Estás en Construmática » Construpedia

Acabados Exteriores e Interiores: Revestimientos Tradicionales - Enfoscados y Revocos

De Construpedia


LogoFLC.PNG Nota: Este artículo ha sido creado gracias a la Fundación Laboral de la Construcción en el marco del Programa de Afiliados de la Construpedia. El contenido pertenece a la publicación Acabados exteriores e interiores disponible en el sitio web Fundación Laboral de la Construcción

¡Atención! Esté artículo está sujeto a Derecho de Autor. © Fundación Laboral de la Construcción.


Contenido

Revestimientos tradicionales: enfoscados y revocos

Los enfoscados y los revocos son los revestimientos que se usaban tradicionalmente para cubrir las fábricas de albañilería.

Ambos revestimientos, llamados continuos por estar hechos de una pasta de mortero que se extiende sobre los paramentos, sirven para proteger los muros exteriores y dotarlos de un acabado estético.

En esta unidad didáctica se tratarán sus propiedades, su composición y puesta en obra.


Los acabados continuos exteriores son revestimientos en los que se emplea un solo material monolítico y son adecuados en soportes que requieren una resistencia a la interperie.

Concepto y propiedades

El enfoscado constituye el revestimiento que más se utiliza en albañilería. En exteriores, su función principal es proteger la de los agentes atmosféricos. Para que un enfoscado sea capaz de proteger la fachada de los agentes atmosféricos, especialmente de la lluvia, es necesario que su superficie sea lisa y poco porosa. Sobre el enfoscado de los paramentos exteriores se suele aplicar un revoco para dotar al paramento de un mayor resistencia, impermeabilidad y de un acabado estético que puede ser trabajado de distintas formas.

El enfoscado también se utiliza en interiores para revestir paredes interiores y techos. Su función principal es regularizar el soporte (muros o techos) para aplicar posteriormente otro acabado, por ejemplo, un revoco.

El término revoco aparece en el diccionario como revoque: “Revestimiento continuo compuesto por una capa de mortero de cierta calidad que se tiende encima del enfoscado, para terminar el guarnecido de la pared”. Aunque se pueden emplear en interiores, los revocos se emplean normalmente para revestir paramentos exteriores, dotándolos de una mayor impermeabilidad.

La técnica tradicional del revoco, empleada en España en las fachadas de muchos edificios de los siglos XVIII y XIX, consiste en extender sobre el paramento sucesivas capas de mortero, muy delgadas, de forma que se consiga un conjunto de gran dureza. Esta dureza e impermeabilidad aumenta con el paso del tiempo, dando como resultado una estructura pétrea.

Los morteros que se utilizaban tradicionalmente para la ejecución de los revocos eran de cemento o de cal. Actualmente también se utilizan morteros a base de resinas sintéticas, llamados morteros monocapa, para sustituir al revoco tradicional en algunas rehabilitaciones, como se verá más adelante.

Revestimientos continuos de fachada


Los enfoscados y los revocos, son revestimientos continuos a base de morteros elaborados con arena, cemento y/o cal, y amasados con agua. Se diferencian entre sí en el tipo de arena, cemento o cal que se emplean en cada caso tal como se explica en el siguiente cuadro:

Componentes de enfoscados y revocos


Aunque existan diferencias entre los componentes de enfoscados y revocos, la diferencia fundamental entre ambos es que el enfoscado suele emplearse como primera capa o base del revoco, con la finalidad de igualar las superficie irregular del muro. A continuación se muestra un tabla comparativa de las funciones de enfoscados y revocos.

Funciones principales de enfoscados y revocos


Los enfoscados y los revocos no se distinguen de forma sustancial en sus componentes sino en su empleo. En los acabados exteriores el enfoscado sirve de capa reguladora sobre la que se aplica un revoco.

Artículos relacionados

Enlaces Externos

Publicidad
Publicidad
Publicidad
¡Pide tu presupuesto Gratis!