Estás en Construmática » Construpedia

La Madera

De Construpedia

Conectores 80.gif Nota: Este artículo ha sido creado gracias al Instituto de Tecnología de la Construcción de Cataluña (ITeC) en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido pertenece a la publicación "Los conectores entre vigas de madera y losas de hormigón". Ver todos los artículos de "Los conectores entre vigas de madera y losas de hormigón" en la Construpedia.

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derecho de Autor. © ITeC.

Tienda ITeC


La madera es una sustancia fibrosa, esencialmente heterogénea, que proviene de los árboles; en consecuencia, sus propiedades están íntimamente relacionadas con la composición de las células originales propias de cada especie vegetal. Por otro lado, las vigas de un mismo árbol pueden tener características diferentes en función de la parte del árbol de donde se hayan extraído (albura o duramen).

En cuanto a la resistencia de la madera, no será, obviamente, la misma si el esfuerzo actúa en la misma dirección del eje de las fibras o perpendicularmente al propio eje. Otras consideraciones, como por ejemplo la presencia de nudos, hendiduras, vetas, o bien la ya citada coincidencia entre la dirección del esfuerzo y la dirección de las fibras, son parámetros que también hay que tener presentes de cara a valorar aquella propiedad.

Asimismo, el contenido de humedad de la madera repercute considerablemente en sus prestaciones. Se considera un grado de humedad aceptable el situado entre un 13% y un 18%. Un aumento del porcentaje de humedad representa, prácticamente, un aumento de volumen y una disminución de resistencia, que puede llegar a descender hasta el 50% si la humedad de la madera es superior al 30%.


La densidad normal de la madera oscila entre 0,4 t/m3 y 0,5 t/m3 y la resistencia aproximada a la rotura por compresión es de 50 N/mm2.


El valor del módulo de elasticidad a la flexión de la madera en el sentido transversal de las fibras puede variar de 400 a 500 N/mm2, mientras que en el sentido longitudinal a las fibras el valor del módulo oscila entre 8.000 y 18.000 N/mm2.

Para humedades de la madera distintas del 15%, se puede aplicar el siguiente criterio: por cada incremento del 1% de humedad, el módulo de deformación varía en la misma proporción, pero a la inversa.

Las tensiones admisibles para la madera son:

Esfuerzo Coníferas Frondosas
Flexión estática 10 15
Tracción paralela a las fibras 7 10.5
Compresión paralela a las fibras 8 11
Compresión perpendicular a las fibras 4 6
Cortante paralelo a las fibras 1 1,5

Valores expresados en/N mm2.


Los valores de la tabla corresponden a una humedad de la madera inferior al 18%; los porcentajes superiores o inferiores a este grado de humedad supondrán, lógicamente, resistencias diferentes. Hay que tener presente, además, que las tensiones expresadas deben modificarse en función de los defectos que pueda presentar la madera. El valor de minoración puede consultarse en la UNE 56.525; en ningún caso podrá ser inferior a 0,7.

Las vigas sobre las que se actúa con un refuerzo por losa de hormigón conectada con pernos han de ser de madera maciza; las luces que se les pueden aplicar llegan hasta los 6 m. Tradicionalmente, las dimensiones de las vigas tienen una cierta proporción entre la longitud y la anchura.


La clase de servicio previsto para las vigas de madera estudiadas aquí es del tipo 1, según lo estipulado en el Eurocódigo 5, es decir, para una temperatura de unos 20º y para una humedad relativa del aire no superior al 65%.

El valor de las acciones para los cálculos de resistencia se modificará en función de la clase de servicio, en este caso la 1, y de la duración de la carga. Los factores de modificación (kmod) son:

Para carga permanente = 0,6
Para sobrecarga de uso = 0,8

Si, como es habitual, actúan varias acciones (permanentes y variables), el valor kmod que se deberá aplicar será el de más corta duración, en este caso 0,8.


Para los cálculos de deformación, el valor de las acciones se modificará en función de la clase de servicio, en este caso la 1, y de la duración de la carga. Los factores de modificación (kdef) son:

Para carga permanente = 0,6
Para sobrecarga de uso = 0,25

Si, como suele ocurrir, actúan varias acciones (permanentes y variables), la contribución a la deformación total se calculará de forma separada para cada acción.


Respecto al cálculo de las flechas, hay que contar con la fluencia originada por las cargas permanentes que actúan a largo plazo. El valor del coeficiente de multiplicación de la flecha instantánea puede variar entre 1 y 2,5, según sea la relación entre la carga permanente y la variable. Veamos algunos valores recomendables en función de la mencionada relación:

Qd / Gd = 2 coeficiente = 1,75
Qd / Gd = 1 coeficiente = 2
Qd / Gd = 0,5 coeficiente = 2,5
Qd = suma de cargas variables en el tiempo
Gd = suma de cargas permanentes en el tiempo


En cualquier caso, los valores límites de deformación (flecha) recomendables son:

L / 240 (cuando no afecten a elementos estructurales)
L / 480 (cuando afecten a elementos estructurales)
L / 100 en voladizo
L = luz de la viga o longitud del voladizo (en centímetros) del que se desea comprobar la flecha.


Para casos normales, los efectos diferidos se pueden tener en cuenta, si la madera que se coloca tiene una humedad inferior al 18%, multiplicando por 1,5 la flecha instantánea debida a las cargas; si la humedad es superior al 18%, deberemos multiplicarla por 2.

Artículos Relacionados

Publicidad
Publicidad
Publicidad
¡Pide tu presupuesto Gratis!