cortes de los recubrimientos de las figuras ( Micrografía del corte de un recubrimiento obtenido por galvanización y Micrografía del corte de un recubrimiento por procedimiento continuo) , en las que se muestra la estructura de éstos formada por una capa externa de zinc puro y varias capas subyacentes de aleaciones zinc-hierro, más duras incluso que el acero de base y perfectamente unidas a éste mediante una unión metalúrgica.

Esta estructura es la que confiere a estos recubrimientos unas interesantes propiedades mecánicas, como son una excelente adherencia y una elevada resistencia a la abrasión y a los golpes.

Por otra parte, al tratarse de un proceso por inmersión de los elementos de acero en un baño de zinc fundido, éstos quedan recubiertos tanto por el exterior como por la superficie interior de sus partes huecas, lo que no ocurre con otros procedimientos como el zincado electrolítico o la metalización con zinc, que no permiten recubrir las partes ocultas o interiores de las piezas tratadas.

Pero la propiedad más decisiva para la elección de la galvanización en caliente como sistema de protección del acero es, probablemente, su larga duración, lo que resulta en la mayor economía de esta protección, que genera escasos o nulois costes de mantenimiento durante la totalidad de la vida en servicio del elemento galvanizado.

Como ya se precisó al hacer referencia a las distintas formas de proteger el acero mediante zinc, la vida o duración de la protección que proporcionan los recubrimientos de este tipo sobre el acero depende de la maa de zinc por unidad de superficie (a efectos prácticos se considera el espesor del recubrimiento) y, por otra parte, de la agresividad del medio ambiente al que estén expuestas las piezas.

Conocido el espesor de un recubrimiento galvanizado en caliente, bien sea por medida directa en el caso de elementos ya galvanizdos, o bien como valor aproximado en base a los espesores que especifica la Norma UNE EN ISO 1461 (véase Tabla 2: Recubrimientos galvanizados en caliente por el procedimiento discontinuo; espesores mínimos del recubrimiento), y teniendo en cuenta los valores de pérdida anual de espesor de zinc que se estiman en la norma UNE EN ISO 14713 (véase Tabla 4) para las diferentes categorías de corrosividad ambiental, puede calcularse con facilidad la duración probable de la protección que puede proporcionar un recubrimiento galvanizado a cualquier elemento de acero.

Tabla 4. Categorías de ambiente, riesgo de corrosión y velocidad de corrosión (norma UNE EN ISO 14713)

Tabla 4 Categ de ambiente UNE EN ISO 14713 APTA.JPG
Tabla 4, 2a Categ de ambiente APTA.jpg

Según estos datos, que las normas extraen de muchos años de experiencia en la utilización del acero galvanizado en caliente en todo el mundo, un recubrimiento galvanizado con un espesor medio de 80 μ m expuesto al exterior, podría durar sin necesidad de mantenimiento más de cien años en una atmósfera rural en el interior del país (riesgo de corrosión bajo), entre 40 y100 años en atmósferas urbanas en el interior del país o atmósferas costeras de baja salinidad (riesgo de corrosión medio), entre 20 y 40 años en ambientes industriales no húmedos o urbanos marítimos (riesgo de corrosión elevado) y entre 10 y 20 años en atmósferas industriales muy húmedas o costeras de elevada salinidad (riesgo de corrosión muy elevado), antes de la primera operación de mantenimiento.

Es importante señalar que, al final de este periodo de protección, el elemento de acero estará libre de corrosión y podrá volverse a regalvanizar o proteger por cualquier otro procedimiento.

Cabe destacar, por otra parte, que en el mundo se ha producido una importante reducción de la contaminación atmosférica durante losúltimos 30 años, sobre todo en lo que respecta al dióxido de azufre, factor de incidencia importante en la velocidad de corrosión del zinc, por lo que es de esperar en el futuro velocidades de corrosión de los recubrimientos de zinc todavía más bajas, y por tanto una duración de la protección aún mayor.

Artículos Relacionados

Enlaces Externos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
¡Pide tu presupuesto Gratis!