Estás en Construmática » Construpedia

PE-001. Corte de Juntas de Retracción en Pavimentos de Hormigón

De Construpedia

Itl logo.gif Nota: Este artículo ha sido creado gracias al Institut Tecnològic de Lleida en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido está disponible en el sitio web del Institut Tecnològic de Lleida

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derechos de Autor.


Contenido

Punto conflictivo

A menudo nos encontramos con la sorpresa de la aparición de grietas que corren sensiblemente paralelas a las juntas de retracción cortadas con disco refrigerante con agua.

Que mirar

Se debe estar pendiente del momento y de que manera se produce el corte de las juntas.

Controlar el dimensionado de las cuadrículas donde se prevé el corte de las juntas.

Cómo hacerlo correctamente

Es necesario proceder al corte de las juntas de retracción así que el proceso de fraguado del hormigón, permita el paso de la máquina de cortar sin que marque el pavimento. Se debe disponer juntas de retracción formando “pastillas” no superiores a 5 x 5 metros (20 – 25 m2).

Las juntas de retracción tendrán una anchura de entre 5 y 10 mm (grosor del disco) y una profundidad nunca inferior a 1/3 del espesor del pavimento. De ser posible es recomendable conseguir una profundidad de corte del orden de la mitad del grosor del hormigón del pavimento.

Que evitar

No permitir que se proceda al corte de las juntas al final de la ejecución de la totalidad del pavimento -si es grande o no se acaba en una sola jornada- ya que las grietas de retracción se empiezan a formar en las primeras etapas del fraguado.

Una distribución de “pastillas” de dimensiones superiores a la indicadas

Proceder a cortar el pavimento a profundidades inferiores a 1/3 del grosor del hormigón del pavimento.


Causas y consecuencias posibles

Llevar a cabo el corte de las juntas de retracción cuando el hormigón ya está en pleno proceso de fraguado (>24 horas) no sirve de casi nada, dado que la grieta de retracción ya se habrá iniciado de forma caprichosa, normalmente nunca coincidente con el punto deseado.

Esta demostrado que dimensionados de cuadrículas mayores de 20 – 25 m2 garantizan la aparición de grietas en zonas no previstas de la pastilla. El volumen de hormigón y /o su superficie comportan tensiones que no pueden ser trasladadas a un solo punto de corte.

Profundidades de corte inferiores a 1/3 del grosor del hormigón del pavimento no debilitan suficientemente la continuidad del mismo y, por tanto no provocan el agrietado de retracción en la junta practicada. Se cuarteará de manera aleatoria.

Derivaciones

No tener cuidado de los puntos citados provocará la aparición de grietas en puntos o zonas del pavimento no previstas. Este hecho implica por un lado, un deplorable efecto estético y, por otro, una variación en la durabilidad del pavimento, ya que las grietas surgidas de manera y dirección anárquica son difíciles de sellar, convirtiendose, a largo plazo en principios de deterioro (penetración de agua, heladas, abrasión, etc.)

Posibles soluciones

Desafortunadamente este es un tema de muy difícil solución. El problema una vez puesto en marcha no se puede parar. De nada sirve realizar nuevos cortes una vez fraguado el hormigón. En todo caso, el único que podría llegar a intentarse, es colmatar las grietas con productos adhesivos muy fluidos mediante inyección a presión con boquillas. La operación requiere de sellado superficial previo, hecho que implica el saneamiento de los labios superiores de la grieta con la imposibilidad de igualación de color que comporta. La mayoría de veces que se intenta esta operación, funcionalmente correcta, el aspecto final del pavimento reparado resulta peor que antes de realizar el sellado.

Operaciones colaterales

De cara a la durabilidad del pavimento, en lo que se refiere a las juntas cortadas, resulta imprescindible el sellado de las mismas con material elástico.

Artículos Relacionados

¡Pide tu presupuesto Gratis!